• live
  • musica

Comunión enérgica: Public Image Ltd. en Blondie [14/08/16]

PIL EN BLONDIE - FOTO CRISTIAN SOTO LOPEZ-4543

Al salir del metro Unión Latinoamericana, pasado las 19:00 hrs, se veía una fila de tamaño considerable en dirección a la galería donde está ubicada la discoteque Blondie. Cientos de personas se reunían un domingo 14 de agosto para ver el debut de la legendaria banda Public Image Ltd. en Chile, y algunos, ya muy mayores, con ansias de reencontrarse con John Lydon, quien nos visitó el 96 en unos de los tour de re-encuentro de los Sex Pistols. Y es que se veían personas de todas las edades, expectantes por el show que se hacía esperar, pues la banda se demoró un poco probando sonido. Pero que no se diga que la espera no fue recompensada, pues ese día nos veríamos cara a cara con músicos históricos.

A penas se abrieron las puertas, una gran cantidad de personas se acercaron al escenario para poder estar lo más cerca posible. Se sentían las ansias. Se escuchaban gritos y silbidos. La banda había dejado de probar sonido hace poco y estaban haciendo los últimos arreglos. De repente, sube al escenario Bruce Smith, también baterista de la banda de culto del underground neoyorquino The Pop Group, y toca un beat firme, un patrón constante que mete de lleno a la gente en el ambiente. Suben el guitarrista Lu Edmonds, también con una gran trayectoria musical, habiendo tocado junto a The Damned, y Scott Firth, incorporándose al ritmo. Estaba todo listo, la tela tendida, y es entonces cuando se sube John Lydon, enérgico, seguro, potente, entonando Albatross junto al resto del grupo. Una unidad musical tremenda.

Gran parte del repertorio fueron canciones de su última placa, What The World Needs Now, pero eso no significa que clásicos como This Is Not A Love Song¸ donde el público saltó, gritó, y se descontroló totalmente, y Religion, en una increíble y catártica versión de más de 10 minutos, fueran descartados. El baile y la emoción fueron un hecho. El sudor, los saltos y los gritos, el público y la banda, hicieron que todo estuviese envuelto en un ambiente de fiesta ochentero, en un ritual eléctrico. Los músicos eran precisos en su ejecución y el sentido de unidad era claro. Incluso, cuando el público se puso a gritar “Ole!Ole!Ole!Ole! Johny! Johny!”, Lydon cantó también, pero diciendo, uno por uno, los nombres de los demás miembros e incitando al público a que hiciese lo mismo. Quien alguna vez fue conocido como Johny Rotten, no estaba para nada podrido. No quería ser visto como la figura central de la banda, quería que la banda fuese vista como el conjunto de los cuatro, y era exactamente eso lo que transmitía el show.

PIL EN BLONDIE - FOTO CRISTIAN SOTO LOPEZ-4451

No solo tocaban de forma prolija, también se notaba que se estaban divirtiendo. Por eso Johny dijo que hacían esto porque les gustaba y que no necesitaban una industria musical. Hasta ese momento, el público les había entregado una gran retribución. Rise dejó de sonar y la banda se despidió, bajando del escenario entre gritos y aplausos, que rápidamente dieron paso a silbidos y gente pidiendo la vuelta inmediata de la banda. Querían más y sabían que el grupo estaba dispuesto. Seguía el ruido y la tensión en el aire, hasta que volvieron a subir al escenario, nuevamente entre ovaciones. Los artistas se instalaban y Lydon le hablaba al público, cuando de repente una botella de cerveza le llega en la cabeza y le provoca un corte en la frente. Gritos y peleas se desatan en el público, pero el vocalista se limita a gritarle “What a fucking coward!” y empieza con Public Image. Profesional total. Las tensiones se calman, el baile sigue, y PiL cierra con Open Up y Shoom.

Patrones y ritmos con un sabor techno, canciones que ante algunas propuestas actuales siguen siendo desafiantes, y una puesta en escena llena de fuerza. La voz de Lydon, llena de matices y diferentes proyecciones, dejó hace rato sepultado a su viejo yo, que queda como un grito adolescente sonando con eco en el pasado. Aun habiendo personas que no saben comportarse ni respetar a los demás, el grupo se pudo manejar bien con el público y no se fueron con una mala imagen general. A pesar de los detalles, todos estaban contentos. A la salida se escuchaban resonantes los comentarios sobre la reciente experiencia, fanáticos tratando de digerir lo que habían vivenciado recién, agradecidos, excitados, sudorosos. Ahí estuve, entre una masa de gente, entre una multitud que disfrutó de algo que no todos los días se da. Personas volviendo a casa, abrigados por la noche, con los oídos resonantes y con recuerdos imborrables.

PIL EN BLONDIE - FOTO CRISTIAN SOTO LOPEZ-4986PIL EN BLONDIE - FOTO CRISTIAN SOTO LOPEZ-4667

PIL EN BLONDIE - FOTO CRISTIAN SOTO LOPEZ-4509PIL EN BLONDIE - FOTO CRISTIAN SOTO LOPEZ-4139

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas