El sonido OFFONOFF: La descripción de como nace una relación amorosa y de como muere

El sonido OFFONOFF: La descripción de como nace una relación amorosa y de como muere

Es 2017 y la tecnología ha sido capaz de conectarnos en estados emocionales concretos y específicos. La comunicación actual se torna modular y es capaz de descifrar, a través de su invasiva red líquida, cualquier sentimiento que nos cueste exteriorizar. Aunque siempre la música ha sido un puente conector para aquellos que tienen una garganta torcida, los desamparados o los confusos, es ahora cuando, los algoritmos de lo digital son capaces de conceptualizar tridimensionalmente la experiencia de sentir algo específico, porque obvio: Decimos y hacemos todos en internet.

La fragmentación social ha hecho que erróneamente queramos llenarnos a través del idealismo y nos podamos esperanzar con cosas vagamente concretas, produciendo ese nudo ciego llamado ansiedad. Es brígido como nada nos llena y vamos creando anticuerpos que puedan subsanar cualquier carencia emocional: ¿Queremos sentirnos concrentrados y estudiosos? Un compilado de lo-fi beats; ¿En el cielo? Algo de post rock; ¿Activos? Algo de electrónica? Desde la desesperanza, la frustración y el reprimir tu mente, hemos ido creando rumbos superficiales y difusos, que esperamos, sean etapas efímeras; un escape hasta no sé cuando. Pero si hay algo que nunca falla y llega, desde épocas Victorianas hasta hoy: el amor. Y hoy queremos darte un poco de masoquismo y dejes tu stament  Sjögren con OFFONOFF, el dúo que concreta la música en amor visual.

Sus orígenes

offonoff son un dúo de R&B formado por el rapero y productor 0channel y el cantante y compositor Colde. El grupo pertenece a HIGHGRND, el sello de música underground de YG.

offonoff lanzaron su primer mini álbum mood. en 2015, a través de Soundcloud. Un año después, tras pasar a formar parte de HIGHGRND, hicieron su debut oficial con bath. Los chicos son parte de la crew CLUB ESKIMO, de la que también es miembro Dean, Miso, Milic, 2xxx/twotriplex, Camper, Jusen y Crush.

En su primer álbum, boy., colaboran con artistas como Tablo, Rad Museum, Punchnello y Dean.

Influencias

La generación actual pareciese encantarse con la experimentación progresivamente de desarmar constantemente lo digital del beat y exprimir posibilidades hasta llegar al encanto deseado. Es evidente que el r&B se manifieste como un manipulador de mareos, dada su alma concebida en el jazz, el soul, la frescura del rap y un trabajo de voces que es capaz de poder transcribir fibras que puedan exprimir tus sesos. Lo corálico de este género es empático y no puede pasar desapercibido, algo que queda de manifiesto en gente como Sade, o en su apogeo noventero con Mariah Carey, D’angelo, Erykah Badu, y que vuelve a tener una nueva esencia gracias a The Weeknd, Miguel, Bryson Tyller, Frank Ocean, James Blake o Rhye.

Si antes el r&b significaba fricción, proximidad y carnalidad; esta nueva generación expone un deseo lascivo por las cosas que tu mente desea y las quiere concretar en fantasías existenciales, que ojalá, un día se cumplan.



El destino está escrito en cada canción

El disco nace, crece, se reproduce y muere en el storytelling, donde nos involucramos en el encuentro de dos personas que comienzan a gustarse, se coquetean, tienen incertidumbres, se piden tiempo, se quieren, se entregan, los come la ansiedad, llega la crisis y mueren. La capacidad del dúo es ser arquitectos de como lo multitono y lo multicoloro llena pequeños espacios, donde la respiración, la complicidad y las miradas se sienten reales y cercanas. Así queda expuesta en tracks como good2me que es puro coqueteo, boy es una declaración a lo seguro que estás, Midnight es extrañarse a mares desde la distancia y Overthinking es el fin de lo bonito que fue todo.

¿Y qué dice la gente que escucha su música?

 

Si tuviésemos que comentarte nuestra proyección visual del disco, nos imaginamos a dos personas con espíritu joven, dudosos, inciertos y miedosos, que se conectan por escapar de la realidad. Probablemente ambos con ropa ondera y con intenciones esparcidas en redes sociales, que no habían llegado a subsanarse hasta ahora. Quizás, quien sabe, exista una pareja que ha vivido por este disco, y que cada vez que se juntan, se apague la luz y comience a crearse un espacio oculto y personal. Si sucede eso, que bakan que el mundo aún tenga esperanzas.