• videojuegos

Catherine: El juego más vendido en la historia de Atlus

Hace un puñado de años que la industria gamer nipona dejó de producir videojuegos nuevos de calidad que no fueran refritos de franquicias antiguas llevadas al HD. Es por eso que cuando llegó a mi pantalla el tráiler de Catherine (Atlus, 2011) no pude si no quedar intrigado y con unas ansias tremendas de jugarlo. Extrayendo elementos de la novela gráfica, los juegos de plataformas e implementando una estética de Animé, Catherine se presenta como una total renovación tanto en temáticas como apartado audiovisual y estético. La recomendación gamer de principio de año en Loud.cl

La historia del juego nos pone en los zapatos de Vincent, un informático treinteañero que tiene problemas con su mina: Katherine. Ella es una exitosa y trabajólica mujer que últimamente ha estado pensando demasiado en el matrimonio, guaguas y ese tipo de cosas que no se deberían pensar. Vincent realmente no sabe lo que quiere por lo que se va de copas con sus amigos y termina encamándose con una rubia rica que le traerá un montón de problemas psicológicos y emocionales. A eso se le suma el hecho que, noche a noche, Vincent – y todos los hombres infieles de la ciudad – cae en la misma pesadilla recurrente: debe trepar una torre antes que esta caiga porque, si no lo consigue, muere tanto en el sueño como en la vida real.

Catherine se presenta con un gameplay dividido en dos lógicas: la primera – y más “complicada” – nos sitúa en el mundo de las pesadillas que Vincent vive noche a noche. Aquí partimos en el principio de una enorme torre de cubos que tenemos que trepar en base a sacar, empujar y modificar bloques mientras el fondo de la torre se cae de a poco o somos perseguidos por un monstruo gigante, según sea el nivel. A medida que la historia avanza los niveles se van volviendo cada vez más difíciles y largos, hasta llegar a niveles agilados pero no imposibles.

Pero no todo es desgracia en el mundo de las pesadillas, entre niveles llegaremos al “landing”, una zona tranquila donde todas la ovejas – Vincent no está solo en esta cruzada en contra de la muerte y las mujeres furiosas. En su viaje lo acompañan una serie de personajes masculinos que, en el mundo de las pesadillas, son ovejas antropomorfas – conviven. En el Landing puedes conversar con el resto de los personajes, comprar ítems, aprender técnicas para escalar mejor y confesarte. La confesión es un elemento muy importante en el juego porque, además de llevarte al siguiente nivel, determina el final que sacarás según un medidor de emociones – más conocido como el karma meter – que, según acciones  y respuestas que vayas dando a lo largo del juego, dictará si estás comprometido con tu relación con Katherine, te quieres ir al lado oscuro o la verdad te da lo mismo todo.

La segunda lógica de Gameplay se da en el bar que Vincent y sus amigos frecuentan. Aquí el juego se torna más novela gráfica ya que serán tus acciones en este lugar las que determinen, entre otras cosas, que otras ovejas sobrevivirán al final del juego y en qué dirección se moverá el Karma Meter. El bar es un punto de encuentro en el mundo real de todos los que llevan la maldición de las pesadillas, por lo que podrás hablar con todos los homólogos humanos de las ovejas, beber a destajo – Mientras más bebas, tu personaje se moverá más rápido en las pesadillas – jugar en un arcade de 8-bits y revisar tu celular. Esto último es importantísimo. Cada vez que estés en el bar te llegarán mensajes de texto de las dos chicas en cuestión y según sean tus respuestas – o no respuestas –  el karma meter apuntará hacia alguna dirección y modificará el final del juego. Dichos mensajes pueden desembocar en más mensajes de texto, mensajes con imágenes o incluso llamadas telefónicas.

Bajo estas dos lógicas se mueve el gameplay; simple y constante. Puede parecer aburrido que el título repita siempre dos modos de juego pero la gracia real de esta joyita gamer no es precisamente su gameplay, si no su historia. Digna de los mejores animés nipones, la historia de Catherine avanza con una seguridad predecible hasta que, llegado los puntos más álgidos de la trama, se dispara en una seguidilla de puntos de giro pocas veces visto en los juegos actuales. Finalmente, la historia del juego es una completa sorpresa imposible de adivinar cuando tomas el control. Sumado al hecho que el juego cuenta con ocho finales y sobre diez horas de juego – Catherine tiene una innumerable cantidad de cinemáticas – la versatilidad del título se termina por completar cuando uno descubre, en justa sorpresa, que la historia no era nada de lo que teníamos pensado.

¿Y qué más? Si el desafío del replay value no es nada para ti, el juego consta con dos modos de juego extras que se pueden disfrutar de uno o dos jugadores. Colosseum nos permite volver a jugar los diversos escenarios del mundo de pesadillas mientras que Babel nos entrega cuatro nuevos escenarios – Altar, Menhir, Obelisk y Axis Mundi – para disfrutar. Todo esto con un medidor online de tiempos y records.

En fin, Catherine es un título increíble que demuestra que los videojuegos todavía pueden ser excelentes sin la necesidad del ostentoso multiplayer que se bajaran las grandes franquicias de hoy en día. Una estética fresca, una historia impecable y llena de sorpresas, una fuerte carga de contenido sexual casi explícito y un gameplay que desafía la concentración y las habilidades cognitivas de todo player. Una experiencia buenísima que tiene un dejo de juego vieja escuela pero que no puede dejar de sentirse actual. Juéguelo y verá, pero si mis palabras no lo convencieron mejor le dejo el tráiler que me cautivó hace ya tanto tiempo.

Rob P.

Calvo de lentes, hipocondriaco y maniático. Si han visto ese cerebro por ahí por favor no lo devuelvan y tírenlo al río.

One Comment


Warning: call_user_func() expects parameter 1 to be a valid callback, function 'bones_comments' not found or invalid function name in /home4/loudcl/public_html/wp-includes/class-walker-comment.php on line 180

Comments are closed.