Hacer música en La Florida: 4 lugares esenciales de la comuna que alimentan un sentimiento

Hacer música en La Florida: 4 lugares esenciales de la comuna que alimentan un sentimiento

Todos recordamos el 2016 por el boom más visible de una escena llena de chorus y acordes agudos que ya venía creciendo. La denominada escena del “Pop de Guitarras” hacía furor en las tocatas de fin de semana con sus mayores representantes: Patio Solar, El Cómodo Silencio De Los Que Hablan Poco, Niños del Cerro, Paracaidistas entre otros.

A pesar de sonar como una extraña coincidencia territorial, existe una causa a fondo de esto: La evidente porción de grupos que comparten con sus pares fuera del ambiente musical y con motivo único de pasarla bien un día viernes por la noche. Este fenómeno no es algo único entre las agrupaciones, es un sentimiento colectivo de compañerismo y buena onda entre bandas y locales, que pueda aportar al desarrollo de un proyecto musical, y es por esto que se se forman diversos nichos dentro de esta zona.

Repasamos 4 lugares icónicos dentro del desarrollo de la escena alternativa y su significado dentro de este.

Escrito por Mako Wo

Fotos por:

Luis Escudero

Nick Salazar

Centro Cultural Rojas Magallanes

La casa de Mela

Después de un periodo de abstinencia en cuanto a tocatas, la casa de infancia de Vladimir Mella vuelve a ser punto de encuentro como lo había sido en los inicios de su banda El Cómodo Silencio De Los Que Hablan Poco. Esta vez con el objetivo de recaudar fondos para cubrir la operación de Mela, prima de Vado y residente de la casa.

Lo que partió siendo el lugar de ensayo de El Cómodo Silencio y Patio Solar se convierte rápidamente en el centro de tocatas cuando las bandas intentan solucionar la clásica problemática de no ser conocidos: nadie invita a tocar. Así, consiguiendo los equipos e invitando a sus amigos se aseguran de poder realizar un show beneficioso y satisfactorio para todos.

El escenario improvisado se ubica a un extremo del patio mientras el público de la tarde disfruta del espacio disponible para vivir el ambiente de carrete, el olor a los navegados calientes y la música que los amigos están tocando. Este es un contexto habitual dentro de la escena, donde los amigos y conocidos abarcan la mayor parte del apañe que hay y por el cual instancias como esas dan resultado: hay un público que quiere oir.

Centro Cultural Rojas Magallanes

El lugar que tuvo como objetivo en su génesis ampliar la participación de la gente a favor de la cultura es actualmente sin duda uno de los  más “míticos” de la comuna.

Hay una cantidad innumerable de tocatas que trascienden en la memoria de los participantes en ellas, y es que desde su nacimiento oficial en 2008, Ramiro Cerda y Rodrigo Sandoval se han asegurado de que el público se apropie del lugar.

La tarde de un sábado se ambienta con el ensayo de un taller de teatro y el término de otro.  Un Rojas tranquilo en comparación a lo que se vive el de fin de semana, cuando en conmoción ya no son sólo los amigos los que están coreando y saltando, sino un público externo ansioso de disfrutar a las bandas que tocarán esa noche.

Una pizarra libre para quien quiera escribir en ella, la pichanga a mitad de cancha o la intervención de proyectores e ilustradores es lo que ayuda al espacio a romper la distancia dogmática que existe entre los locales y las bandas o personas que los concurren. Esa fue la misión de los chicos del centro al comenzar a gestionar los eventos y por ello siguen participando activamente de la organización de estos cuando los hay.

Estudio 8874

Cuando Juan Okuma decide dedicarse a la producción musical comercialmente, muda su entonces pequeño estudio al 8874 de Colombia. Ahí es donde en la actualidad se dedica a producir bandas y realizar las distintas actividades que su estudio puede ofrecer a la comunidad.

Aprovechando las plataformas que hay para entregar material de calidad Juan gestiona las “Sesiones 8874”, con la intención de retratar la imagen viva y de un grupo de amigos que, a pesar de quizás no tener los conocimientos que se necesitan, se juntan a componer y tocar.

Panul

Este bosque privado no presenta ningún tipo de ayuda concreta para los proyectos musicales que se forman en la zona. Sin embargo, es innegable su repercusión en las personas que viven en La Florida.

Ha presentado ser el panorama ideal de muchos; una escapada de fin de semana, caminata en la mañana o la fogata nocturna. Este pedazo de pulmón verde le da la posibilidad a quien quiera de poder acercarse y disfrutar de la naturaleza sin la necesidad de ningún artefacto más, convirtiéndolo en fuente de inspiración y relajación.

Es por esto que se nota un sentimiento colectivo de desaprobación al estar siendo amenazado por empresas constructoras. De este ejemplo es la canción “Panul” de Animales Extintos, que habla directamente sobre la quema al bosque.