• tendencia

Piapb: “Yo quiero tener una obra que sea importante para el mundo entero”

IMG_4446

Texto: Matías Baez

Fotos: Valeria Soledad

Pía Prado es una dibujante de cómic chilena cuyo ser entero vive y respira este arte. En su portafolio ya cuenta con extraordinarias obras para distintos públicos y  ha presentado su trabajo en otras latitudes del planeta.  Como una de sus obra más conocidas lleva en el nombre la palabra Café. No podíamos no invitarla a uno para que nos pudiera  conversar sobre su mundo, historia, logros, anécdotas y contarnos en general todo lo que tiene que ver con su gran pasión; crear y narrar historias.

L: ¿Cómo partió la semilla  de la ilustración?

Desde que estaba en el colegio siempre me gustó dibujar. Leía muchos cómics. En mi casa desde chica estaba repleto de Mampato, Superman, Dragon Ball. Tener todo cerca, además mi papá era arquitecto y mi madre diseñadora, entonces siempre el dibujo fue parte de la familia. Por ejemplo, yo le mostraba los dibujos a mis papás y ellos siempre me decían; “esto no se ve bien, arréglalo, hazlo mejor así, etc”. Nunca fue como; “¡Mamá mira mi dibujo!, Oh! Qué lindo hija, dejémoslo en el refri” Entonces por parte de mi familia existía una crítica bien fuerte y a la vez en mi surgía un deseo bien grande por ir mejorando.

Yo durante todo el colegio dibujaba mucho, dedicaba muchas horas a perfeccionar mis dibujos, practicar y leer. En mi último año de colegio, partí con mi primer cómic. De ahí partió el deseo por esto que hago ahora.

L: ¿Cómo fue que teniendo a tus 2 padres de un área similar no te sofocaste de eso?  Como se tiene la imagen de que un niño que crece entre 2 doctores no quiere ser doctor.

Mira, mi papá quería que yo fuera arquitecta. No quería por nada que fuera dibujante. Me hablaba de arquitectura, me enseñaba, me mostraba libros. Pero yo quería dedicarme a la ilustración, aunque él no la viera como un arte. Entonces tampoco lo aprobaba. Por ende, no quería que estudiara ilustración ni que me dedicara al dibujo porque no era una carrera como “de verdad”. Pero yo ya tenía todas las ganas de seguir dibujando.

L: Un alto, tú desde pequeña, hablamos de los 14 aproximadamente, ¿ya tenías en mente ser una dibujante?


Sí, me gustaba, o sea, a esa edad yo decía: “quiero ser artista”. Quería estudiar arte, entonces mi pensamiento era sólo eso: quiero ser artista, dibujante, eso es lo mío. Por ahí iba la cosa. Pero tenía a mis papas que decían; “No estudies eso, porque  te vas a morir de hambre”. Entonces volvíamos al punto de que querían que fuera arquitecta. Digamos que mi deseo de estudiar arte, venia del anhelo de dibujar cómics que son cosas que a mí me maravillaban. Entonces nunca me desencante de eso. Yo quería ser una japonesa mangaka dibujante, una pequeña CLAMP.

     

L: Y en ese tiempo, ¿Cuáles eran tus dibujos? ¿Ya ibas al desarrollo de personajes o el lado del fanart y los monitos de la tele?

Mira yo visitaba muchos sitios de FanFiction originales y por ende, veía a muchas autoras con sus propios personajes que compartían en internet; “Aquí está mi OC, miren mi nuevo OC” y yo al principio era muy esa onda, creaba mis personajes y me entretenía inventándoles historias. En tercero medio empecé a crear el primer comic y bueno, después salí del colegio. El fanart siempre fue algo que hacía entremedio, yo creo que lo mío siempre ha sido hacer personajes propios.

L: Disculpa, pero acabas de mencionar que en el colegio ya trabajas en un cómic ¿Cómo era la recepción de ese comic?

Tenía una pequeña historia que iba mostrando a mis compañeros y recibía comentarios muy típicos. Mis OC los iba mostrando por internet. Pero cuando recién estaba comenzando a incursionar con los comic yo sentía que no lo estaba haciendo muy bien, entonces no tenía esa confianza de subir mis páginas a la web y que lo leyera todo el mundo. Era bien consciente de que quería ser como los japoneses y mi nivel estaba bajo..

L: Desde pequeña con el sueño de ser mangaka…

Si, o sea igual después pasó que empecé a ganar más habilidades y pasó lo contrario. Empecé a sentirme como…. No sé. Esto paso a los 19 años, me tomé un año sabático porque no sabía que estudiar (tenía la presión de mis papas por la arquitectura) entonces pedí el año y comencé a dibujar mis cosas. Esta vez partí una historia que iba publicando en internet (anigmata). La publicaba en español e inglés y mucha gente empezó a leerla, lo que me subió harto el ego y por así decirlo yo me decía;”Estoy lista”, “tráiganme los pasajes”. Entonces sucedió lo contrario, mucha gente te apoya y tu comienzas como a cegarte. Luego de un tiempo, en el que aprendí más cosas acerca de los cómics Yo leía Aenigmata y decía “esto está mal, muy mal”.

L: Pero como, ¿La gente empezó a soltar críticas o venían de ti?

Yo estaba confiada de que estaba bien, después lo imprimí, hice mi primer fanzine. Fui a la animexpo de Santiago (mi primer evento) y se vendió más o menos, pero al tenerlo impreso, pude analizarlo y ahí yo lo leí y me dije “esto no puedo seguirlo porque está muy mal” sentía que toda la obra no era como a mí me gustaría que fuese. Me vino un bajón, me di cuenta que estaba cegada, se me iban las ganas de dibujar y entonces entré a estudiar pedagogía. “Voy a ser profesora, chao dibujo”. Internet tiene algo nocivo que juega con las expectativas de todos. Uno ve el apoyo y dice “oh, soy genial, genial”, pero después te das cuenta que es efímero. Y eso es lo que hace que muchos autores no tengan autocritica. Yo pude ver mi obra y notar que no era tan buena como creía. Te dicen “Está bien” pero tú lo ves y no es tan así, y ese choque puede ser bien malo.

IMG_4431-2

L: ¿Entonces entraste a pedagogía y que pasó con el dibujo?

Me olvidé de el (risas) por un año y medio. Solo dibujaba en la parte de atrás de los cuadernos o en los apuntes, si igual uno no puede dejarlo del todo. Pero yo iba a ser profesora no dibujante. Entonces pasaba a segundo plano.

L: ¿Y qué fue lo que te hizo volver?

Pasó que empecé a hacer un cómic (que no era cómic, eran tiras) que se llamaba piagogía: Eran tiras rápidas, yo no quería dedicarme al dibujo, solo buscaba hacer algo en lo cual expresarme. Se trataba de cómo mi vida (yo soy de Iquique) se desarrollaba en la capital como una provinciana y a la vez estudiar en una universidad como la católica que tiene un contexto bien específico. Volvió a suceder que estas historietas recibieron buena acogida de la gente y muchas personas me decían “hace más, hace más” y con eso, volvió un poco el encanto por querer dibujar y hacer algo que más gente apreciará. Para mí Piagogia era un juego, así que no me lo tomaba muy en serio tampoco.

L: ¿Y dónde ibas subiendo esto? ¿Cómo fue el re encantó con el dibujo?

Tumblr, solo ahí; piagogia.tumblr.com, a pesar de que el nicho en Tumblr es más pequeño que Facebook, tenía unas historias con más de 10 mil likes, y algunas salieron en jaidefinichion(risas). El hecho de que harta gente las encontrará chistosas, y que al mismo tiempo yo disfrutase mucho dibujándolas me hicieron volver a ser constante con el dibujo. Además pasó que empecé a leer muchos libros, desde libros de historia, química, ficción y etc. Entonces eso expandió harto mi mundo, además de vivir sola acá lo que hizo que tuviera hartas cosas que contar.

Pasó que leí un libro en específico (Amor en tiempos de cólera de Márquez), ese libro narra un poco cómo contar una historia de época que narré fielmente como vivir en un contexto específico y personajes que se mueven en ese contexto que es propio de ellos. Y yo quería hacer algo así pero en Sudamérica. Que los personajes se muevan en, Sudamérica, que sea algo mío que pueda contar yo como persona latina. Así fue como nació mi historia más larga.

L: ¿Así nació Café Amargo?

Sí. Año 2013, vacaciones después de mi primer año de pedagogía. Tenía mucho tiempo libre y empecé de a poco a dibujar y ahí dije “voy a volver a hacer un cómic” pero esta vez la voy a hacer bien y  seré constante para que no pierda su calidad. Que la obra sea buena, el producto, lo que quiero contar sea bueno. Más que por los likes, lo haré por mí. Igual nunca hay que olvidar al público que al final son quienes mantienen tu historia. Pero todo mi esfuerzo era para yo sentir que era un buen producto y que las personas puedan notar mi esfuerzo.

L: Háblanos un poco de tu estilo de dibujo ¿Cómo se fue puliendo?

Bueno, pasaba que a mí me gustaba mucho una autora de anime; Katsura Hoshino(D-gray man) y también la autora de Full metal alchemist (Hiromu arawaka), ellas fueron gran parte de mis referentes. Tienen un estilo de anime pero que no es tan anime, como en la caracterización, además siempre me gustó Tin-Tín y me gustaba mucho un ilustrador llamado Leyendecker; Él tiene un estilo muy europeo. Yo siempre veía sus dibujos e intentaba imitarlos. Entonces ellos fueron mis principales referentes en mi época colegial. Más adelante empecé a seguir a Aki Irie que  es la dibujante del manga Ran to Haiiro no Sekai; Que es un manga, del cual si lo ves, creo que se podría notar un parecido con mi estilo. Muy manga con toques de dibujo europeo. Estas 3 autoras japonesas han sido mis inspiraciones más fuertes de las cuales se pueden ver en mi trabajo. De igual forma me gusta mucho trabajar con la realidad, tomar fotos reales como referencias: ver ropa, peinados, poses y todo eso mezclado con los toques de anime

L: ¿Y cómo es tu proceso de trabajo?

Mira para las ilustraciones casi siempre trabajo todo en digital y a veces en acuarelas, después las escaneo y edito en Photoshop.  Ahora  si hablamos de  cómic, por ejemplo Café Amargo al principio los capítulos todos fueron hechos en MangaStudio dibujados en digital con tableta. A partir del tercer capítulo empecé a dibujarlos con plumillas, páginas de manga (traídas de Japón) y las tramas hechas en MangaStudio. El cambió fue primero como proceso de motivación, para “ser mangaka”(risas) , pero también pasó que me demoraba mucho haciendo las páginas con MangaStudio, y para hacer cómic uno tiene que ser rápido y en la búsqueda de procesos entendí que hacer todo a mano es mucho más eficaz, entonces ya 3 años después sigo el procedimiento.

L: Además de Café amargo, tienes otros cómic y una colaboración en un team de chicas dibujantes ¿nos hablarías de tus otros proyectos?

Ya, eh…déjame ordenar una línea de tiempo (risas). Primero fue anigmata, después piagogía, después Café Amargo, luego viene un cómic un poco yaoi; Déjame que te llame, Un romance comedia que podría decir que es mi cómic más popular en “términos de feria”, mucha gente me comenta de él, incluso gente que no es seguidora del yaoi.  Luego viene Estrellas de la Pampa, un cómic de tragedia con un poco de romance, que habla de los obreros de las salitreras de Iquique (la idea me vino después de leer Santa María de las flores negras). Un historia mía sobre cómo me imaginé a las personas en ese contexto histórico. 2 personajes con  ciertas características viviendo como obreros. Entonces con ese cómic también me han pasado muchas cosas. Varias personas que lo han encontrado bueno y una subtrama de boyslove. Los 2 personajes se enamoran pero nada textual, no es explícito, de hecho hasta el final el lector no se entera de eso.

IMG_4434-2

L: Eso es algo muy particular tuyo, tomar contextos nacionales y narrar historias…

Si, o sea yo siento que nunca he leído algo así antes. Lo que me hace sentir bien porque cuando uno crea una historia tiene que pensar también en si va a crear una historia que aporte o solo va a ser “algo más”

L: ¿Crees que eso falta en el ambiente de la ilustración nacional? Mirar un poco lo nuestro y no tanto hacia el extranjero (por ejemplo Japón)

Sé que hay otros cómic (2 más) que hablan también sobre la matanza en la escuela Santa María. Y también sé que  la editorial que sacó a Café Amargo tiene un cómic llamado “EL VIUDO” con una historia que ocurre en Santiago en los años 50. Historias hay, pero no gozan de mucha popularidad ni masividad. Creo que un problema del cómic chileno es que queda entre los propios dibujantes, no se logra expandir el círculo a un consumidor más masivo. Es una pena porque hay que intentar terminar con eso cuanto antes aprovechando que muchos jóvenes leen cómic hoy y sería bueno que cómic nacional llegue a mayor cantidad de gente.

IMG_4474

L: Ahora en términos más generales ¿cómo ves el mundo de la ilustración en Chile?, entendiendo esto de las ferias, la cantidad de ilustradores que están sacando libros y el boom en general que crece en las redes sociales.

Este boom tiene muchas formas de verlo. Por ejemplo, hay ilustradores que, más que la “ilustración” en sí, tienen una idea que contar. Una especie de forma para identificar lo que siente la gente, lo cual esta súper bien. Que la ilustración pueda comunicar y que la gente se sienta identificada con eso me parece perfecto. Lo que se ve reflejado con el apoyo de la gente que está comprando libros de ilustración, va a ferias y llegan a tener su “ilustrador favorito” con toda una buena interacción en las redes. Ahora, yo personalmente no me considero ilustradora, me considero una dibujante de cómic.

L: Pero… ¿¡Cómo¡?, entonces yo ahora estoy entrevistando a Pía…

Dibujante de cómic (risas). Me pasa que a mí personalmente no me llama la ilustración. Ilustrar es como un trabajo, pero hacer cómic es algo que va mucho más allá. Para mí crear una historia y narrarla con el lenguaje del cómic es cuando mi voz interior me dice: “me encanta hacer esto, quiero hacerlo toda la vida”, quiero ser una narradora y contar a través de dibujos. Por ejemplo, ahora que estudio ilustración y ahora que estoy metida en el mundo, entonces ahora puedo hacer la diferencia. Comprendo que para mucha gente pueden ser dos cosas que son lo mismo. De igual forma tengo una pequeña parte de ilustradora.

Lo que pasa es que a veces se pone todo junto y puede ser un poco nocivo, por darte un ejemplo: conozco a algunos ilustradores que dicen “voy a hacer un cómic” y luego de 2 páginas se detienen, se dan cuenta que es algo totalmente distinto. Pasa que la idea general es que hacer cómic es muy similar a ilustrar pero cuando se intenta, se notan todas las diferencias.

Lo que también es muy bueno, porque de esta forma toda la gente que quiere dibujar y  entra a este mundillo se puede dar cuenta que hay muchas cosas a las cuales dedicarse y sentirse identificado.

L: ¿Tú crees que debería haber una diferenciación?

Yo creo que sí, es buena la diferenciación en este contexto. Porque uno debe ser honesto consigo mismo y decirse “yo sirvo para esto, o me va mejor en esto que en esto otro” No todos deberíamos dedicarnos a hacer de todo. Yo pienso que no soy tan buena ilustrando, no me va muy bien con las composiciones en la ilustración. Creo que se me da mejor narrar secuencias algo que me sale muy natural. Mis dibujos creo que se parecen muchos todos. Pero por ejemplo sigo a ilustradores que digo “estos tipos son muy secos”, pero luego veo como hacen páginas de cómic y ahí se nota lo distintos que son estas 2 áreas.  Si a alguien las ilustraciones/composiciones/cantos le salen bien y es lo que le nace, entonces debe dedicarse a eso. Hacer mucho hace que no se pueda perfeccionar todo. Yo pienso que uno debe ser fiel a una cosa (lo que es una visión muy personal) entiendo que algunos puedan decir “esta cabra está diciendo puras leseras” y existan varios dibujantes que puedan hacer muchas cosas, pero de cierta forma igual algunas cosas se pierden en el camino. No se puede resaltar por todo. Igual no hay que ser tan nazi con las diferencia (risas).

L: Pasando a otro tema, cuéntanos un poco Feeling pink; el team femenino, ¿Qué es?, sus orígenes y lo que más te interese.

Feeling pink es una organización que partió con el liderazgo de Victoria Romero, Érika Pino (Ekara), Natalia Valenzuela (Taev), Claudia Riquelme (Frulili), Daniela Thiers y yo. El proyecto consta en 6 dibujantes chilenas que viajarían por países para presentar su trabajo. El primer paso fue en París, La JapanExpo. Teníamos un stand que se divida entre nosotras. En esa feria en particular la experiencia fue increíble. El evento era gigantesco. Aunque había una barrera de idioma, porque los franceses no cachaban ni inglés, entonces nos comunicábamos a dibujitos. La acogida a nuestro trabajo fue increíble. Además yo pude conocer a gente que conocía de internet, entonces estaba súper feliz. Bueno también me pude hacer con una versión de Café Amargo en  Frances, entonces que la gente lo comprará me llenó de orgullo. Después viajamos a Orlando a un AnimeFestival; el evento era pequeño, en la sala de un hotel. Una gran diferencia que había en ese evento era el factor precio. Todos los ilustradores presentes vendían por ejemplo sus print a 8, 15 dólares (nosotras igual) y acá en una expo tu vez que las print no las puedes vender a más de 2.000. Ese evento en general estuvo bien, fue a baja escala, pero de igual forma presentar tu trabajo en estados unidos es algo súper gratificante.

Mira, te tengo que interrumpir, pero sacaste un tema súper bueno. ¿Tú crees que acá en Chile se valora el arte, en términos de precio?

Yo siento que…mira si hablamos de ilustración, yo creo que igual, al ser un trabajo único que no te vas a encontrar en cualquier parte, y que detrás de ese dibujo hay horas de esfuerzo, creo que se paga muy poco. Aunque creo que los comic son algo más subvalorados, porque tú vendes tu libro al precio más bajo posible para atraer lectores. Por darte el ejemplo, aquí en un tomo de Café Amargo yo tengo más de un año de trabajo y lo vendo a 8 mil y hay algunas personas que me dicen “Aaaah, está muy caro” entonces igual da un poco de lata, porque no ven el trabajo que hay de detrás y todas las horas invertidas ya sea un cómic, una ilustración, un fanzine o etc.  También está el tema del iva que sube el valor de los libros y  hace que a los autores les llegue muy poco por cada venta (Generalmente no más del 10%).

¿Cómo fue proceso de que tu comic pasará de la web al formato impreso? ¿Fueron muchas puertas que golpear? ¿Qué tuviste que hacer?

Lo más importante para mí fue ser constante. Tratar de actualizar cada semana en internet, hacer que el público creciese y se interesara por la historia. Después empecé a sacar el fanzine (todo financiado por mi) y venderlo en los eventos. Trate de ir a cada evento que pudiera para dar a conocer mis obras. Y cuando eres constante en eventos hace que la gente empiece a reconocerte, entonces esa persona que no pudo comprarte en un evento, te ve al otro te reconoce, te conversa y puede que ahí sí te compre tus obras. Paso que después de 2 años de trabajo llego un editor a mi mesa con el fanzine y dijo “sabes, me interesa mucho tu historia me gustaría publicarla” yo estaba con los ojitos brillantes escuchándolo. Así fue como luego el fanzine se convirtió en lo que ahora es Café amargo. Entonces resumiendo, yo creo que lo principal es la constancia, esforzarse y querer hacer algo bueno, nunca quedarse con lo que uno tiene, ir queriendo avanzar con cada logro que sale.

Hablemos un poco de Café Amargo y en general. ¿Cómo haces para la creación de personajes?, algo que destaca en ese comic es la gran cantidad de personajes y que todos tengan su personalidad bien definida.

Creo que es gracias a las lecturas, cuando tú lees varios libros o ves series, películas o etcétera, empiezas a empatizar con distintos personajes con diferentes personalidades e historias de vidas. Lo importante de empatizar es que tú puedes ponerte en los pies de ese personaje y pensar “¿qué haría si le pasara eso?”. Y cuando al personaje le pasa algo terrible, puedes entender mejor su esencia. Entonces, cuando te pones en esa situación, te ayuda mucho para comprender y pensar como lo haría el personaje. Todo esto te ayuda para caracterizar gente de manera más profunda. Yo aún soy mala empatizando con las personas, es algo que me queda por pulir. Pero esto me encanta y crear personajes es una parte, darles su historia, características su contexto y todos los detalles que los forman.

¿Porque la fijación con américa? Café Amargo pasa en nuestro continente, en Estrellas de pampa el nombre habla por sí mismo.

Yo creo que las personas cuando escribimos historias podemos hacer un relato más verídico y más potente cuando lo hacemos a través de nuestra experiencia y de lo que conocemos más profundamente. Yo puedo contar de lo que es Chile porque vivo aquí y probablemente si un japonés intenta hacer una historia de Chile no le va a quedar tan bien como a una persona que vive aquí, conoce el contexto e historias. Y yo sé que si estoy aquí, es por una razón y tengo que aprovecharla. Creo que hay muchas historias que merecen  y podrían ser contadas pero no son aprovechadas.

IMG_4469

¿Porque crees que no son aprovechadas?

Porque ocurre que muchos no miran donde están parados, no se dan cuenta que aquí hay una riqueza muy grande, muchas historias que contar. Si yo cuento algo que he vivido podré hacerlo mucho mejor, y las personas que lo lean también podrán conectar con aquello que intento decir.

En tu vida como dibujante ¿Alguna anécdota que compartir?

Una vez me pasó que estaba en un evento con mis comic Piagogia. Que podría decir que es mi obra mas “chistosa”. Entonces se acerca una persona a mi stand a conversarme, ver los comic, charlamos piola y justo cuando se va me dice “ah, yo pensé que eras más entretenida en persona”  y se fue. Me dejó con la cara de “¿ah?”. Me imagino que como él se acercó por Piagogia debió imaginar que era iba a tirar chistes a cada rato o no sé. Menos mal que nunca me dibuje con cuerno de unicornio (risas).

¿De dónde viene la inspiración? ¿Cómo haces para trabajar día a día?

Creo que hay un punto cuando te dedicas a hacer comic, o algo que haces diariamente, no pasa que necesites inspirarte. Lo tomas como un trabajo que tienes que cumplir y de no ser así, en mi caso como que viene la innerpia a retarme o me auto flagelo (risas). No es como que necesite ir a dar una vuelta al parque para inspirarme. Por ejemplo, pongo videos de YouTube y ahí me quedo mientras trabajo. Pero en términos generales no me pasa ni me preocupo de “andar buscando inspiración”. Pasa mucho que me despierto con las ganas de trabajar y paso de 8 a 12hrs trabajando todos los días. Ahora bien, en la actualidad estoy en un proceso súper atareado con trabajos, además le sumo los estudios. Estoy en “adiós vida social”. Por suerte mi pareja hace lo mismo que yo entonces ahí nos entendemos. Pero nosotros estamos en trabajo todo el día, toda la semana de lunes a domingo. Sabemos que esto del mundo de la ilustración y el comic es muy difícil vivir de ello, pero nos estamos esforzando. Tampoco es algo que se siente forzado porque me encanta hacer esto. Por eso con cada logro la satisfacción es inmensa. Más que la inspiración, mi motivación es el deseo a no fracasar. La verdad me da miedo pensar en eso. Porque uno ha sacrificado mucho y que todo el esfuerzo no sea suficiente sería triste. Entonces parar sería una forma de rendirme.

Entonces bajo esa mirada, ¿Qué sería para ti fracasar? Viendo  desde afuera, donde miro tus comic, tus participaciones en feria aunque no deba dar un juicio, creo que eres bastante exitosa.

Muchas gracias, mira siento que igual tengo deseos bien altos. Me encantaría hacer un comic que sea tan bueno que ojala lo pueda leer todo el mundo. Yo quiero tener una obra que sea importante para el mundo entero. Ojalá en algún momento de mi vida  pueda cumplirlo, no importa si es a los 40, 50 o 60 años. Todo el trabajo que hago hoy es por esa meta y allí deposito todas mis expectativas. Entonces el fracaso para mí sería no lograr eso.

Y en la actualidad, ¿Te sientes exitosa?

La verdad es que no, lo que me pasa es que siento que lo que he logrado va de la mano con mi esfuerzo. Pero tampoco es como que mi trabajo sea conocido por muchos chilenos ni goce de tanta popularidad para sentir el éxito. Siento que me apoyan muchas personas y les agradezco  infinitamente porque es gracias al público que uno se va creciendo. Pero aún no estoy en el punto que me gustaría estar. Entonces no me siento exitosa, solo pienso que debo seguir esforzándome más para poder en un futuro vivir de esto y ojala poder cumplir mi sueño.

“Vivir de dibujar cómic”, según tu experiencia ¿se puede, falta? o como quieras explicarlo mejor

En mi caso yo aún no vivo completamente del cómic. Gano un sueldo pero aun no basta para cubrir las necesidades de vivir. Quizás en unos 10 años más recién podré vivir completamente de esto. Por ahora como estilo de vida en Chile creo que es necesario tener “esto” y algo más. Yo creo que uno podría vivir del cómic si uno tiene muchos libros que se vendan bien y se ganan buenos porcentajes, además si  pagarán por dibujar páginas. Pero en chile eso aún no se da. Gente que vive de ilustración, conozco varios. Pero específicamente de hacer cómic día a día no conozco a nadie. Ahí creo que hay un dato importante de la diferenciación (risas).

¿Artistas chilenos que te gusten?

Me gusta harto el dibujo de Gonzalo Martínez. También harto el trabajo de Fruili, mi compañera de stand, siento que todo su trabajo está muy bien compuesto gráficamente y es muy bonito todo lo que hace. Y bueno esto viene de bastante cerca porque es mi pololo y pueden decir que no vale (risas); Pablo Monreal, él también es dibujante de cómic. Sus obras son Cartaprat y Chajnantor, ambas historias tienen un guión increíble, logra crear tensiones y hacer que uno se inmersa en los personajes y en lo que va pasando. Me inspiro mucho en lo que él hace. Yo siento que por el también mi trabajo ha mejorado bastante y se lo agradezco mucho, hemos aprendido mucho el uno del otro.

¿Cuáles son tus proyectos al corto plazo?

Por ahora quiero terminar Café amargo en el tomo 4 o 5. Y luego empezar otro proyecto grande. Una especie de comedia, mezclar elementos de lo que fue piagogia. Tomar un personaje de provincia y moverlo a la capital a estudiar. Hacer el desarrollo del contexto universitario con muchos personajes y las dificultades propias de estar en la juventud estudiando. Ojala a full color. Esa es la idea que tengo en mente para  después de café amargo. Aún no lo presento ni nada. Acabo de entregar la exclusiva (risas).

 IMG_4516

¿Qué le diría Piapb a todos los que quieran acercarse al mundo del dibujo?

Si quieres dedicarte a dibujar, ya sea el comic, ilustración, animación o lo que sea.  Ver si es algo que te nace, algo que te impulsa a hacerlo día a día. No porque sea una moda donde ahora existen muchos dibujantes y en las redes sociales cada día aparecen más. Las personas debemos hacer aquello que nos nace hacer y uno debe ser honesto y saber “esto es lo que me llama, no eso otro porque otras personas lo hacen y creo que puedo hacerlo”. Entonces a la persona que esté leyendo esto: Si te nace hacer cómic, hacer ilustración desde el fondo de tu corazón, dedícate a hacerlo y ponle muchas ganas y toda tu fuerza todos los días a dibujar, a leer a nutrirte y no dejes pasar el tiempo. Ponle ganas y se constante. Porque en esta área cuesta que lleguen los logros y muchos se rinden a medio camino. Si les apasiona esto, háganlo.

¿Hay algo que no te gusta de todo esto?

Mmm, lo que te contaba hace un rato, que uno va a eventos, lleva sus productos y la gente te diga “ah, cómic, que caro” o a veces me ha pasado que adultos toman los libros y dicen; “Ah esto es para cabro chicos” y ni siquiera han visto algo más que la portada. En general que la gente no vea todo el esfuerzo que hay detrás de un “dibujo”. La gente solo se queda con la hoja impresa. Que existan muchos prejuicios ante el mundo del comic:”Esto es para niños, para mujeres, solo para lolos”.

Además de los cómic ¿Qué más hace Pía?

Mmm no sé… Me gusta cocinar. Me gusta mucho cocinar, desde que me hice vegetariana vivo en youtube viendo y practicando platos.  De hecho esto me tiene con muchas ideas para poder hacer algo a futuro con el mundo culinario. También estudio, estoy en la carrera de ilustración y…. no sé qué más (risas), generalmente trabajo todo el día, que es lo que me gusta. Extraño más tiempo para ver series, leer y esos ocios varios, pero por ahora solo me queda aguantar.

¿Qué animes ves? ¿Un top 3 para recomendar?

Pucha, hace mucho tiempo que no veo anime, he visto capítulos sueltos de uno que otro pero nada constante. Hace tiempo vi Nodame contabile y… mira no me puedo acordar de algo más. ¡Ah! Hace muy poco leí HunterxHunter, sé que estoy atrasada, pero nunca le había dedicado tiempo antes y me ha encantado. Cuando había ido al salón del manga en Barcelona habían unas promos de manga y allí  compre algunos tomos de hunter. Estoy super enamorada de la serie. Se nota que Togashi se preocupa mucho del guión, a él le importa contar historias y el dibujo a veces pasa a segundo plano (se nota [risas]) y te pone mucha información en cada página. Lo amo. Así que mi recomendación número 1 (aunque de seguro ya muchos la leyeron o vieron)

-HunterxHunter

-Nodame Cantabile: Que es una de mis favoritas de todos los tiempos. Creo que mis historias tienen mucho de esta forma de narrar que tiene la autora.  Me ha influenciado mucho narrativamente hablando.

KareKano el anime siento que es una historia super potente, no llevo la cuenta de cuantas veces la he visto ya. Creo que pasa ahí algo con representar el amor de una manera distinta lo que resultó en algo super interesante.

Sé que quizás sean muy antiguas, pero la verdad es que estoy un poco al debe con los últimos animes.

Para ir cerrando ¿hay algo que te gustaría agregar?*

Mmm, por ahora no sé, siento que he hablado mucho de muchas cosas (risas).  ¡Ya sé! Vayan a verme a la comicon, a la animexpo. Me gusta mucho que la gente me hable en los stand, interactuar con el público, responder las dudas y todas esas cosas. Aunque muchos son tímidos, me ha pasado varias veces que se acercan me dicen “me gusta mucho tu trabajo y se van corriendo” y como que ni siquiera alcanzó a responder. También estaré en el Asianfestival en julio y la expocomic que será en agosto en el mall florida center.


* Entrevista realizada a principios de junio

Última pregunta: ¿Personaje favorito de café amargo?

Graciela, me encanta ella, es súper bacán. Pensé ¿Cuál podría ser la mamá más bacán? Y la dibuje a ella.

Para ver el trabajo y conocer más sobre ella pueden seguir su redes sociales; FacebookTumblr  

Equipo LOUD.cl

Para más novedades y concursos