Lo que significa ser un artista o banda Lo fi en Chile: Sobre aprovechar pocos recursos y lo antiguo

Lo que significa ser un artista o banda Lo fi en Chile: Sobre aprovechar pocos recursos y lo antiguo

Image may contain: plant and indoor

Todos los días en alguna habitación, se está gestando algo. Silenciosamente a través de Internet y circuitos subterráneos, muchos artistas chilenos se han decidido por un sonido distinto, más crudo, personal, casero, menos sofisticado y de industria, pero con un encanto y ambiente propio. El lo-fi prefiere la sonoridad más cercana al cassette o al home studio y no tiene una preferencia por un género específico. Desde gente con guitarras acústicas hasta personas con computadores y una diversa serie de programas son parte de esto que no podemos llamar movimiento, pero podemos decir que es una respuesta a una época en donde las herramientas para hacer las cosas por uno mismo son más accesibles y re-visitar otras épocas es más fácil, permitiendo que gente se encante con una estética sonora particular, que algunos llamarían vintage, gastada, sucia.

Plataformas como Soundcloud y Bandcamp han sido cruciales en la distribución de este material, que suele salir en copias limitadas si es que no se queda sólo en el formato digital. Diego Valdés, mejor conocido como Indenadfin y colaborador del sello independiente Gemelo Parásito, ve la preferencia en este sonido y estos formatos porque, “se ve cercano, es algo que lo puedes lograr con re pocas cosas y también, por ser así, no es necesario tener una buena voz o una buena guitarra. También encuentro que es más barato, aunque hay personas que usan interfaz o graban en cinta, que sería un poco más de plata, pero buscando el mismo sonido casero lo-fi”. En su propia música busca transmitir algo similar, “una actitud de que no importa mucho el cómo suena o el cómo es. Es algo que quieres expresar y/o comunicar y este es el sonido que, encuentro, te deja hacer lo quieras”.

Image may contain: one or more people, people sitting, shoes, crowd, tree, table and outdoor

Debes leer: ¿Qué onda con los “Lo-fi Beats? Hablemos sobre este nuevo amor nostálgico musical

Parece necesario el poder responder a lo que realmente uno quiere transmitir. A pesar de estar actualmente en un contexto donde prima lo virtual, todavía se puede generar una sensación de cercanía. Pero esto no se queda sólo como una ilusión de Internet, los shows en vivo también son muy importantes. En el festival Levantando Polvo, varios artistas que participaron de los compilados kl04k4p0p que lanzó el sello Gemelo Parásito, y otros con sonidos e ideas afines, tuvieron su propio lugar en lo que llamaron Pateando Pasto, una instancia acústica en las cercanías del Centro de Extensión Balmaceda Arte Joven, donde se realizó el festival. La gente transitaba entre las dos instancias, que al final formaban parte de un todo, y se daba cuenta de que no solamente hay una forma de realizar las cosas. En la variedad se nutren todos estos jóvenes.

Pero no solo de guitarras vive el hombre, lo sabemos muy bien. Un lugar donde los sonidos polvorosos, cálidos e íntimos también son apreciados –al igual que en varias ramas de la música electrónica- es en el hip-hop. Flakodiablo, músico y productor nacional, nos comparte su experiencia: “Desde niño, cuando coleccionaba cassettes de hip-hop y los re-grababa a la mala, los grababa en cintas que no eran vírgenes, sino que a escondidas se las sacaba a mis padres. Entonces, las copiaba y el sonido obviamente entre capa y capa superpuesta en la cinta se iba deteriorando. A causa de eso, mi memoria sonora tiene esa textura de baja fidelidad que quizás inconscientemente me lleva a que mi música suene así”.

Las tecnologías también han tenido una gran influencia en el desarrollo de la estética sonora, como nos comenta: “Es factor importante el tipo de hip-hop con el que crecí, de la década de los 90s que era producido en su mayoría con samplers de memoria y frecuencia de muestreo limitada”. Además, en sus producciones suele utilizar mucho el sonido del vinilo “por la calidad de audio que puedo obtener para samplear. Me es más cómodo al trabajarlo, procesarlo, filtrarlo, etc. Además que trae el sonido característico de la fritura o hiss. También me gusta porque puedo pitcharlo (jugar con la altura de la nota) a tiempo real para encontrar la velocidad adecuada y tono para mi batería secuenciada. Otra causa que me gusta es que no es difícil encontrar vinilos muy baratos y a la vez muy desconocidos que ni siquiera aparecen en YouTube. Para mí es un valor agregado que mientras más desconocido el sample más original es el beat resultante”.

Image may contain: one or more people

Porque en la actualidad no solo accedemos a tecnologías nuevas y cada vez más avanzadas, también se ha hecho más fácil redescubrir aparatos pasados y darles nuevos usos o simplemente utilizarlos para descubrir la forma en que se hacían las cosas antes y terminar mezclandolo todo. Flakodiablo añade: “Trabajé muchos años con pc, usando el programa Reason específicamente, pero sampleando de vinilos también, ya que tengo tornamesa desde hace harto rato, porque antes de meterme de lleno en la producción hacia solo scratch y el resultado logrado me gustaba mucho. En mi caso, ha sido todo un poco al revés, porque empecé con el pc, pero ahora tengo la posibilidad de producir todo con máquinas autónomas. El proceso es más lento, pero el resultado es mejor de lo que esperaba, además de tener la textura en los beats que solo las maquinas entregan”. Todo este aparataje culmina en la sonoridad específica de sus lanzamientos.

La gente se vale con lo que tiene. Si puedes pagarte los equipos, adelante, pero no es la única opción, incluso, no es ni necesario para muchas personas. Si lo único que tengo es mi celular, pues me sabré manejar con eso. La guitarra acústica, la eléctrica, el teclado del primo, un pandero, los ladridos de un perro; todo lo que se te ocurra puede servir. Porque esta llamada precariedad se transforma, también, en un espacio para descubrir. Artistas variopintos como Oso el Roto y los músicos de su sello Los Emes Del Oso, Rimbaud Sin Cigarros, Aspasia, algunos de los sonidos que salen en Lunar Tapes y Gemelo Parásito, no comparten el mismo sonido, los mismos géneros e incluso no las mismas ideas, pero tienen un acercamiento que se puede conectar dentro de una misma red donde todo pareciese entrar en juego. Lo que a su vez nos dice que tú también, si quieres, puedes entrar.