Jesu / Sun Kil Moon – Jesu / Sun Kil Moon (2016)

Jesu / Sun Kil Moon – Jesu / Sun Kil Moon (2016)

118167_original

Mark Kozelek, fundador de Red House Painters y más conocido como Sun Kil Moon, en colaboración con Justin Broadrick, mente detrás del proyecto musical Jesu (además de Godflesh), presentan un disco en colaboración, intentando juntar el estilo folk con el del post-metal y la electrónica, en un relación que llevan cultivando un tiempo, pero que nunca se había concretado de esta forma musical. El disco cuenta, también, con la colaboración de miembros de Low, Slowdive y Modest Mouse, prometiendo bastante en teoría, pero no llegando a mucho en la práctica, tristemente.

El trabajo de Justin tiene una larga historia, y en este disco logra ser estricto y preciso, jamás invasivo y respetando su espacio considerando los límites y lo transgredible en cuanto a las colaboraciones. En tracks como los tres últimos del disco, su trabajo como productor resalta bastante, mostrando lo que puede aportar sónicamente a otros artistas. Aunque quizás al principio pareciese como si no quisiese romper mucho el ambiente de Kozelek, casi de manera tímida, a medida que avanza el disco sus aportes se van poniendo un poco más atrevidos y menos monótonos. Si esto es un efecto deseado por el orden de los tracks o un accidente, no sabemos.

Lamentablemente, a pesar del trabajo de Broadrick, Kozelek se muestra displicente ante su trabajo, con una voz que imita lo peor del lado sureño estadounidense, como una autoparodia que nadie pidió. La vocalización floja y de expresión vaga contrasta con la emoción que intenta mostrar la instrumentación, creando un ambiente musical desagradable. Sumado a todo esto, nos encontramos con las letras tipo relato en las que encontramos frases como “Pitchfork me dio un 6 ese día ¿qué hizo que se demoraran tanto?”, intentando crear un ambiente realista que termina simplemente rallando en lo penoso, también reforzado por la lectura de una carta proveniente de un fan en donde defiende a Kozelek de la crítica.

No pedimos que Mark vuelva a los días de Red House Painters, sólo queremos que recuerde que él tiene la capacidad creativa para llegar a cosas más grande, que simples berrinches de un tipo de 49 años. Ésta imagen no ha sido más que alimentada por él mismo, como en el incidente que hubo con The War On Drugs. Al final, termina pareciendo como si esta colaboración hubiese sido, de alguna manera, forzada.

Por suerte, el disco se puede salvar un poco con el trabajo de los tracks America’s Most Wanted, Exodus y Beautiful You, los tres finales, que conforman un poco menos de la mitad del disco. Justamente, en estos tracks resalta la participación de Alan y Mimi del grupo Low y de Chris Connolly de Desertshore, además de las voces de Isaac de Modest Mouse y Rachel Goswell de Slowdive. Y no, no se trata de simplemente algún tipo de fanservice. Después de tener que tragar tracks como Good Morning My Love, A Song Of Shadows o Fragile (a pesar de la agradecida referencia a Yes), entre otros, estas canciones finales sirven como un aterrizaje a un lado más placentero de las posibilidades sonoras del mundo de Jesu y Sun Kil Moon. El trabajo en conjunto de estos músicos por fin se escucha de una forma más afiatada, sólida y coherente, como lo que tuvo que haber sido desde el principio.

Es difícil no pensar que si este disco se hubiese abordado de una manera distinta, hubiésemos terminado ante un EP bastante decente, con mucho que destacar, pero no basta con soñar y la realidad no llegó a eso. Este, llamemos, “experimento” no llega a ser más que algo olvidable, si realizamos el esfuerzo. No estamos ante el final de la carrera de ninguno de los dos músicos (aunque quizá podamos ponerle varios peros a Mark Kozelek), sólo estamos ante un muy mal paso.