Yaoi: Si, fantaseamos con ver a dos tipos besándose

img

¿Porqué les gusta tanto ver a dos weones besándose?- esa es la pregunta que origina este artículo.

Me la hizo un amigo hace un tiempo respecto a mi nuevo hábito de ver Yaoi, esos monitos chinos de hombres que se aman y blah.

Supongo que no es muy difícil de entender. Por lo mismo que les gusta a ellos ver dos chicas besándose. No hay desperdicio. Las fans de Crepúsculo y otras sagas románticas me entenderán: mientras más interesante, sensible y guapo es el protagonista, más estúpida e insulsa nos parece la chica. La envidia nos corroe y nos ponemos a pensar que “hasta nosotras” lo habríamos hecho mejor.

Esto no pasa en el Yaoi, básicamente porque son dos tipos guapos. Simplemente escoges cual es el tuyo y fantaseas. Sus personalidades, eso si, tradicionalmente difieren del cielo a la tierra. Del seme al uke, activo y pasivo. Cada cual con detalles y estilos estereotípicos: uno nerd y el otro winner, uno alto y fuerte y el otro flaquito y de rasgos delicados, en fin , yin y yang en acción.

Los protagonistas, el pobre editor y su jefe, que además se comen.

Otro detalle del género es que el Yaoi está hecho, aunque les cueste creerlo, para chicas y difiere un mundo del Bara que es el animé o manga pensado en hombres gays. ¿En qué se diferencian?, bueno, en el Yaoi podemos disfrutar de todas esas cosas lindas que nos gustan como chicas. De cierta forma los chicos son ideales: varoniles, tiernos, enamorados y rodeados de conejitos y muchos corazones. Comprenderán que un hombre, por muy gay que sea, no suele disfrutar de conejos rosas y listones. Cosas de minas.

El Yaoi además, suele mostrar contenido sexual explicito, a diferencia de Shonen- ay que son besitos y florcitas nada más-. Ahora, con lo de explicito no es que las series o los mangas de este tipo sean pornos hechos y derechos. De todas formas se dividen en categorías (soft y hard) por si les asusta ver a tipos desnudos toqueteándose.

ese sentimiento de despertar al lado del tipo que juraste no agarrarte

Si deciden aventurarse en el tema dos series referentes son Junjou Romántica. y Sekaiichi Hatsukoi de la mangaka Shungiku Nakamura. Ambas series funcionan en un formato de varias historias que se alternan, mostrando una pareja por capítulo, su relación y proceso de enamoramiento. Además, como las dos son de la misma autora, podemos ver apariciones de los personajes de una de las series en la otra, como regalito a las fans.

Yo empecé con Hatsukoi y me reí y la sufrí de principio a fin. Divertida, romántica, y tristona a rato. Con chicos guapos, otra gracia del género, estiliza mucho a los personajes, y historias entretenidas. Un ejercicio de empatía y mucho morbo ideal para convertir en placer culpable. Si ya eres una fanática del Yaoi, ¡ánimo! somos millones, sino basta revisar en los foros de animé para sentirse acompañada.

2 Comments

Comments are closed.