Iggy-Pop-Post-Pop-Depression
  • album-review
  • musica

Iggy Pop – Post Pop Depression (2016)

Iggy-Pop-Post-Pop-Depression

Los supergrupos están a la orden del día, uno de los pioneros este siglo en aquel ámbito es Joshua Homme. En el caso de Post Pop Depression se cuenta con la aparición de Dean Fertita (QOTSA, The Dead Weather, Eagles of Death Metal), Matt Helders (Arctic Monkeys) e Iggy Pop (The Stooges); una agrupación con todo para ser exitosa hasta que el primer involucrado toma la dirección creativa del proyecto.

Mucho se puede hablar sobre la influencia de Iggy Pop en el ámbito musical, uno de los primeros frontman en crear un espectáculo atractivo a la vista, llegando al límite de lo grotesco para la época de 1970. Sin embargo, musicalmente hablando su voz es un acompañamiento que aporta una mera estética retrógrada. En el caso del disco, la voz de James Newell sufre de esa característica que lo ha acompañado durante toda su carrera; es un accesorio que se une a líneas rítmicas similares.

Josh Homme es un nombre que conlleva actitud, legado y un sonido característico. Es un símil de Jack White, no obstante, el primero ha trabajado con un sinnúmero de artistas de variados géneros logrando unificarlos en su sello personal. Cada disco producido por el californiano suena como si se tratara de Queens of the Stone Age, lo cual habla de su mala capacidad como productor. Uno de los casos más emblemáticos es el cambio musical que tuvo Arctic Monkeys en Humbug (2009), los británicos adoptaron una estética oscura utilizando afinaciones bajas en guitarras y apoyando la línea rítmica de Helders en batería.

Post Pop Depression sufre del síndrome Homme en todo aspecto, consta de nueve canciones que utilizan la misma fórmula. Quiebres constantes de batería, segundas voces en oposición a la voz principal, interludios cargados de juegos a dos guitarras con un tempo constante. La innovación es casi inexistente, fuera de algunos arreglos de cuerdas como es el caso de Paraguay.
A ratos es casi imposible distinguir entre un disco de Queens of the Stone Age, Them Crooked Vultures o algún otro proyecto de Homme. La voz de Iggy Pop logra unir a duras penas con la instrumentalización, como es el caso de In The Lobby, con variados cambios de ritmo y punteos de guitarra, la voz principal pasa a ser un accesorio. Post Pop Depression podría haber sido un disco instrumental y hubiese logrado la misma aceptación por parte de la crítica.

El caso de Gardenia, American Valhalla y Sunday sufren la misma suerte que el resto del disco, pareciese ser una versión extendida de Make It Wit Chu de QOTSA, no plantean nada nuevo, no hay elementos que logren destacar por sobre otros. Repetir las fórmulas cumple con los estándares que Homme ha acostumbrado a la crítica, no logra ir más allá.

Los supergrupos caen en la premisa de la innovación pocas veces cumpliendo con las expectativas que puede generar la reunión de músicos consagrados. Ese es el problema de Post Pop Depression, puede ser la actual vida de Iggy Pop en Miami, puede ser la figura de Homme, puede ser la falta de sustancia, lo único que queda en claro es dejar de asociar nombres a un sello de calidad musical.

Juan José Vásquez

Cuento la vida en discos, me putean con frecuencia