Camino a Cohete Lunar III – El día del Festival (Parte Final)

Camino a Cohete Lunar III – El día del Festival (Parte Final)

img_3129

La espera se acabó. Por fin llegaba el fin de semana y con el los días prometidos. Sábado 17 de diciembre era la fecha en que el Festival Navideño Cohete Lunar empezaba, reuniendo a una gran cantidad de artistas, músicos y público por igual, en un ambiente muy ameno y con aroma a navidad. Distintos talleres y charlas tendrían lugar ese día y el siguiente, domingo 18. Dos días cuyos preparativos ya revisamos en artículos anteriores. Por lo que ahora nos queda preguntar: ¿Qué se sacó de esta experiencia? ¿Cómo resultó todo al final? ¿Qué queda para el futuro?

“Los días previos al Festival siempre son tensos y agotadores” nos comenta Sofía, staff de la organización y parte de la mente gestora del evento. “Partiendo por el tema de que ambos organizadores trabajamos, estudiamos y tenemos nuestros proyectos aparte de Cohete Lunar. Tenemos que cumplir con nuestros estudios, labores y exámenes y al mismo tiempo seguir con la organización del evento. Este festival en específico fue uno de los más agotadores, tuvimos muchos problemas administrativos con la universidad, ese estrés de que se venía la fecha encima, ya casi a dos semanas del evento y tener que lidiar con dirección sin respuestas muy claras, la angustia de la espera y tener que paralizar todos los preparativos fue realmente destructivo mentalmente”.

gente-1

En este festival pudimos ver una de las mayores convocatorias en cuanto a público en la historia de Cohete Lunar. Los expositores tuvieron la oportunidad de mostrar su material a una gran cantidad de gente. La rifa que se realizó con donaciones por parte de ellos fue un éxito, logrando vender todos los números (porque, claro, un evento que es gratuito tiene que tener una forma de costear los gastos). Las bandas -entre ellas Planetario, Amarga Marga, Armisticio, Los Valentina, Emisario Greda, etc.- pudieron mostrar sus canciones a un público que quizá no es el habitual de las tocatas y del circuito en el que se mueven. En definitiva, hubo un gran movimiento.

“Analizando eventos anteriores, diríamos que estuvo dentro de un rango normal por parte de los expositores. Con los años hemos ido ganando experiencia para controlar mejor el ingreso de la gente y muchos ya saben cómo es el sistema en nuestro Festival. Respecto a las bandas, fue un poco más estresante ya que el sábado  se tuvo que bajar El Cómodo Silencio, lo cual solventamos con ayuda de amigos, subiendo a Pablo Gálvez junto a la Chini -que justo estaba en el evento-. El día domingo también se nos había bajado una banda, tortuganónima, pues su baterista tuvo un accidente, pero nos avisaron el día jueves y tuvimos tiempo de reorganizar el horario y subir a los chicos de Noizu, que también fueron un amor y salvaron el show del día domingo”.

gente655

Sin duda toda esta seguidilla de eventos les sirvió como importante experiencia. Desde problemas administrativos, hasta pequeños detalles, todo se pudo enfrentar al final, y aunque en su momento fuese una carga, termina sirviendo para el crecimiento y la mejora de los eventos. Y claro que no lo enfrentaron solos, pues amigos, ilustradores, músicos o gente que simplemente estaba para apoyar, dieron su grano de arena para que todo funcionase de la mejor manera.

¿Y el futuro? Bueno, Sofía nos cuenta que “por el momento tenemos grandes aspiraciones, que cada vez vamos viendo que se vuelven más reales, ya estamos replanteando los festivales que se vienen para el 2017 con el “cambio de casa”, por decirle de alguna manera. Realmente es agotador salir de un evento y meterse en otro al tiro, pero sabemos que los esfuerzos siempre dan gratos resultados. Como primicia, podemos decir que se viene un evento en marzo. Pronto daremos más información de eso y esperamos que este 2017 podamos materializar un proyecto que venimos trabajando hace ya muchos meses, así que estén atentos a las novedades que tenemos, se pueden llevar una grata sorpresa”.