• album-review
  • musica

Explosions In The Sky – The Wilderness [Review]

a4be7edc

1999 fue el año que vio nacer a uno de los grupos más reconocidos de Post-Rock del globo, Explosions In The Sky. Asimismo, en todos estos años la banda no ha perdido el tiempo y ha lanzado un gran número de álbumes y soundtracks.

Su placa más reciente, The Widerness, sigue la línea sonora que los caracteriza, pero han potenciado su sonido con nuevas miradas y apuestas que tiran hacia reconfiguraciones de la composición. La mirada electrónica ha servido para nutrirlos de una buena forma, y la producción de John Congleton (Swans, Xiu Xiu) hace que haya un buen impulso de creatividad, pero aún así, se siente como la banda choca con ciertas paredes limitantes debido a la repetición de patrones y muletillas musicales más que conocidas debido a su extensa carrera.

El disco empieza con un sutil ambiente electrónico en Wilderness. Un sintetizador andante toma presencia de a poco, a lo que se le suman los demás instrumentos, adquiriendo fuerza con el paso de los segundos. A pesar de la suma de elementos, la canción se mantiene suave, hasta que entra el piano con más fuerza y la caja de la batería resuena con más aún. Después nos encontramos con una segunda parte calmada, pero distinta en instrumentación, para volver a la potencia nuevamente. La indecisa intro nos sumerge perfectamente en ideas de como podría continuar el disco.

Continuando la batalla entre lo análogo y lo digital, The Ecstatics presenta de nuevo una intro de sintetizador, pero esta vez sumado a un beat electrónico. La cinética instrumentación se desarrolla de manera calmada, pausada, pero rítmica. Siempre con los matices de volumen presente. La canción termina con un fade-out que da paso a Tangle Formations, que en cuanto a armonía,  en cuanto a las notas que utiliza, nos pone en un terreno ya conocido, más que repasado de la banda. Si bien, se nota que hay cierto atrevimiento por parte del grupo, esta canción es muestra de que lo más débil del disco son las guitarras, no así los teclados y percusiones.

La suave y frágil intro de Logic of a Dream, muestra, justamente, que Explosions In The Sky aún son capaces de hacer cosas que gusten con las guitarras, pero antes de que se desarrolle la intro (que quizás pudo haber terminado en algún cliché), unas potentes cuerdas de sintetizadores irrumpen, y éstas a su vez son invadidas por una cabalgante percusión. Mientras la base se mantiene y las cuerdas se desvanecen en una disonancia, el ambiente empieza a avanzar, algo denso, inquieto. La tensión armónica que genera esta canción contrasta con lo poco interesante del track anterior. De repente, la tensión desaparece y escuchamos unas suaves melodías. Arpegios dulces que agarran ritmo junto a la batería. El contraste le hace muy bien a la dirección de la canción que probablemente es la mejor del disco.

Unos sonidos que nos recuerdan a las guitarras altamente procesadas de Battles, nos introducen a Disintegration Anxiety, un track con muy buena intención que al final no llega a tanto. Se siente en la composición la intención de una nueva dirección que, tristemente, no llega a mucho más. Los cambios y adiciones del tema no aportan realmente al desarrollo de este, dejando un sentimiento de que varias cosas quedan en el aire. Muestran una ansias de avanzar que no se concretan por completo.

Losing the Light, ya nos presenta algo un poco más cohesivo, con un piano de gran presencia que es acompañado de un ambiente repetitivo, pero suave. El drone ambiental sostiene la canción que con pocos elementos logra más que varias canciones del disco. Distinto es el caso de Infinite Orbit, la canción más corta del disco, que empieza inmediatamente con una batería rápida y decisiva, sin darse muchas vueltas, pero golpeando fuerte. Los ambiente de guitarra se acumulan y las melodías se enrollan. Cuando llegamos a la parte más potente de la canción, lo hacemos sin una subida de volumen suave ni una explosión catártica. La banda se vale más de los correctos cambios de melodía y de la adición precisa de elementos.

Colors in Space es el penúltimo track del álbum. Éste avanza de forma pausada y no tan forzada como los tracks anteriores, pero repite un poco los errores de melodías agotadas y ritmos que se pierden, que parecen no desarrollarse bien. El final tenso genera una buena transición hacia la última canción, Landing Cliffs, que acumula energía de a poco, gracias a los elementos llenos de reverb y delay. Constantemente hay instrumentos que irrumpen y luego se van. Si bien, la fuerza la lleva la guitarra y el golpe constante de la batería, son los detalles los que hacen que el flujo del tema no se vuelva monótono y poco interesante.

Aunque insisto en que lo mejor que logró Explosions In The Sky en este disco fue gracias a sintetizadores y teclados varios, demuestran que aún pueden sacarle partido a la desgastada guitarra. Es por esos ratos en los que la instrumentación realmente brilla que el disco palidece en gran parte, porque demuestra que la banda aún es capaz de producir algo interesante y con un mínimo de atrevimiento, pero sin embargo, entregan muchas veces un sentimiento de querer mantenerse refugiados en melodías del ayer.

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas