Converge – Jane Doe

img

Hay un antes y después en escuchar a Jacob Bannon y Cia. En sus años de banda, llenas de caos, distorsión y fiereza en sus gritos, lograron encontrar su climax en Jane Doe; sus inicios eran un producto en bruto, tratando de encontrar un rumbo. Para los que conocen The Shape of punk to come de Refused, se aplicaría el mismo indicio: la búsqueda hacía la vanguardia y la definición de una propuesta.

Su producto inicia con Concubine, advirtiéndote que viene un gran remezón. El temblor pasa y cambia a terremoto gracias a Fault And Fracture, para luego dejarte claro que nos vamos hacia la explosión constante pero con descanso es progresivo y parte con Distance and Relative, Hell To Pay y Homewrecker. Hasta acá quizás te espantes ante tanto ruido poderoso y  los cambios rápidos de ritmo y por eso no te culpo. Tenemos claro que no todos tenemos el mismo estómago para ciertas cosas y este disco en un principio es algo bastante difícil de digerir.

El relevo lo aplica The Broken –Wow-  uno de los track más redondos del disco (a mi parecer el track que define Jane Doe en su totalidad). Ya casi terminando viene Bitter and Then Some, Heaven in Her Arms, y las densas Phoenix In Flights y Flames; odas a cerrar el abatimiento y la resurrección. Por último con broche de oro se encuentra Thaw y Jane Doe; todo esto cerrando esta arma de destrucción masiva.

Puntos a favor de este disco, es poder canalizar la agresividad en otro prisma -expresar tu emputecimiento de otra forma y darle protagonismo a los vaivenes de ritmos de un momento a otro, convirtiendo todo esto en un hermoso progresismo. En contra es tener tantos elementos en una canción (pedaleos, baterías, sintetizadores en volumen máximo), y eso a la primera es aturdirte – pegarte una patá en la raja y no cachar quien fue, además de generar antipatía a los más puristas. De todas formas, escuchen Jane Doe y les aseguro que no te va a provocar indiferencia, eso sí, si llegas a terminar esta travesía.

Comments are closed.