• cine
  • movie-review

The Leftovers: Las pérdidas son intencionales

original

La serie producida por HBO ha pasado desapercibida debido a otros títulos como lo son Game of Thrones, Vinyl y True Detective, por nombrar algunas. Sin embargo, la creación de Damon Lindelof y Tom Perrotta logró crear algo especial; uno de los conceptos más interesantes que se han visto en la televisión desde Twin Peaks.

En términos generales, The Leftovers se trata sobre la desaparición del 2% de la población mundial de forma repentina, llamado la Ascensión. La serie no se centra en el por qué de este hecho, sino que nos presenta la de los que permanecen en el mundo. Para ser más específicos, en la familia de Kevin Garvey (Justin Theroux).

1leftovers1280jpg-e32ab01280wjpg-14ac1f_1280w

Dar una reseña tan somera de la serie es lo mejor que se puede hacer, es casi imposible sintetizar una trama así debido a lo compleja de su narración. Un día para otro, gente desaparece, sus familiares, amigos y conocidos no saben qué pasó con ellos; nadie en el mundo lo sabe y nadie lo sabrá. Cada capítulo está contando de una forma compleja de digerir.

La primera temporada de The Leftovers goza de una reminiscencia a Lost, el desarrollo de la trama hace que cada capítulo cobre sentido en relación al siguiente. Encontrar un sentido a cada uno de los episodios a través de la carencia de diálogos coherentes o los símbolos cuidadosamente colocados es una tarea difícil, aunque al final, la recompensa es una sensación de paz interna; algo que ningún personaje puede encontrar.

descarga

Analizar la serie en estos momentos en que cuenta con sólo dos temporadas, con una tercera en el futuro es inverosímil. Se reduce a un ejercicio de especulación, ya que cada capítulo entrega la información suficiente para mantenerte pegado a la pantalla. Es necesario destacar que The Leftovers goza de una estética pausada y a ratos, grotesca.

Similar a lo que hizo el director surcoreano, Kim Ki Duk en algunas de sus películas, la pérdida motiva a los personajes. Los pasea por un espectro de emociones, desde la culpa inexistente hasta el fondo de la miseria humana, en aquél aspecto, la serie destaca con un trabajo excepcional tanto de guión como caracterización de cada uno de los protagonistas.

La fotografía de la serie, sobre todo en la primera temporada, es un ejercicio que podría estar a la altura de Tarkovski. Mientras que la banda sonora cuenta con Max Richter, James Blake, Hozier, Ty Segall y muchos más. A ratos, el uso del silencio atrae más la atención que los nombres anteriormente mencionados, hay espacios pequeños que cobran dimensiones gigantescas sólo por el hecho del vacío sonoro, una de las mejores características y es posible que sea la mejor lograda.

The Leftovers es una propuesta arriesgada incluso para un canal que se caracteriza por este tipo de creaciones, es un tiro largo para HBO en que los riesgos de producir tres temporadas probablemente sean más grandes que el nombre de la propia serie. Quizás no llegará a tener el impacto que tuvo la primera temporada de True Detective, eso está en suspenso hasta el final de la serie, lo que sí podemos decir en este momento; es que las desapariciones tienen un valor enorme.

Juan José Vásquez

Cuento la vida en discos, me putean con frecuencia