Rage Against The Machine en Chile

Rage Against The Machine en Chile

Lo del maquinaria fue un suceso de aquellos, con más de 9 hrs de música, varios artistas que si viéramos por separado cobrarían el doble y no en las mismas condiciones de estar al aire libre y con la facilidad de obtener un buen puesto. Con estas buenas impresiones del día sábado, nos dirigimos al Bicentenario de la Florida con las ganas de saltar hasta no más poder y ya con el nombre de Rage en la palestra, eso estaba asegurado.

La cancha general estaba repleta, en la galería sobraban algunos espacios y  el vip llamaba al mosh;  cosa que se dio minutos antes de la salida de la banda, con el salto de reja del público a cancha al vip. Cosas que el fervor de ver a Zach, Tom Morello pueden hacer.

Alrededor de las 18 de la tarde, con un set de espera con temas de Korn, Offsrpring y Iron Maiden, había llegado el momento del hardcore Punk de los suicidal. Bastó un solo guitarreo, para abrir un circle pit enorme y arrastrar a thrashers, hardcores youths, rockeros enardecidos con un karate dance. Se vivieron momentos muy violentos, dignos de ser llamados por hits como Institucionalized, Cyco Vision o I Shot The Devil.  Estaba a tan flor de piel la vibra de la batería que descanso no hubo. Por algo son íconos del hardcore ochentero y su fanaticada no se iba a perder moverse hasta estrujar el último instante.

A modo de descanso, aproximadamente pasaron 15 minutos para que llegaran Cedric Zavala y Omar Rodríguez a ponerle sus solos de guitarras, su batería incesante y la voz virtuosa. Bastó con que sonara Cotopaxi para enardecer a la fanaticada y mermar los aires con pifias de algunos fans de Rage. Lo de The Mars volta es un espectáculo que debe ser respetado, por su calidad de sonar igual al disco, ese hipnotismo que a ratos lograba cautivar hasta al fan más incesante y la técnica de Omar por ser un puente en la propuesta.; son como camino largo por una carretera y prendieron el viaje con Goliat, Eriatarka y Cicatriz ESP, entre otras.

Llegó el momento, en tono de voz del eco del Rafa. Desde antes de llegar nos tenían en la palma de la mano y bastó con hacer sonar Testify y el estadio exploto a saltos. Llegaba a faltar las energías, a pedir aire ante tanto hit, imagínense: Bombtrack, People Of The Sun, Know Your Enemy, Guerrilla Radio. La edad del grupo solo viene a rectificar que entre más maduros, su potencia se perfecciona y tenerlos en cuenta por muchos años más. El plus lo dio de la rocha al recitar la canción de Victor Jara “Minero” en tributo a nuestros 33 hombres sobrevivientes y coronarse una dedicatoria a su amigo Roberto Bolaños (el escritor) para esgrimar las siguientes palabras: esta canción se llama LIBERTAD!, provocando gritos como si fueran los últimos del mundo. Entre los asistentes nos abrazábamos por recorrer los mismos recuerdos, quizás en distintos momentos, pero al fin y al cabo eran Rage Against the Machine los que se facturaban como parte de nuestro soundtrack del día a día. Imagínese cuando sonó Killing In The Name. Cabros son unos GIGANTES.

Agradecimiento por las fotos a Francisco Aguilar. Más fotos en su flicrk.

  • Los chascones tocaron Eriatarka wow!