Crítica Cine: Prueba de Amor (2009)

img

Escrito por Fernando Karamazov

The Greatest, es una película norteamericana de 2009 estrenada en Chile bajo el nombre de Prueba de Amor.  Su directora no es muy conocida a decir verdad, sin embargo Shana Feste ha logrado notoriedad gracias a su nominación al Oscar por mejor canción original con su film Country Strong y su más reciente nominación en el festival de Sundance por The Greatest.

La historia trata sobre la familia Brewer, quienes al inicio del film han perdido en un accidente de tránsito a su hijo mayor, Bennett: un joven ejemplar al que todos parecían querer y respetar mucho. Entre algunos flashbacks en la historia vamos descubriendo la inocente relación entre Bennett y Rose, una hermosa joven con quién el muchacho tuvo su iniciación sexual. El asunto es que los Brewer aún no superan la perdida, cuando una tarde Rose llama a su puerta, les cuenta que está embarazada de su hijo muerto y no tiene donde ir. Entonces el padre de familia, Allan (Pierce Brosnan, uno de los James Bond), le permite quedarse en la casa hasta que de a luz y pueda encontrar otro sitio. En la medida que avanza la película los personajes van pasando las distintas etapas del duelo y recorren el camino hasta la sanación, en gran medida reconciliados en torno a la figura de Rose y el niño que espera.

En mi opinión se trata de una película bastante interesante, con una carga emocional potente planteada ya desde el tema que aborda el film. Uno podría esperarse que ésta temática (el duelo) podrían constituir una película algo densa, con un ritmo más bien lento, sin embargo su guionista y directora se las arregla bastante bien transformándola en una película más coral que suma dinamismo y acción a la pantalla: primero está Allan, el padre de familia con su negación en torno a la perdida de su hijo, entonces conoce a Rose y decide apoyarla en todo momento durante su embarazo, llegando a un nivel de complicidad que hasta nos podría hacer sospechar algo más (algunos nos pasamos el rollo). Por su parte Rose (Carey Mulligan) ha escapado de su casa e intenta pedir ayuda a su madre que parece no estar muy preocupada de ella. Grace (Susan Sarandon), la madre de familia de los Brewer, vive culpándose e intenta descubrir hasta el más mínimo detalle de la muerte de su hijo a fin de saber si ella pudo haber hecho algo o no. Más atrás Ryan, el hijo menor de los Brewer, se hace el desentendido con el tema de la perdida de su hermano, hasta que conoce a una chica que finge entender su dolor, sin embargo todo se desmorona cuando Ryan descubre algunas mentiras y entiende que no puede avanzar sin aceptar su realidad.

En general le doy una valoración positiva al film, aunque hay algunos pasajes que dejan en evidencia lo gringo de la realizadora: escenas de besos apasionados en el mar y otras mamonerías vistas hasta el hartazgo en la pantalla. Fuera de eso se trata de una película que busca emocionar más que una gran reflexión en torno a la muerte, y a mi parecer cumple su objetivo ampliamente. Recomendable si usted tiene más de 14 años y busca una alternativa a la avalancha de películas infantiles que hay en cartelera… o si ya vio Harry Potter o cualquier otra que le interesaba.