• tendencia

Conversamos con Club Particular, los dueños de las poleras y gorras con discurso crudo-callejero de Puente Alto

Entrevista x Josué Navarrete

Fotos x Hisashi Tanida

La calle está en todos nosotros, porque siempre hemos andado y andaremos en ellas, esas que son escenario de tus trayectos hacia el trabajo, la universidad o el carrete, entre otras más que tienes guardadas en la retina. La calle de cierta manera nos moldea como persona.

Ahora, quizás lo que digo es obvio y algo aburrido, pero te planteo lo siguiente: ¿Qué pasa cuando se plasma la calle en la ropa? Bueno, a eso se le llama Streetwear,  y en Chile hay una marca que se ha destacado por plasmar en sus poleras y gorras un discurso crudo y callejero: Club ParticularPor esta razón, fuimos a la sede del Club para realizar algunas preguntas.


 

¿Cuales son los orígenes de Club Particular? y ¿Cómo se conocieron?

LEO: Con Pablo nos conocimos por Grinder, y nos juntábamos para fumar marihuana. Ambos vivimos en Puente Alto y muy cerca, onda, como a dos calles. Nos empezamos a juntar muy seguido a fumar y nos hicimos amigos.

PABLO: Y después de un tiempo, en el 2015, mientras nos fumábamos un pito en el auto, nos planteamos la idea de hacer poleras.

LEO: En ese momento trabajaba como Freelance, y ya me tenia chato, aunque la verdad me quejo de lleno, porque es divertido, si básicamente te están pagando por estar en un carrete de alguna marca pero la plata nunca me alcanzaba, y el Pablo trabajaba como ingeniero en una oficina, que también lo tenía chato. Ambos estabamos super disconformes con nuestros trabajos, así que surgió de ahí también.

PABLO: Del descontento salió todo.

LEO: También con Pablo nos gusta mucho la moda, quizás no tanto en lo estético… bueno sí, pero nos gusta más la onda de la industria y del negocio. Así como esos locos que son muy nerds del fútbol qué están súper pendientes a quien contratan o echan de los equipos.

Como nos gusta tanto, en un momento dijimos ‘’Hagamos nuestra marca’’.

¿Cuales son las marcas que les gustan hoy?

PABLO: Off White.

LEO: Sí, es la zorra. Es que ellos también empezaron imprimiendo poleras con una onda super callejera y con el paso del tiempo el diseñador empezó a estudiar más y le dió una volá más intelectual a la marca, y luego se cambió a Milán. Ahora es como una casa de diseño, pero parece que fuera de cualquier parte de New York.

Margiela es genial también, porque todos los diseñadores se visten con cotonas blancas como si fuera un laboratorio, y al diseñador se le paró la raja y nunca más apareció en público. De hecho, dejó la marca tirada y otros diseñadores la agarraron. Ahora toda esta moda que es ropa de alta costura que parece ropa americana, Margiela lo hacía hace 30 años. Son secos. Si Kanye West enloqueció un tiempo con Margiela y empezó a copiarle todo.

¿Cómo fué el proceso?

PABLO: Al principio queríamos hacer una marca de poleras.

LEO: Al empezar queríamos comprar la típica polera china para imprimirla después, pero en el camino nunca encontramos una polera que nos gustara.

PABLO: Entonces, la tuvimos que hacer.

LEO: Además, como tenemos cuerpos súper distintos, hacemos algo que nos quede bien a los dos, porque al buscarlo en las tiendas nunca lo encontramos y cuando empezamos a hacer ropa para mujer, fué casi lo mismo: llamamos a nuestras amigas para que se lo probaran y bla bla bla.

PABLO: Nos costó al principio, porque el primer intento de polera era una cosa bien fea.

LEO: Hicimos un diseño y buscamos costureras por Puente Alto. Nuestra idea era que fuera una polera distinta a lo normal, entonces las primeras veces nos mandaban unos mamarrachos que parecían cualquier cosa. Así lo desarrollamos, a ensayo y error.

Yo estudié diseño Industrial y Gráfico. El Industrial lo tomé porque me gusta la moda y quería hacer zapatillas, pero en el segundo año me empezó a ir super mal. Me sacaba puros 3 y 4, y después dije ‘’ya, esto no es para mí’’, y me cambié a Diseño Gráfico.

Entonces cuando Pablo me dice ‘’Hagamos ropa’’, yo le dije que sí y todo bacan, pero yo no sé coser nada… Sólo sé arreglar mi ropa porque tomé un curso de costura y sería. Entonces tuve que empezar a aprender a desarmar ropa, sacar moldes, etc.

 

¿Lo tomaste como un reto?

LEO: Obvio. Era la oportunidad de hacer algo que realmente quería hacer, y más encima tengo el apañe del Pablo, porque yo soy muy disperso y el me ayuda a organizarme.

De hecho, no trabajo mucho en lugares contratados. Siempre estoy en la pará de ‘’quiero hacer tal cosa’’, para dejarlo a medias y empezar otra. Entonces siempre tengo miles de proyectos. Empiezo uno, lo dejo tirado y empiezo el otro… Igual es bacán, porque demuestra que cada uno tiene capacidades distintas.

En resumen, no podía dejar tirado el proyecto porque con Pablo estábamos súper metidos en esto, y veíamos resultados.

Igual no siento que tengamos una gran cosa, si no que hemos llegado a un etapa a la que nunca había llegado. El de idear algo, crearlo, hacerlo funcionar y luego trabajar sobre eso que está funcionando. Eso para mí es nuevo.

PABLO: Igual esto fue harto difícil, es harta pega.

LEO: Es mucho más trabajo de lo que esperábamos. Obvio que pensábamos que íbamos a hacer una polera y la gente se iba a volver loca, e iban a pelear por ella.

PABLO: Y de ahí íbamos a sacar otra polera que la gente se iba a pelear

LEO: Y de ahí, a New York. Fumando pitos sonaba tan simple como un post de 3 pasos en WikiHow.

¿Qué fué lo más difícil en el proceso entonces?

LEO: Convencer a la gente que nosotros hacemos la ropa, y que la huea es buena, porque yo como persona que compra ropa, no es que compre especialmente ropa de diseño o no sé si me doy cuenta. Estoy acostumbrado a comprar ropa barata y china, entonces entiendo a que cuesta convencer al público de que es un producto exclusivo que hiciste tú, y que estás consumiendo un producto que de verdad es limitado. Porque nosotros no tenemos un discurso elitista como tal marca que está en Alonso de Córdoba y sólo es para chicos que gastan harta plata. Porque yo siento que esta ropa no es especialmente cara, comparado con lo que cuesta la ropa hoy en día. Nuestro discurso es más de democratizar los diseños.

PABLO: Esa era la intención al principio. El diseño lo venden caro. De verdad, el tener una polera bonita de una empresa que hace 1000 de ellas vendiéndolas en 15 lucas o más, lo encuentro ridículo. Nosotros queríamos acercar el diseño y el buen gusto.

LEO: También va un poco en el desenmarcarnos de tiendas cuicas ubicadas de Plaza Italia para arriba y se establece que, para vestirte bien, necesariamente debes pagar mucha plata.

En Chile la idea del lujo en la ropa es del loco que puede pagar harta plata, pero nosotros somos más de la idea de que el lujo es del hueon que llegó primero, o sea, si hacemos 6 poleras, los 6 que llegaron la tendrán y el resto tendrá que esperar si la hacemos de nuevo, y cosas así. Nos parece más justo, en el sentido de que somos cabros movidos y que de verdad nos interesa, en vez de otros que tienen plata.

Igual no sé si sea la respuesta, porque aún estamos en proceso de descubrirlo, pero creemos que es una forma de entregar diseños de calidad y exclusivos sin ser algo que nadie lo pueda pagar.

Otra cosa es que a Chile llegaron tiendas como H&M o Forever, que vende ropa muy barata y bonita, pero que no duran nada.

 

¿Entonces quieren cambiar ese sistema de ligar la exclusividad a algo súper caro?

LEO: No es que estamos peleando con alguien, si no más bien queremos desligarnos de eso, actuar de otra forma. Porque si yo tuviera mucha plata, mi discurso sería distinto, entonces eso está construido a partir del contexto que nos tocó y vivimos.

Nos pasó que al meternos en el streetwear, conocimos mucha gente que se va en la volá de la originalidad y la marca y gastar toda la plata en eso. Nosotros también nos desmarcamos de eso. Qué importa si la zapatilla Yeezy del pendejo es original o no, si al final, se va a vestir bien, y cuando tenga plata se las va a comprar original. Ese buen gusto es interesante.

¿Han encontrado ya su nicho o público?

PABLO: Sí, pero… es raro, porque queremos que la gente evolucione con nosotros.

¿Estar siempre en un cambio constante?

LEO: Más que nada, ir creciendo con el público. Onda, si tenemos clientes que son más chicos que nosotros y empiezan a seguir a la marca. Es bacan cuando la persona quiere una polera o un gorro, y no algún modelo en específico, porque en el fondo eso te dice que quiere algo que sea de tu marca, no un modelo. La idea es que Club Particular vaya creciendo. En algún momento un cliente nos comprara algo para salir a carretear, pero después necesitará algo para ir al trabajo, y algo de nuestra marca le servirá.

Ponte tú, nosotros seguimos a muchos clientes en instagram que tienen un estilo que nos gusta o hacen cosas interesantes. Ellos van evolucionando, no son los mismos que cuando partieron y al observar eso, queremos ir cambiando. No es reciclar el público, es ir avanzando con los clientes a los que les agarramos cariño.

Yo cuando iba al colegio, veía que la ropa de MAUI era full lolo, pero ahora hay de todo en MAUI: ropa para trabajar, hacer deporte y así.

PABLO: Vans también, con los skaters. Ahora, como los skaters crecieron, venden cosas más formales. Más maduras.

¿Le quieren dar a ese seguimiento una actitud personal?

PABLO: Así se partió. Antes de la tienda, entregábamos en alguna estación de metro y después hablamos de cómo era o cómo andaba vestido. Era como conocer a alguien.

LEO: Tampoco es que vendíamos como loco, entonces una venta era emocionante, algo bacán.

Igual hemos perdido un poco eso ahora que tenemos la tienda, porque a veces vienen y no estamos. Pero cuando vienen y atendemos, conversamos sobre la marca y cosas así. Ambos tratamos de estar super pendientes de esa interacción.

 

Por eso también hacen eventos.

L Y P: Sí

LEO: Hacemos eventos para conocernos. Porque en los eventos, más que para vender, es para conocernos, y hueviar.

PABLO: En el evento de navidad se vendió harto, y fue tranquilo porque hizo harto calor.

LEO: Son espacios para hablar con la gente que le gusta la marca. Muchos cabros nos han comentado que tienen en la mente hacer una marca de ropa, y lo sentimos súper interesante.

PABLO: A esa gente le decimos que traten de hacerlo lo antes posible, porque tienen más tiempo que nosotros. Si muchos de ellos tienen 18 o 19 años. No es la idea decirles que esto es difícil, pero tienen más rato para prepararse y planear bien. A tono personal, creo que hicimos esto un poco tarde, pero, al parecer, veo que no es tan tarde hacer cosas así a los 28 años.

¿Qué le dirían a la gente que quiere partir en esto?

LEO: Que hay que intentar todo. Otro consejo sería que busquen a alguien que les caiga bien, porque vas a pasar mucho tiempo con esa persona. Es complicado, porque en nuestro caso, encontrar una costurera bacán nos costó un montón. Llegar a una persona que imprima bien las poleras, costó caleta también. El proceso fue como una lucha, y no fue una lucha en mala, si no una educativa.

Como somos amigos, después de todo el trabajo, nos sentamos con un pito o una chela, y volvemos a soñar en cómo va a ser Particular cuando sea una gran empresa.

PABLO: Yo siempre quise tener una marca, desde chico, porque estudie Ingeniería Comercial para utilizarla como medio para llegar a crearla. Después conocí al Leo, y el cachaba mucho, además de que me gustaba caleta sus ilustraciones.

¿Como se divide el trabajo entre ustedes?

LEO: Yo llego con una bolsa de cosas y si no fuera por el Pablo, la polera sería cualquier tontera.

PABLO: Es que como tenemos muchas cosas en común en cuanto a gustos, no se hace algo muy difícil crear algún diseño que nos guste a ambos. Si andamos vestidos casi iguales.

LEO: El proceso de diseño pasa por lo que te dije antes, todo junto al Pablo. Siempre estamos conversando las cosas. No es que me vaya a encerrar a mi casa 3 meses y después llego y las hago. Le muestro cosas que han surgido en otras  conversaciones y las analizamos.

PABLO: El valor de la amistad siempre fue importante. Desde el momento en que decidimos hacer algo en conjunto, sabíamos que íbamos a pasar harto tiempo juntos. Eso también ha ayudado harto a lo que hacemos. A veces salimos a carretear o estamos hablando de moda y surgen cosas que podríamos hacer..

LEO: Si es que tenemos fans, tenemos que decirles que somos tan fan de la marca como ellos.

LEO: Lo bacán del proceso es que ni te das cuenta cuando tienes un montón de cosas listas, porque, de nuevo, soy super disperso y no estoy familiarizado con cosas completas o terminadas. Entre tantas discusiones, intentos y diseños, ni te das cuenta cuando tienes cosas bacanes y bien hechas.

Mi mente es terminar el trabajo, y después viene más. No es como ‘’Ah, ya, terminé una polera. Ahora me iré a la casa a descansar’’. Ni cagando. Ver los resultados es llenador, aunque no sean monetarios. Porque impulsa a crear más, tener otras ideas o aprender nomás.

También le ponen mucho discurso político a la ropa.

PABLO: Estamos buscando al público que comparta nuestros intereses.

LEO: No es que sea gente que busque ser político, pero somos de la idea que hasta juntarte con tu amigo a tomar es político. No es que pongamos mensajes políticos obvios en las poleras también, pero sí transmitir que todo lo que haces tiene un discurso. Porque todo debería tenerlo, o más bien, todo lo tiene.

Vuelvo a lo del contexto. No es que nosotros vengamos del lugar más marginal del mundo, porque Puente Alto es un lugar bien grande que tiene un montón de aristas distintas. Lo bacán de allá es que conoces desde la gente más cuica de Puente que vive en las parcelas, a los que viven en los lugares más flaites. Además tengo a mucha familia en Puente Alto, y recorría casi toda la comuna en navidad con mi papá.

A raíz de ver gente que vive muy acomodada a otras que están en la máxima pasta, vas generando una forma de ver la vida, como cualquier realidad también.

El discurso de que ‘’la realidad es dura’’ que ponemos en la ropa es lo que nos pasa a nosotros, y creemos que mucha gente puede simpatizar con eso.

También, es porque me genera un problema que haya ropa linda que tiene un mensaje que dice ‘’odio los lunes’’… y me quedo como ‘’¿Qué onda? ¿De verdad me quiero ver como una persona tarada? Tengo la oportunidad de mostrar uno, y digo “odio los lunes’’ No, chao con eso. Igual yo odio los lunes, pero eso no es para estamparlo en una polera.

Mucho de Puente Alto está en los gorros, poleras o vestidos.

LEO: Sí, caleta. Todo el rato pensamos en historias o situaciones que hemos vivido en Puente Alto que nos hayan producido algo. Con el Pablo no crecimos juntos, pero como vivimos cerca, tenemos un montón de historias en común e ideas también.

Hablando de Puente Alto, ¿Cómo surgió la polera de Hans Pozo?

LEO: La idea era: ‘’Ya, Puente Alto’’. Esa polera habla mucho de la comuna, sobre todo de cómo funcionaba en ese tiempo. Es Homenaje al año 2006, que fue un año en el cambio Puente y pasó a agarrar una onda más de ciudad.

En mi caso, mis papás me metían miedo diciéndome ‘’si sigues carreteando en la calle, te van a descuartizar como le pasó a Hans Pozo’’, siendo un chico de 15 o 14 años tomando ron en la calle.

Además, Hans vivía en la calle, era guapo, se metió en la prostitución y la droga: eso habla de un lado súper oscuro e innegable en la comuna. Si Puente sería Twin Peaks, este sería el caso del que todos se acuerdan y todos van a opinar. Ya es parte de la mitología del lugar.

Eso nos gusta a nosotros. La polera es una cara, si no la conoces, se quedará en eso, pero para las personas que si cachan, es algo incomodo y llama la atención.

Gente que la ha comprado dice que a raíz de la polera nace una conversación que se ramifica a muchos lados: Porque lo que le pasó a hans, le podría pasar a cualquier joven con mala suerte. Eso es interesante: una conversación necesaria, porque el crimen quedó en impunidad.  

También se desmarca de esa idea de que la ropa tiene que hacerte sentir bien. Si tienes ideas más cruzadas o una mala actitud, también puedes proyectarla en la ropa.

PABLO: Es parte de tú identidad ser de Puente Alto, así que hicimos la polera con mucho cuidado para que no se tomara como una talla o chiste. Si a raíz de la polera ha llegado mucho comentario en mala onda, y no contestamos esas cosas. Básicamente no queremos discutir sobre la forma en que pensamos y la interpretación de los demás. No es imponer nada, cada uno reaccionará diferente nada más.

A pesar de las repercusiones, ¿Están contentos con lo generado?

LEO: Sí, obvio, si es bonita. La gente de Puente nos dice ‘’Buena esa polera’’, apuntando a la situación, pero la gente más cuica se pone más incómoda.  

PABLO: La gente siempre se queda con el Hans que fué asesinado, y hay más que eso: Pobreza, drogadicción…

LEO: Es un homenaje a todos esos factores que estaban en la vida de Hans también, porque nos pueden tocar a todos: cada persona tiene un potencial de terminal súper mal.

¿Que otra marca de ropa nacional está haciendo ropa con un discurso como el de uds?

LEO: Mira, nosotros somos súper engreídos y creemos que no hay nadie haciendo lo que hacemos nosotros.

PABLO: Seguramente hay, pero no las conocemos, y pensamos que lo estamos haciendo mejor que ellos. (Risas)

Entonces, ¿Qué opinan de la ropa urbana de hoy?

LEO: Se ha perdido el importantísimo punto del discurso en ella. Ponte tú, eso me pasó mucho con la música Trap. Tenía un acercamiento muy gringo al Trap al principio, entonces, cachaba la onda del beat y eso, pero no entendía lo especial… Hasta que llegué al Trap español tipo PXXR GVNG o Pimp Flaco, que tiene un discurso con mucho odio a raíz de la crisis económica del país, porque odiaron perder la plata que tenían y volver a ser pobres. Eso, aunque no sea un discurso político, es uno lleno de odio, origen, contexto, y obvio, tiene que ver con la política. Eso falta en el Streetwear: La calle, y eso tratamos de añadir también a Particular.

No es que seamos los tipos más brígidos del mundo, pero tratamos, al menos, de representar u homenajear a esas calles más peligrosas o conflictivas, porque si vas a hacer streetwear de lugares como Vitacura… ahí no pasa nada po’.

PABLO: Hay muchas marcas de streetwear que las ves, y no sabes cuál es su público… ¿Será cualquiera? No sé, no creo que siempre puede ser cualquiera.

LEO: Eso me pasa con la ropa Skater. Eso me llega especialmente al corazón, porque encuentro que en ese sentido los Skaters son bacanes. A ellos no les importa andar dos horas en micro si es que hay un lugar bacán pa patinar en La Pintana, y son de Las Condes, ¿Cachai? Son una clase distinta en sí mismo.

¿Están contentos con el público al que apelan y lo que han generado?

LEO: Son bacanes, a mi me encantan.

PABLO: Es que, ¿cómo me voy a enojar con alguien que compra mi ropa?

LEO: La conexión es bacán. Eso lo tomo en cuenta al escuchar música, porque siento necesario conectarse con lo que el música quiere expresar.

Al conectarnos con un cliente, es bacán ver que entendió lo que queríamos. De ahí hacia adelante ya estamos hablando de iguales, simplemente porque yo hablé de algo y él lo entendió. No usamos el rol del incomprendido que le gusta serlo.

Hay un video de Marlen Olivarí usando un pasamontañas y un gorro de ustedes. ¿Cómo se movieron ahí?

LEO: Tenemos una amiga que freelancea en muchas cosas, y en ese momento estaba trabajando en una revista  LUN, y me comentó que tenía que entrevistarla en su casa, a Viña.

Nos motivamos, porque es un icono para los dos. Además, ella siempre se graba para twitter, y un día post-prostesta estudiantil, subió un video encapuchada y corriendo. Lo ví y lo amé, así que le envié el gorro y el pasamontaña con mi amiga.

Me comentó que lo amó, se cagó de la risa, y se grabó altiro para el Twitter

PABLO: Ella es cultura pop, y nosotros sacamos harto de ahí. Quedamos contentos al ver el video.

¿Van a ferias de diseño o eventos así?

LEO: Antes lo hacíamos. No sé si ganabamos un dineral, pero conversábamos con gente que nos cachaba de las redes sociales.

PABLO: Es bueno ver a los clientes.

LEO: Igual no nos gustan mucho, porque estás como 8 horas parado, pero han salido unas entretenidas.

PABLO: La primera Safari fue entretenido, porque nadie sabía que teníamos una marca de ropa, y fue la primera vez que fuimos a vender nuestras cosas. Era un par de poleras, parches y gorros.

Al principio teníamos harta expectativas, pero con el tiempo nos aburrió, porque trabajamos toda la semana y el sábado teníamos que ir a la feria en vez de descansar. En ese tiempo, fuera de juntarse en el metro para la entrega o los envíos, no teníamos un medio de contacto con los clientes a parte de las ferias.

Ustedes organizan eventos en su tienda también. ¿Cuál es el fin de ellos?

LEO: Conocer al cliente y conversar, pasar un buen rato, y un caño si se puede. Eso es interesante porque en los ‘’tutoriales de cómo formar empresas’’ te dicen que tienes que casi inventar tu cliente. Nosotros sí creemos en eso, pero conocemos al cliente, sea en los eventos o cuando vienen en la semana a comprar. Para nosotros tiene una cara, lo seguimos en instagram, sabemos a qué se dedican. No somos engreídos en ese sentido, y siempre estamos atentos a lo que hacen nuestros seguidores.

A mí, personalmente, me gustan los y las fans que son medios Kardashian, que suben fotos con su gorro y sostenes, o en boxer. Es hermoso ver que se pelan en Instagram con un gorro Particular.

PABLO: Siempre nos acordamos de Babynacho: un barbero que le encantó nuestra marca y se compró un gorro y un polerón. Era bacán porque en todas sus Instagram Histories salía fumando marihuana, y todo el día.

Y lo que es entretenido, es que después te pillas a los clientes en cualquier lado. Una vez estaba carreteando en La Feria, y vi un tipo con una polera nuestra. Nos vimos y me saludó, se acordaba de mí, yo también de él, por supuesto. Conversamos un rato y eso es super gratificante.

Si tuvieran que escoger a un famoso como embajador de la marca, ¿Cuál sería?

PABLO: … Ariel Levy (Risas)

LEO: Hoy en día, nuestros ‘’embajadores’’ son más intelectuales. Paulina Flores, por ejemplo, que en una ocasión nos pidió que la vistieramos para una entrevista en la tele por su libro  nuevo. Teníamos que hacer un vestido, y nunca antes habíamos hecho un vestido.

PABLO: De hecho al vestido le pusimos el nombre de ella, y cada vez que la entrevistan sale con algo de nuestra marca. En una entrevista de CNN salió con la polera de Hans Pozo.

LEO: Hay un boxeador de Puente Alto que le dicen El Ruso, y lo amamos. Le va bien en el boxeo y tiene hartas fotos practicando en la pobla. Él sería perfecto, pero estamos esperando a que aparezca esa persona que se está autogestionando y buscando por todos lados a gente que la pesque, cómo nosotros.

¿Algún famoso les ha comprado?

LEO: Una vez llegó a la tienda Nick Bolt y nos pidió ropa para un video, y eso que él viene de un mundo totalmente distinto al nuestro.

PABLO: Él es super autogestionado: dirige sus videos, se consigue las cosas que necesita y etcétera.

LEO: Al ver eso, nos motiva un montón en el sentido de hacer cosas en conjunto con alguien.

Con la experiencia de Paulina Flores y su acercamiento a la literatura, ¿quieren asociarse a ese mundo?

LEO: Es súper cuático, porque viví mucho tiempo con una escritora, y carreteaba mucho en eventos relacionado a eso: iba a lanzamientos de libros, lectura de libros, y en la conversación de tú a tú salía el tema de a qué nos dedicamos y mencionaba mi marca, entonces la marca fue creciendo en ese ámbito.

Además, es muy interesante, porque la literatura chilena está pasando por muchos cambios… pero no sé la verdad. Ha sido lo que se ha dado no más.

La marca tiene mucha influencia de la literatura. La ropa que estamos vendiendo tiene mucho del movimiento dadaísta, y ahora estoy trabajando con unas cartas de Gabriela Mistral que son muy cuaticas. Hablan sobre ser mala persona.

Una frase que usan mucho en su ropa es ‘Gracias x Nada’, una frase super cruda. ¿A qué apunta?

LEO: Tiene que ver con mi paso en la educación formal, y de verdad, aún tengo la opinión de que eso no era para mí. Siempre le decía a mi mamá que no me gustaba estudiar mientras iba en la media, y en la U, a pesar de lo entretenido que fue y todo lo que conocí, no cambie nunca de parecer, y aún lo considero así.

De repente pienso y digo que si me hubiera dedicado a vender pitos para siempre como yo pensé que iba a hacerlo, estaría mucho mejor que dedicarme a estudiar y sacar mi título y toda esa mierda, y con lo que cuesta una carrera, te puedes gastar el manso Indoor.

PABLO: La frase lo es. Un descontento generalizado entre lo que haces y lo que terminas haciendo.

¿En qué proceso están actualmente?

LEO: Todo es muy raro, porque mi papá murió hace muy poco, y pensé que todo se iba a acabar, pero ahora estamos trabajando de nuevo. Todo eso es influencia, todo lo que estás haciendo o te ocurre influye en lo que haces, quieras o no.

Además, una empresa es un trabajo 24/7. Aunque no estés trabajando, igual tienes ideas en la cabeza. Quieres que a tu marca le vaya bien, entonces estás todo el tiempo y en todas las situaciones pensando en ella, o cómo las cosas influencian en ella.

Otra cosa de la que me he dado cuenta, es que mucha de la ropa que hemos hecho es la ropa que quería a mis 16, con muchos parches Britpop incluidos.

La escolaridad es súper importante en la marca también.

LEO: Súper súper. Porque en el colegio y en la calle es donde socializas en esa etapa, y se forma el carácter también.

PABLO: En esos contextos eres genuinamente como eres.

LEO: En una oficinas te comportas en los rangos que te imponen, pero en el colegio mientras estás en el recreo, o en la calle tomando con tus amigos eres como tú, y te comportas y sientes como tú. No hay reglas ahí, es un poco como la ley de la selva.

Equipo LOUD.cl

Para más novedades y concursos