Kiko Mizuhara, la persona que está cambiando el juego en Japón

Kiko Mizuhara, la persona que está cambiando el juego en Japón

untitled-article-1463071187

Buscamos en google español sobre Kiko Mizuhara y solo aparecen post relacionados a su pseudo relación con G-Dragon. Una injusticia del porte de un buque que se engendra desde el fanboyismo-girly coreano, y que en esta publicación vamos a derribar.

tumblr_inline_mkr5wthe6o1qz4rgp

La mujer que ilumina y está cambiando el juego de la moda en Japón, se ha ido desenvolviendo más allá de las pasarelas, participando como actriz en series y películas, además de insertarse en el mundo del Diseño. A sus 25 años ya ha capturado portadas en I-D, Amuse, Nylon y Vogue, convirtiéndose en la embajadora visible del Sol Naciente al mundo. Mirando por encima de su mixtura asiática-americana, lo que ha dejado a Mizuhara en la atención de internet, es su forma flexible y asertiva de tomar nuevos desafíos, imitando su confianza, deseo y ambición en cada interpretación. Verla en una foto o un lookbook, es contrastar su presencia camaleónica y femeneidad-ambigua, siempre estirada desde el impetú. Su semblante retraído es capaz de detallar muchas cosas y encausar el misterio.

giphy

Probablemente la hayan visto en el live-action de Shingeki no Kyojin en su rol de Mikasa; también cargando al terror psicológico en  “Helter Skelter” o en su rol en el live action de Nobunaga Concert. Inclusive, tiene un par de canciones en conjunto al productor Towa Tei.

Su revolución llamada presencia, habla del presente que vive Japón como sociedad, diversificándose y atreviéndose en su forma de lucir por la vida, yendo desde su forma desinhibida e innovadora de vestir, hasta figurarse con esa mirada riesgosa y extensa de creatividad e intelectualidad. Los ejemplos sobran, pero los emblemáticos se evidencian en las cuentas de Drop Tokyo y Tokyo Fashion.

Según comentaba Mizuhara a I-D, esto no se manifestaba desde la tercera ola del fenómeno “Boom Gal” de Kumi Koda; estímulo y sensación que azotó sobre la actitud de las japonesas, dotándolas de un carácter más fuerte al caminar y que dejaba de lado ese conservadurismo contradictorio que invade Japón. 

Hoy, el aura con poder lo lleva Kiko. Probablemente mañana lo hagan otras japonesas con hambre de brillantez.