La Ola que azota las costas del “Hardcore Norteamericano”

img

‘The Wave’ (‘La Ola’, en español) es un movimiento musical compuesto por 5 bandas Estadounidenses que desarrollan particulares y originales derivaciones de lo que comúnmente solemos llamar hardcore. En este momento, ustedes lectores, se preguntarán “¿Y qué de novedoso tiene esto?”. Mucho. Dentro de un género en el cual repetir una fórmula (lírica y musicalmente) y quedarse en la zona de confort se ha vuelto la tónica, el tomar elementos clásicos del mismo y darles un aire fresco desde tantos puntos de vista es algo por lo menos notable.

Los elementos de esta tremenda ola de energía y talento son:

Pianos Become The Teeth

Si tuviera que definirlos en una sola palabra, ésta sería ‘contraste’. El constante sonido atmosférico que propone la instrumentación versus el desgarre vocal entregado dejan a Pianos Become The Teeth como los más cercano al post-hardcore (perdonar el ambiguo concepto utilizado) que más fácil resonaría en nuestros oídos dentro de esta ola de bandas. Una especie de post-rock con gritos. No son los que más me han enganchado de la movida, pero no dejo de recomendar su publicación ‘Old Pride’(2009).

Defeater

Una  banda que cuenta historias, derechamente inclinada a crear trabajos conceptuales. Eso es ‘Empty Days & Sleepless Nights’ (2011), LP que nos relata la historia de una familia que se derrumba luego de la post-guerra (WWII), la muerte del  padre, la debacle de una madre entregada a la bebida y la lucha de los hijos  por no perder la batalla del día a día. Detalle especial de Defeater: Incluyen canciones acústicas que actúan como puntos de cambio dramático dentro de la construcción de sus relatos (‘Brothers’, por ejemplo).

Make Do and Mend

Sin duda los más melódicos del conjunto de grupos. Canciones con ganchos y melodías que te agarrarán fácilmente y de seguro mueven al público como locos, acompañadas de una voz rasposa y poderosa que nunca pierde el toque armónico y melodioso dentro de esta mescolanza. Personalmente disfruto el ‘End Measure Mile’ (2010), donde nos dejan sentir la añoranza por mejores días, la valoración de la amistad y la necesidad de escapar de lo que te hace mal en una ciudad.

Touché Amoré

Siendo una de mis favoritas, es la banda que más podrá recordarle al auditor al movimiento ‘screamo’ noventero (piense en Saetia). Honestidad al momento de entregar el mensaje es lo que se me viene a la mente cuando pienso en las letras y la voz de Jeremy Bolm, que se junta como una perfecta simbiosis con el resto de los músicos, siendo capaces de entregarnos un disco tan emocionalmente poderoso como ‘Parting The Sea Between Brightness And Me’, de 13 canciones, en menos de 21 minutos.

La Dispute

Finalmente, mi regalona. Guitarras que trabajan a la par y con destreza semejante a dos manos de un artesano, un bajo preciso y conductor de sus obras y aquella batería potente y creativa que sella esta firma musical que nos ofrece La Dispute. Mención honrosa para Jordan Dreyer, vocalista y escritor del conjunto, quien ha tenido la capacidad de crear obras literarias que rozan la genialidad, con las habilidades necesarias para plasmarlas con sentimiento en su estilo vocal. Puede echarle un ojo a la reseña que escribí de ‘Wildlife’ (2011) http://bit.ly/rlzg61 , que fácilmente se ha convertido en mi favorito de este año.

Aparte de las recomendaciones pertinentes a cada banda, cabe mencionar que este grupo de bandas/amigos poseen incontables colaboraciones entre ellos (splits everywhere), además de estar constantemente girando por EEUU y apoyando a otras bandas similares a ellos (The Saddest Landscape, Title Fight y Balance and Composure son algunas), siempre en el estilo honesto y fraterno (shows en casas por doquier) del que muchas bandas se han jactado, pero pocas lo han practicado como estos muchachos que han bautizado a su arrasador movimiento como ‘The Wave’.

Comments are closed.