• musica
  • recomendacion

Nunca calladas: Mujeres en la música under alemana

La industria de la música moderna está dominada por hombres angloamericanos, o por lo menos son a los que más se resalta. Billboard, internet y la radio lo confirman. A veces, también tus propias listas de reproducción.

En varios casos, cuando una banda extranjera y no norteamericana/inglesa es destacada, es porque se acerca fácilmente a los paradigmas anglos, además de apoyarse en el idioma, como es el caso de los alemanes Scorpions o los franceses Daft Punk, o más obviamente el de artistas escoceses y australianos (que ya de por si tienen el punto del lenguaje).  Pero detrás de esas luces de neón, siempre hay algo que se oculta, ya sea por obligación o decisión propia.

No vamos a entrar a buscar el porqué de esta dominancia y paradigma, aunque se pueden rastrear causas en la primera y segunda guerra mundial y el efecto que tuvieron en el globo, eso sería para otro texto. Vamos a enfocar ojos y oídos en Europa. Más específicamente, Alemania, por lo culturalmente rico del país en cuanto a música, y en una de las figuras más mundialmente acalladas: la mujer (aunque en este caso sean mujeres blancas).

Después de la segunda guerra mundial, en Alemania se generaron movimientos de vanguardia muy interesantes en la música, la literatura, el cine y las artes en general, estos cruzándose en varias ocasiones, como sucede con la banda Popol Vuh y el director de cine Werner Herzog. En la música, lo que más destaca es un conjunto de bandas que la prensa inglesa llama “krautrock”. Esta música buscaba rechazar la sobre-americanización del país (gracias al Plan Marshall) y hacerse cargo del crudo y frío pasado de sus tierras. Bandas como Can, Neu! y Kraftwerk crearon música fantástica, innovadora e influyente que sigue impactando a personas alrededor del mundo. La experimentación, el avance, los sintetizadores y la industrialidad unen con un fino hilo, que fácilmente se podría romper (por su ambigua asociación), a estas bandas.  Pero ¿dónde están las mujeres?

Renate Knaup es casi la única artista reconocida en el krautrock, la única mujer que siguió con Amon Düll después de su primera etapa, donde se hizo conocida por su voz coral. Discos de Amon Düll II como Phallus Dei y Yeti no serían lo mismo sin la voz de Knaup, y definitivamente no hubiesen tenido el mismo impacto. Con los primeros discos de la banda se entiende el por qué la banda Popol Vuh la querría entre sus filas después, aportando a gran variedad de discos, aunque no a los más conocidos, que son los soundtracks que la banda orquestaba. En el documental Stoic Rythms cuenta su trasfondo, hablando de su padre músico y su inicio en coros, además de hacer referencia a la situación que vivió siendo la única mujer de las bandas.

Además de las chicas que participaron en la primera versión de Amon Düll, hay un gran número de mujeres anónimas que participaron en las sesiones en vivo de improvisación que se generaban en el Zodiak Free Arts Lab, manejado por Conrad Schnitzler y Hans-Joachim Roedelius. Klaus Schulze, de Ash Ra Tempel, fue de los artistas que participaron también del Zodiak, y es aquí donde hacemos una conexión con una de las mujeres olvidadas: Rosi Müller.

Cantante igual que Knaup, Rosi Müller participó de algunas sesiones que Rolf-Ulrich Kaiser (de los sellos Ohr y Kosmische Musik, muy reconocidos entre el krautrock) gestó para Ash Ra Tempel, participando en los discos Join Inn y Starring Rosi (donde también toca el arpa), ambos de 1973. Como consecuencia, también participa del primer lado del Galactic Supermarket de The Cosmic Jokers. Después de lanzar un disco junto a Manuel Göttsching, también de Ash Ra, y Claudia Skoda (de la cual es difícil encontrar algo de información) bajo el nombre Die Dominas, no se sabe más de su paso por la música. Gille Lettmann, esposa de Kaiser, lo ayudó con la difusión en Kosmische Musick y participó activamente del sello, pero ambos terminarían con problemas con las bandas, lo que los llevaría a retirarse y pasar por grandes problemas de dinero.

Después de que la oleada de músicos inspirados y experimentales del krautrock se fuese apagando, transitando hacia otros proyectos, direcciones sonoras o simplemente callando, Alemania no quedó ajena después del 77 a lo que rodeaba el mundo y se preparaba para lo que venía desde el underground a fines de los 70 y ya empezando los 80.

Con una fuerza increíble, en el planeta empieza a sonar el post-punk. Las mujeres empiezan a tener apariciones estelares, como es el caso de Siouxsie Sioux, y Alemania también tendría su carta fuerte, que llegaría a firmar con el sello 4AD: Xmal Deutschland (que en su primera formación, consistiría sólo de mujeres). Así era en el lado brillante, pero por debajo se movía una nueva generación que más tarde sería denominada como la Neue Deutsch Welle, que recalcaría la importancia de cantar en alemán y no utilizar el inglés.

Aunque artistas asociados tendrían algo de fama en el mundo, como el dúo masculino Deutsche Amerikanische Freundschaft (DAF) y la cantante Nena, la verdadera potencia venía desde abajo. Bandas que le sacaban el potencial al sonido de los sintetizadores con oscuras oscilaciones y rítmicas de bajo potente que los asociaba fuertemente con el movimiento del post-punk.

Gudrun Bredemann, mejor conocida como Gudrun Gut, inició su carrera a principio de los 80, pasando por un corto periodo por la reconocida banda industrial Einstürzende Neubauten, para después formar junto a otras mujeres la banda Malaria! y debutando con el disco Emotion en 1982, que sintetiza de muy buena forma tanto al país, como a la época. Después de sacar un par de lanzamientos más, el proyecto se detiene y se dispersa. Gudrun forma Matador y Mutabor! donde toca también Manon Duursma, parte de la formación original de Malaria!, entre otras bandas.

Otra que estuvo por un corto periodo en el inicio de Neubauten fue Beate Bartel, que luego formaría la influyente banda Liaisons Dangereuses, pero que sólo llegaría a sacar un LP (mezclado por Conny Plank, productor que tuvo un gran rol en el krautrock)  y un EP, durando solamente desde 1981 a 1982, a pesar de contar el apoyo de la australiana Anita Lane, ex-The Birthday Party y The Bad Seeds. Beate Bartel luego se toparía con Gudrun en las bandas Mania D y Matador.

Todavía quedan cosas que destacar, como el grupo Grauzone que cuenta con la participación de Angela Schleitzer y Claudine Chirac, que llegaría a lanzar un excelentísimo álbum, uno se pregunta… ¿por qué todas estas artistas quedaron detrás, ocultas entre la niebla? Si bien, se puede decir que hubo artistas del lado “mainstream” de la NDW, como Nena o Nina Hagen que triunfaron, estas palidecen un poco ante la fama que alcanzaron Falco¸Klaus Nomi y Peter Schilling. Entonces ¿cuál es el problema?, ¿Es algo sociocultural? Pues aunque nos centramos en Alemania en este caso, no es el único lugar donde sucede. Se podría quizás tomar en cuenta el fenómeno del cold wave para hacer referencia a esto mismo, que en Francia tuvo y tiene gran presencia femenina, pero que es opacada por la presencia anglo o la presencia simplemente masculina. Es un tema bastante complejo, pero este texto busca al menos esclarecer algunas áreas para poder analizar de mejor forma la situación musical e histórica que ha llevado a la mujer a tener menos participación, incluso en movimientos de vanguardia, contracultura, y también el por qué se desplazan artistas que aceptan su propio idioma como medio. Con la visibilización de éstas artistas ya tenemos una base sobre la cual trabajar, pero queda aún, porque obviamente varios nombres se me han quedado.

Un paso importante es empezar a reconocer estos trabajos, rescatarlos y darles espacio. Que los charts viejos no te mientan nunca, entre el 60 y el 80 hubo mujeres haciendo cosas interesantísimas en Alemania. Es trabajo del oyente agudizar bien el oído y buscar lo que la industria consideró en la época como artistas sin valor por su falta de comercialización o popularidad a nivel mundial. Te aseguro que en estos momentos hay mujeres alemanas en la música trabajando para realizar cosas de gran valor, igual que antes. Tienes internet a tu disposición para descubrir canciones que pronto querrás estar cantando o tocando, sólo debes excavar un poco.

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas