El retorno de Two and a Half Men

img

En el año 2002, las típicas sitcomes estadounidenses sufrieron un cambio de temperatura y actitud. La gente estaba aburrida de los santurrones de “Friends”, de los enredos sexuales de de “Sex in the city” y los dramones de “The west Wing”,. El público necesitaba una comedia simple pero inteligente y fue aquí donde el productor Chuck Lorre vio una mina de oro. Junto con el carismático Charlie Sheen como protagonista, se armaron de un buen elenco, una escenografía sencilla, buenos guiones y la típica risa falsa de  fondo. Esta mágica formula funciono como un tren bien aceitado durante 8 temporadas, donde toda clase de chistes y gags eran siempre bien recibidos por la audiencia que encantada se deja llevar por todos los temas que se tocaban, incluso los más indecentes.

(Candy mostrandole las amígdalas a Alan)
(Candy mostrandole las amígdalas a Alan)

La trama es la siguiente: Charlie Harper un compositor de jingles, con mucho dinero y un apetito voraz por mujeres guapas, recibe una inesperada visita; su perdedor y neurótico hermano Alan, quien se acaba de divorciar. Junto con Alan además llega Jake, su sobrino de 10 años. Lo que en un comienzo parece una situación temporal se transforma en años de convivencia por parte de los hermano, los cuales se llevan pésimo (por el echo de que Alan es una sanguijuela que vive a costas de Charle sin pagarle nada). A lo largo de las temporadas se dieron a conocer  muchos personajes que iban y venían, destacando principalmente a Rose, la vecina de Charlie que está completamente loca por el (clínicamente loca). Berta  , la asesora del hogar de  Charlie que tiene la tarea de limpiar todas las degeneraciones que se le puedan ocurrir al hombre en cuestión. También están las incontables novias que Charlie tuvo a través de los años: como Lisa (interpretada por la ex del mismo Charlie Sheen, Denise Richard), Mia, (con la cual casi se casó), Linda (la jueza)  y Chelsie (con la que de nuevo casi se casó).

(El sueño del pibe)

SPOILER ALERT. Finalmente Charlie conoció la muerta gracias a Rose, su eterna enamorada, la cual lo arrojo frente a un tren. Así es como empieza la nueva temporada de Two and a Half Men, con el funeral de nuestro querido y siempre mal ponderado Charlie. Todas sus ex novias están presentes llenas de odio en sus corazones.

Para reanimar la situación los productores introdujeron a un nuevo personaje: Walden Schmitd, interpretado por Ashton Kutcher, el cual da una vibra totalmente diferente a la serie. Hay que tener en claro que el personaje de Charlie sigue presente (por lo menos en lo que va de temporada) en conversaciones entre los personajes, o diarios secretos, incluso el mismo Alan sufre una crisis nerviosa donde se apropia de la personalidad y vida de Charlie por un breve momento (para luego ser encerrado en un manicomio). En fin, el personaje de Walden es un tipo joven, muy guapo, con mucho dinero y recientemente separado de la “mujer de su vida”. Alan le vende la casa en la playa y de alguna forma logra quedarse en ella (los parasitos saben adaptarse muy bien a las diferentes situaciones). Entre ayudar a Walden a superar su corazón roto, y encontrar formas para no ahogarse en sus deudas, Alan se transforma en el nuevo protagonista de la serie, bajando un poco la energía  e inteligencia de la serie, pero quizás solo sea el periodo de ajuste y eventualmente volvamos  a tener ese humor tan propio de la que muchos han llamado, una de las mejores sitcomes que hay.

Recomendamos particularmente el capítulo de Charlie Waffles en la quinta temporada, episodio ocho.  Acá una muestra del ingenio de esta serie, enjoy: Charlie Waffles