• cine
  • movie-review

[Recomendamos] Love Exposure

Para cualquier espectador, si existe una razón real para valorar al cine,  es que nos dé una experiencia con la cual empatizamos. Se torna para ti una vivencia, la cinta te inserta en su mundo y te hacen desear no irte de ahí. Comienzas compartiendo con el protagonista, vives sus frustraciones y te esperanzas en querer todo lo mejor para él. Es en esos casos cuando tu misión como realizador se ve completa.  Y es por estas mismas razones por las que elegí a “Love Exposure” de Sion Sonno (el mismo director de la pandémica moda llamada “El club del suicidio” y su innecesaria precuela), como mi primera revisión a tratar.

La historia nos sitúa en una familia bien conformada, con creencias católicas y al parecer sin problemas. Ese joven al igual como tú  llamado Yue, un ser tranquilo, feliz y sin preguntas existenciales, vive como cualquiera su niñez. El padre un cura intachable, una madre buena que le inculca a su hijo  encontrar una mujer buena como la virgen maría, hacen mirar todo esto como algo demasiado normal y raro al mismo tiempo. De un día para otro la madre muere, el padre se involucra con una fanática religiosa, causando consecuencias nefastas en la vida de Yue. Sucesivamente dejan al padre arrepentido, la culpa lo hace enclaustrarse y en un acto enfermizo por enmendarla, incita a Yue a realizar pecados, para luego confesarlo y así realizar la labor de buen orador. En un principio no pasa nada, el cabro es demasiado tranquilo como para hacer una maldad y engendra mentiras para satisfacer al viejo. Después se le acaban las ideas y es ahí donde parte realizando verdaderas maldades tales como: romper vidrios,  asaltar a la gente  y al final terminar sacando fotos a los chitecos (calzones) a las minas de la ciudad; siempre con la idea de tener motivos para complacer a su padre. No obstante a todo eso, en su travesía perfecciona su capacidad de sacar fotos, gracias a una secta bien frikieada, evolucionando en un caza chitecos y es en esa aventura en donde se topa con Koike (una mina traumada por todo) y a Yoko, una Riot Girl que por razones aún no reveladas odia a los hombres (excepto a Kurt Cobain).

Para los conocedores del cine de Sionno, esta difiere bastante sobre sus obras anteriores, por la simple diferencia de entregarle más amor a una visión personal de ejecutar por su cuenta sin ninguna presión mainstream; privilegiando sus convicciones ante cualquier otra premisa. Por consiguiente entrega un cine de autor que vale la pena chequear. Su narración se divide en 4 capítulos, en donde se trata de explicar la historia de Yue y los personajes que se cruzan en su vida, para luego terminar en un capítulo final que zanja este rompecabezas. De frentón te digo que es bien controvertida, no apta para mentes ortodoxas y mentes cerradas. Si de verdad esta cinta quería estremecer pensamientos, criticar estilos de vidas y manipular estereotipos, lo logra y a cada rato te vas a cuestionar algo.  Pero ¿esta demencia se alcanza a explicar completa? Dura 4 horas, lo suficiente como para contar toda una vida; no sobra ningún momento y esa premisa te va a terminar dejado pegado a la pantalla. Lo más cuático es que está basado en una historia real, chúpate esa.

Cristian Poblete

I'm Danny Brown and Ryan Gosling. Primer Hokage en pueblo ruidoso