• cine
  • movie-review

[Crítica] Gigantic

Tras haber visto la película shuper del 2009 500 Days of Summer, quede todo meloso y me dispuse a buscar películas en donde saliera Zooey Deschannel.  En esa travesía, me tope con la comedia Yes Man (2008), la dramática All The Real Girls (2003) y la que más me llamo la atención fue Gigantic (2008), con esta última tenía fe de encontrarme con algo parecido a 500 y en eso no me equivoque de primera. Busque el tráiler, vi el poster y leí una sinopsis, para adentrarme con otro drama “de aire alternativo”.

Nos adentramos en los suburbios de USA, con un vendedor de colchones llamado Brian encarnado por Paul Danno (Little Miss Sunshine), un adulto joven de 29 años, con ganas de realizarse en la vida y que siente estar en la pitilla de su vida. Así en un día común y corriente, visita la tienda un viejo mañoso interpretado por un veterano John Goodman (Los Pica piedras) a comprar un colchón, señalando que su hija mas tarde vendrá a arreglar los detalles de la compra. Luego llega Happy (la hija) para arreglar las cuentas, en eso decide probar el colchón, y paff se duerme en él; razón suficiente para el cruce de frases clichés y momentos cursis. A todo esto…adivinen quien es la hija (si lo pensó, no está poniéndome atención).

Ese tráiler visto, me simplifico la película en más o menos 3 minutos, no me demostró querer ser un producto pretensioso y si ligarse como una más del género. El drama comenzó, cuando visione muchos cabos sueltos sin resolver, escenas sin desarrollar y cortes exabruptos; dichos problemas no son un buen comienzo para el debutante Matt Aselton tras la dirección.

Para empezar toda este metraje se hace desesperante al tener tanto silencio, es cierto que a veces ese aspecto le da complicidad a los actos (mirada con mirada), pero acá no sé si querían incomodarte o si el libreto se les estaba acabando. El fomento proviene de la poca expresividad de los actores; como pareja no les compre el cuento. También el poco desarrollo de ciertas escenas como la analogía de los ratones, el conflicto de pareja, la aparición del vago y la de tantos personajes innecesarios (la gente del canal, el amigo del laboratorio, las escenas dedicadas a los hermanos de Brian), inducen a una distracción hacia el eje principal de la cinta; alargan en tanta escena de sobra y eso mismo confunde.  No obstante la fotografía cumple, -los cambios de ropa de Zooey- y el soundtrack sostiene a ratos el ambiente indie. Claramente no pasara a la historia como un indispensable, pero para pasar un rato con la pareja puede cumplir, ni de eso estoy seguro.

Nota: 4.5 de 10


Cristian Poblete

I'm Danny Brown and Ryan Gosling. Primer Hokage en pueblo ruidoso