Los Bunkers, un documental by SONAR

img

Durante la versión más reciente del festival de documentales musicales In Edit, sonaron bastante fuerte algunos nombres, entre ellos mucho documental nacional. Es el caso de “Los Bunkers: un documental by sonar”, cinta que resultó ganadora de la competencia nacional, dirigida por Pascal Krumm, que cuenta con una basta trayectoria en videos musicales, coproducida por Sonar FM y canal 13. La novedad es que, como probablemente es bien sabido, el documental puede también ser descargado de forma gratuita desde el sitio web http://www.sonarfm.cl/.

En honor a la verdad, debo decir que, personalmente, tenía bastantes prejuicios con este documental, prejuicios en parte fundados. El argumento sobre el que se construye el documental comienza con la banda en una presentación en México, de allí no hay mucho para hilar más fino, la banda ha migrado hace ya algunos años en búsqueda de un mercado más amplio en el que desarrollarse. Lo entretenido –y origen de una parte del prejuicio- es que, como buenos latinos, Los Bunkers son rockstars a medias, y lo digo en el mejor sentido de la expresión, pues tras la pinta a lo Strokes se deja entrever jóvenes tímidos, inseguros y aterrizados, rasgos completan una imagen humana, realista, a ratos incluso enternecedora, que aleja al documental del zalamero docu de rock band; creo que eso es, lejos, lo más interesante de éste trabajo de Pascal Krumm. Mezcla de documental de observación e interactivo –pues somos conscientes, al igual que los personajes, de la presencia del equipo realizador- “Los Bunkers” se basa buena parte sobre la personalidad de los miembros de la banda, dispares, contrastantes y en constante conflicto, principalmente a raíz de las distintas maneras de enfrentar la labor creativa que, finalmente, es lo que une al quinteto penquista.

Si bien existen algunos pequeños desajustes técnicos en la realización, no se trata de nada terrible que empañe el registro, aunque si hay pequeñas suspicacias en el guión, sobre todo por algunos hechos que constituyen potentes giros dramáticos que terminan por encapsularse hacia el final, aparecen apartados, algo aislados, que llegan de bofetón, lo que no es ningún crimen, pero sumado a la falta de motivaciones durante buena parte de la primera mitad –nos encontramos hacia el final con que la banda prepara sus primeras presentaciones en Estados Unidos- hace pensar que aquello podría haberse construido de una manera más sólida. El resto es lo clásico, la grabación de los temas, insertos musicales entre el film, lo que probablemente la fanaticada no hubiera perdonado si no estuvieran, pero que, bajo una mirada estrictamente cinematográfica, se podría haber prescindido de más de uno. Aún con todo ello, el documental posee varios maravillosos momentos de visualidad altamente expresiva que se agradecen profundamente.

En resumen, se trata de una pieza amigable, muy digerible, probablemente con mayor vida útil como documento que como documental, me refiero a que es de gran valor e interés para quieres siguen a la banda, o bien como registro para el futuro, pero no profundiza mayormente en ninguna arista que podamos reconocer como universal, y por ende, que gane valor cinematográfico. Simpático, entretenido, chispeante. Verlo no está de más.