NME y su música del inframundo: C81 y C86

img

Nuestra motivación principal al crear LOUD fue dar a conocer este tipo de música y hoy nos levantamos del lado hipster de la cama, con ganas de escuchar el compilado más rebuscado y oscuro disponible en los bajos mundos de internet, este par es un buen ejemplo.

C-81 y C-86 son dos compilaciones lanzadas en cassette por la revista New Musical Express (NME para los amigos) que se regalaba vía correo a sus lectores, adivinen en que años…¡correcto!, en 1981 y 1986 respectivamente para dar a conocer las nuevas (y no tan nuevas) bandas de ese tiempo, el resultado fueron estas recopilaciones donde el concepto clave es la disparidad de estilos, aunque C-81 tiene una clara tendencia al post-punk también encontramos el funk/disco de Linx y James “Blood” Ulmer, el punk de unos viejos conocidos de la primera ola punk, Buzzcocks, el new wave más oscuro de Cabaret Voltaire e incluso un extracto recitado por John Cooper Clarke.

Son poco más de 2 hrs que intentaban ponerte al día con la escena independiente de aquellos años y que apostaba a algo que hoy nos parece tan cotidiano, conocer tur bandas favoritas antes que cualquiera y escucharlas cuando/donde sea gracias al personal stereo (inventado solo un par de años antes).

5 años después C-86 intenta repetir el éxito de su antecesor, esta vez los elegidos son unos muy jóvenes Primal Scream con Velocity Girl, una canción que nos deja perplejos debido a la diferencia abismal con el sonido bailable que tienen hoy los escoceses (prontos a visitar Chile). Esta vez hay una clara división entre el punk mas DIY de The Wolfhounds, The Mighty Lemon Drops, el jangle-pop de The Bodines, Mighty Mighty* y, si se quiere, el indie más puro de The Wedding Present.

Independiente de la credibilidad que nos merezca en la actualidad NME, a 25 años de lanzados, estos cassette nos recuerdan que el post-punk es más que Ian Curtis suicidándose, que en los 80s no todo fue synthpop radial, glam-metal o peinados estrafalarios, que hubo un puñado de bandas que siempre estuvieron explorando nuevas posibilidades y hubo una revista que se encargó de darlas a conocer en el momento justo.