Porque no siempre basta con escuchar: 5 libros de música para las mentes inquietas

Porque no siempre basta con escuchar: 5 libros de música para las mentes inquietas

En la foto: Simon Reynolds.

Siempre hay algo sobre lo que nos gustaría saber aún más. Escuchas una banda que te lleva a otra, un par de canciones que te hablan de una escena que se alzó en algún punto del tiempo. Descubres que ciertos movimientos o géneros musicales no pudieron haber sido lo mismo sin el contexto que rodeaba a los artistas en esos momentos. Te das cuenta de que a veces hay tendencias que se repiten y te empieza a picar el bicho de la curiosidad. Escuchas, escuchas, escuchas, pero todavía faltan piezas. Necesitas empezar a investigar para tener la imagen completa.

Por suerte, y a desconocimiento de algunos, hay una extensa bibliografía más allá del mundo de internet que nos permitirá saciar un poco nuestra curiosidad y sed de atar cabos sueltos que vemos en nuestra historia de descubrimiento musical. Si bien podríamos perfectamente dedicar un artículo completo a cada libro, hemos decidido juntar en una sola lista 5 libros sobre música que creemos le gustarán a toda mente inquiete que se encuentre ahora leyéndonos y quiera ir más allá de los típicos libros tipo “la verdadera historia de los Beatles“.

Simon Reynolds – Retromanía

Simon es un reconocido periodista musical inglés con ya varios libros bajo el brazo, incluyendo algunos sobre sus temas favoritos: la cultura rave y el post-punk. Quizá te suene su nombre por haber leído que acuñó el término post-rock, pero ha hecho un poco más que eso. Si bien son varios los libros de su autoría que han sido traducidos al español, para fines prácticos hemos de quedarnos, como punto de partida, con Retromanía, la adicción del pop a su propio pasado. Aquí, Reynolds se encarga de revisitar viejos géneros y los respectivos revivals que han tendido a lo largo de la historia. Desde las formas más cláscias y manoseadas del rock, pasando por el northern soul y el trad jazz, hasta músicos electrónicos que suscitan nostalgia a través de viejos samples o  el pop hipnagógico de artistas como Ariel Pink. Pocos géneros se salvan de la regurgitación histórica del pop y este libro logra hacer una lectura precisa del tema.

Bob Stanley – Yeah! Yeah! Yeah! La Historia del Pop Moderno

Muchas cosas han cambiado en la historia del pop desde que se tomó la primera guitarra eléctrica o incluso desde que los primeros esclavos negros encontraron una forma de expresar tanto angustia como esperanza de un futuro menos desolador. En este libro, Bob Stanely –músico de la banda Saint Etienne– se dedica a investigar el nacimiento y el desarrollo del pop, y no bajo una convención sonora, sino a través del ojo escrutiñador de las listas de hit, las ventas y el impacto que han tenido varios artistas. Así, no solo nos enteramos de historias de Bill Halley, Chuck Berry o de las magnas producciones de Phil Spectror. También podemos hablar de Joni Mitchell, el glam, el merseybeat, el skiffle, Fleetwood Mac, el punk (a pesar de su mirada condescendiente que roza la ignorancia), los Isley Brothers, Sly and The Family Stone, además de entender los contextos sociales y políticos que llevaron al éxito o al fracaso a varios artistas, o que, incluso, los llevaron en primer lugar a manifestarse.

David Stubbs – Future Days

La historia musical tiende a ser muy anglocéntrica y, por mucho que se le dedique capítulos a grupos como ABBA, esa es una de las grandes fallas del libro anterior, que circula entre EEUU y el Reino Unido (aunque, bueno, el libro ya cuenta con sus buenas 750 páginas). Interesado en los movimientos artísticos de post-guerra, las respuestas al schlager (pop urbano, sin sabor y pre-fabricado) y los movimientos contraculturales que iniciaban en los 60, David Stubbs se propone estudiar a las bandas que la prensa inglesa englobó en el término krautrock. Después de estar sometidos a una sobrealimentación de contenido estadounidense, con una generación previa que no quería hacer cargo del legado cultural alemán y de las heridas de la guerra, varios jóvenes -y aunque no se crea, muchos sin la idea de que otros pensaban igual- empezaron a buscar nuevos sonidos, nuevas ideas, para crear algo que fuese propio de ellos, pero no con un sentido de nacionalidad, ellos querían encontrar esas identidad que se había nublado entre bombas y Coca-Cola. Con un más amplio acceso a sintetizadores y la influencia de compositores como Stockhausen, se ve el inicio de grupos como Can, Neu!, Tangerine DreamAmon Düll II y Kraftwerk, cada uno con ideas particulares y una posición definida ante el contexto que vivían en la época.

Leroi Jones – Black Music

Jones, también conocido como Amiri Baraka, además de ser uno de los críticos de jazz más aclamados y controversiales, también fue co-fundador de la editorial que vería salir los primeros textos de los escritores beat Allen Gingsberg y Jack Kerouac. Emocional, casi fiero, y sin miedo alguno de decir lo que piensa, exactamente como lo piensa. A través de su mirada, tenemos una vista al mundo del bebop y los primeros artistas de vanguardia, como Cecil Taylor, Ornette Coleman, Don Cherry y Sun Ra. Esta recopilación de distintos artículos que datan de los años 60 nos sirve como muy fiable información del desarrollo del jazz en esa época, conteniendo invaluables trozos de historia sobre los distintos estilos y pequeños movimientos que se generaban entre locales, bares y lofts. El mismo llegó a participar en algunas grabaciones y conciertos, recitando poesía, así que lo podemos considerar una fuente muy cercana, y es que, a través de la lectura, es innegable la conexión espiritual que tenía con la música.

Peter Di Cola y Kembrew McLeod – Criminales del copyright

¿Cómo se generó la cultura del sample y como ha sobrevivido? ¿Sería posible realizar los influyentes discos debut de De La Soul y Public Enemy el día de hoy? ¿Cómo se las arreglan Chuck D, EL-P y los Beastie Boys cuando hay temas legales? ¿Cómo es el sistema de los sellos, las editoriales y los derechos? Una compleja investigación desarrollan estos dos escritores para responder estas preguntas y más, valiéndose de distintas fuentes, desde abogados, jefes de sellos y expertos en negocios, hasta artistas como Negativland, People Like UsColdcut y Girl Talk. El mundo del hip-hop y la música electrónica se ven interpelados por la legalidad y el traspaso de esta. ¿Dónde está dibujado el límite si es que hay uno?

Bonus: Patti Smith – M Train

Este lo dejamos como bonus porque no es exactamente un libro sobre música. Más bien, son las historias de una poetisa y músico con un montón de referencias a distintos artistas, desde Kevin Shields, gracias al e-bow que conserva Patti en su habitación, hasta William Burroughs y Allen Gingsberg, eternas fuentes de inspiración beat. Y claro, también la lista se veía bastante fea sin un solo nombre femenino ¿no? Smith desentraña un montón de fascinantes memorias y viajes, a veces acompañada por su fallecido esposo, Fred “Sonic” Smith –afamado gracias a MC5-, a veces en solitario, recorriendo distintos cafés y más de alguna tragedia. Inspiración a mil en cada página, que combina relatos novelescos con poesía pura, esta es una lectura que definitivamente deja atrapado entre sus redes de escritura atrayente.