Videamos: The Killing

img

Se acaba el año y con él toda la camada de series que, algunas con maestría y otras con una modestia patética, adornaron la parrilla de este 2011. Aprovechando la moción, pongo los dedos sobre las teclas para pasar a recomendar la que es, a mi parecer, la mejor serie que se posó sobre las pantallas este año. De la mano de los maestros de la AMCMad Men, The Walking Dead – y siendo un remake de una serie danesa – Forbrydelsen – nos llegó por ahí a finales del primer semestre The Killing, un thriller policiaco de bajo presupuesto que la rompió en taquilla.

The Killing parte desde una historia pasá a Twin Peaks: Rosie Larsen, una atractiva adolescente común y corriente, es encontrada sin vida en uno de los bosques de Seattle. Sarah Linden, una fría detective con una familia fraccionada y un hijo rebelde, es la encargada de llevar el caso junto con el “novato” Stephen Holder, llevado a sus ideas y con un pasado misterioso. Hasta ahí nada nuevo, la gracia de The Killing recae netamente en como se cuenta esta historia de intriga, suspenso y humanidad.

Linden y Holden, los detectives de turno

Cada capítulo abarca un día de investigación, por lo que la primera temporada toma lugar en las primeras dos semanas del caso. A medida que los episodios van avanzando vamos conociendo al atractivo abanico de personajes secundarios que rodean el universo The Killing y están relacionados, de una u otra manera, con Rosie Larson o su muerte. Es así como conocemos a su familia – Una papá brígido pero cariñoso SPOILER ALERT pasado a The Sopranos FIN DEL SPOILER y una madre que está más demente de lo que aparenta – un político que se está postulando para alcalde de Seattle, su círculo cercano de amigos del colegio – Aquí hay un homenaje directo a Twin Peaks – y un puñado de inmigrantes, drogadictos y musulmanes que ocultan demasiadas cosas. Cada personaje es atractivo en si mismo y cada uno de ellos puede ser tan culpable como los demás. La intriga de los capítulos está tan bien trabajada que personaje nuevo que aparece, personaje que tiene un 90% de probabilidad de ser culpable.

Papá brígido y polaco, mansa mezcla

Así avanzan los trece capítulos de The Killing, sumando y sumando personajes que se mueven en la ambigüedad de la inocencia y la culpabilidad supuesta. Uniendo pistas y sumando intriga que, con la delicadeza que denota el conocer el género policiaco, finalmente termina por llevar a nada. Todo esto a raíz del concepto que mueve toda la serie: la disociación. Desde el primer capítulo uno como espectador se va alejando más y más de los detectives protagonistas – Es que las series lo tienen mal acostumbrado a uno con esos protagonistas bakanes como Don Draper y Nucky Thompson – y se va acercando al piño de personajes secundarios que, en los azarosos caminos de la investigación, nunca son culpables del asesinato de Rosie Larsen. Los masters de AMC te van adecuando a eso y ya para el final de la temporada suacate, te desordenan todo el panorama que te habían armado a lo largo de los trece capítulos y te dejan sabiendo menos que cuando viste el piloto. Puede sonar cansador, pero la manera en que los giros están planteados y el misterio que rodea tanto a los personajes como a la resolución de la trama es tan precisa que al final uno como espectador deja que la serie destruya todos tus supuestos, un mind fuck hecho con estilo y maestría.

Si esa mujer no está perturbada, no sé quién lo está

En fin, The Killing es una serie que denota un conocimiento supremo del género policiaco y que logra contar, más allá de un thriller pulento, historias humanas, autoconclusivas y desgarradoras hasta la médula. Eso sumado a todas las capas del poder que se mueven en torno a un crimen – dícese las apuestas, las drogas, la política, la corrupción, la prostitución y un largo etc – y que en esta serie están graficadas a la perfección.

¿Cómo le fue, se preguntará usted? La raja, The Killing es dueña del segundo puesto – con un rating de 2.7 millones de televidentes – de la mejor premier después de The Walking Dead. Además se le suman tres nominaciones – Mejor serie drama, mejor actriz y mejor actriz de reparto – en los Critics’ choice awards, la nominación a mejor serie nueva por parte de la Writers Guild of America y un puñado de nominaciones más ¡¿Y aún así no la quiere ver?! Pues nada, le comento que la segunda temporada, también de trece suculentos capítulos, ya está programada para el primer semestre del 2012 por lo que solo es cuestión de esperar hasta que nuevos sospechosos, nuevas intrigas y nuevos giros dramáticos pulentos caigan en nuestra pantalla.

Una manera peculiar de mostrar afecto

El policiaco es un género que nunca pasará de moda y The Killing, con su batuta de personajes y su perfecto acabado de nudos dramáticos, lo demuestra. Personalmente creo que los productores se dan muchos cabezasos contra la pared para poder crear series que la rompan siendo que, si se retomara la simpleza temática y los tópicos de siempre – Cosa que se está haciendo con el tópico de la mafia, el triángulo amoroso y ahora el thriller policiaco – las cosas resultarían más fáciles. Todos mis aplausos para esta serie que con un presupuesto mediocre en comparación con otras producciones de la misma AMC logro hacer mucho más y captar, de manera original, simple y desgarradora, todos los sentidos de una masa-público que ya se había acostumbrado a los zombies, los balazos y las tetas al aire.-