• tendencia

Camila Falcucci: “No hay nada que tenga que ser de una sola forma. Sería fome que todos…

IMG_7681

Fotos por Franco Salazar.

Camila Falcucci es una artista chilena que dibuja, pinta, cose, canta y vive. Se maneja con lo que tiene a su alcance y lo expresa como puede desde dentro. Su trabajo, tanto personal como con su banda Las Olas, es encantador, pero con cierta obscuridad que acerca lo irreal a nuestro mundo. Nos acercamos a ella y la entrevistamos para conocer más sobre su proceso creativo y su mundo interno.

Loud: ¿Qué te atrajo al mundo del arte y qué te impulsa artísticamente?


Camila: Hace como unos ocho años me empezó a llamar la atención. Como que pintaba mi pieza, la chorreaba, me interesé más por vestirme de una forma, con ciertos colores. Entonces, no sabía que estudiar, porque había estudiado pedagogía en música y psicología, y pucha, me dije: ´´¿Qué carreras podrían enseñarme algo que me interesen?´´, y me metí a pedagogía en arte, pero sin saber mucho de técnicas. Como yo no tenía mucha producción artística propia, tenía como inquietudes no más. Ahí fui aprendiendo distintas técnicas que me ayudaron a soltar la mano, por ejemplo, al principio yo entré súper insegura a la U po’, porque no tenía experiencia. Me eché Dibujo I, y ya después, por diferentes cosas externas a la U que me dieron más seguridad, hice los 4 Dibujo en un año ¿Cachai? Y los pasé todos. Yo siento que de tanto tener que dibujar y hacer mucho croquis, ya después mi mano tenía vida propia. Fui desarrollando mi imaginario personal y eso fue bacán. En la U me encontré a mí misma. Tengo la excusa de los ramos para hacer cosas que a mí me gustan.

L: O sea, ¿no partiste con una base, sino que te fuiste desarrollando a través de la universidad?


C: Yo creo que fueron cosas paralelas. Primero, tener seguridad en uno mismo, cosas de autoestima. Tener la seguridad y aparte tener la excusa de tener que hacer cosas para la U. Esas dos razones se mezclaron. El asunto de la seguridad en uno tiene que ver con la experiencia que tiene; las relaciones, aprender a comunicar las cosas propias.

L: ¿Has encontrado una forma de expresar ese tema de la comunicación en el trabajo que haces?

 

C: Sí po’, completamente, porque como te digo, después de tanto trabajar, terminas inevitablemente, comunicando cosas de ti mismo, porque encuentro que cuando algo se hace de forma honesta, es inevitable que uno transmita sus cosas.

L: No siempre es un proceso consciente de “yo voy a transmitir esto”.

 

C: No po’, no. Casi nunca, en realidad, en mi caso. Yo siento que las cosa que hago nunca son parte de un plan en el que digo: “Voy a transmitir esta idea”, sino que lo hago y después me doy cuenta de lo que hay ahí involucrado. De repente, son cosas más de sentimiento, de sensaciones. A veces alguien ve un dibujo mío y dice: “Pero ¿qué es?” y a veces es solamente una sensación. No estoy contando una historia.

L: ¿Te gusta que las personas interpreten tu trabajo?

 

C: Sí, me gusta que las personas puedan interactuar con lo que hago. A mí igual me gusta interactuar con las cosas que veo, que no me digan qué es, porque es como ponerle subtítulos y no me dejan la posibilidad de participar. Aunque si alguna vez quiero transmitir algún mensaje, algo que sea específico, yo creo que voy a hacer mi esfuerzo. Por ejemplo, ahora, con una niña, le estamos haciendo un fanzine a los Niños del Cerro y cada una está dibujando una canción. Yo igual quiero que el dibujo refleje a la canción, mi interpretación de la canción. Ahí una ve cosas más literales, una casa es una casa, son cosas menos dispersas, más definidas. Una vez una persona me dijo que eran fantasmagóricos mis dibujos, porque no sabía que eran.

L: Igual por lo general prefieres las cosas no explícitas.

 

C: Sí po’, yo prefiero eso, pero también disfruto de cosas que puedo entender al tiro. Hay cosas que son realistas, no sólo cosas visuales, sino en diferentes expresiones artísticas, y para mí es bacán que sean realistas. No me limito, no soy dogmática con eso.

IMG_7667

L: ¿Cómo sientes que ha estado evolucionando tu estilo? ¿De qué forma te has estado desarrollando y qué crees que te caracteriza en particular a ti?

C: Mmh… Yo encuentro que el imaginario que he ido construyendo ha crecido con el dibujo como base. Creo que el dibujo es la base de todo, porque es como la impronta directa, es casi como hablar, porque el acto de hacer bocetos ya es eso, es como el primer lenguaje visual que uno puede tener con algo. Por ejemplo, si te quieres diseñar una repisa, lo tienes que dibujar, tienes que hacer el monito. Entonces, ya que he dibujado tanto, he ido creando un imaginario que se ha complejizado en el tiempo. Eso me ha permitido abrir imágenes, en forma y contenido, en diferentes técnicas, ya sea en el bordado, la música, haciendo muñecos, esculturas, lo que sea. Yo creo que la base de todo es fuertemente el dibujo. Eso creo que me caracteriza, ciertos elementos que se van repitiendo, símbolos. De repente me han dicho: “Oh, sí, se nota que es tuyo” porque tiene símbolos o lo han visto repetido en otras cosas.

L: ¿Y te gusta que tenga esa característica tuya?

C: Sí, me gusta, pero también me gusta que vaya mutando, porque es fome hacer siempre lo mismo. Por esa razón trato de experimentar con diferentes cosas, porque o si no me quedo estancada en ciertas imágenes. Me gusta que se vaya transformado, pero es bacán tener cosas propias. Yo creo que todos lo tienen, así que tampoco me siento especial o algo así.

L: ¿De qué forma pasaste de tu planteamiento inicial del dibujo a hacer confecciones, bordados, etc?

C: Por una inquietud de ir buscando nuevas formas. Uno al ir trabajando nuevas técnicas, cambia las formas, como los materiales. Hay cosas específicas que quizás sólo se pueden hacer con esos materiales. Así lo veo yo. Por ejemplo, al hacer una xilografía. Ya el hecho de estar tallando una madera tiene algo específico propio y el resultado gráfico va a ser distinto al de un dibujo hecho con un lápiz. Al menos que tu intención sea que se vea así, porque eso también se puede hacer, pero mi intención al trabajar con otra técnica es que el resultado me entregue algo diferente.

Y bueno, siempre me llamó la atención coser, por eso que te digo de que me gusta cierto tipo de ropa o colores. Además de que las cosas en tres dimensiones son súper interesantes. Cuando era chica me hacía parches o me pintaba poleras. Siempre he estado media relacionada con la tela, con coser, pero hueás muy pencas. Por ejemplo, la mochila que traigo la cosí hace años e igual es muy penca el cosido que le hice, pero ya ahí tenía esa inquietud de hacerlo. Igual no es nada complejo coser. Yo creo que es súper intuitivo.

L: Para ti ¿fue un proceso natural llegar a eso?

C: Sí, natural. Y lo de los muñecos, es porque quería hacer los dibujos que hacía en tres dimensiones, pero después se me olvidó un poco esa idea y me dediqué a hacer unos monos, como arpilleras grandes. Se fue dando como en el momento. Porque igual es imposible hacer algo tan planificado, para mí. Otras personas lo pueden hacer, pero yo no.

L: Entonces, fue una necesidad de pasar lo que ya hacías a otro lenguaje.

C: Claro, sí. En un principio era eso, porque me gustaba trabajar con tela, entonces tomé algunas decisiones. Como quería que fuera un formato grande, entonces puse una tela grande en mi pieza y fue aplicando algunos volúmenes. Eso fue como lo único que sabía y lo demás lo iba a ir improvisando. Ahí mezclé. Algunas partes iban dibujadas y otras pintadas. Cosía a mano o pegaba la tela no más, sin coserla. Ahí fui viendo, pero con el mismo gesto de dibujar, es súper gestual. Una forma visceral como que sale de la guata, explota. Uno en el hacer va descubriendo. Todo lo voy descubriendo haciéndolo. En el dibujo es igual. Me sale no más, de lo que estoy sintiendo. Como improvisado. No surrealista, porque estoy muy consciente, pero es espontáneo.

IMG_7689

L: Pasando a otro tema, ¿Qué artistas contemporáneos te gustan o te parecen interesantes?

C: Me gusta Daniel Johnston, es un gran referente. Yo reivindico su forma de arte, porque mezcla todo de sí mismo, porque su música está muy relacionada con sus dibujos. Todo es él mismo. Tiene una cosa muy bizarra y a la vez infantil. Es bacán esa forma de trabajar igual como si fueses un niño, de forma muy desprejuiciada. Y también visceral, porque todo igual le sale desde el fondo de su dolor, o de su alegría, y lo transmite. Es súper monstruoso, pero genuino a la vez.

Y me gusta… No sé po’, igual sería súper engrupido decir Marcel Duchamp o artistas así, porque igual conozco varios artistas, pero no sé si muchos me tocan el corazón. La otra vez fui a la exposición de Yayoi Kusama y me encantó, la amé, porque también mostraba mucho de sí misma, trabajaba mucho con lo visceral, yo creo que de forma terapéutica. Eso me gustó. Me gusta cuando en las obras se nota que el trabajo del artista es más de adentro que de afuera.

También están algunos amigos a los que admiro mucho y que también relacionan su arte con ellos mismos. Fernanda Gormaz, que es compañera de U y también trabaja con material textil, la Marina Fi que toca en la banda Polen, Quiela Nuc y Raúl Querido, de España, con su proyecto dm639, donde participamos con Las Olas.

L: Y para ti, ¿el arte tiene alguna finalidad?

C: Yo creo que… ¿expresarse? Encontrarse con uno mismo, lo más esencial, y es bacán eso, porque eso nadie te lo puede quitar. El arte es lo único que no está envenenado con todo este mundo horrible en el que estamos. Es como deambular por un lugar que está libre. Permite encontrar formas de vida que estén más acorde con tus necesidades, yo lo siento así. A través de la expresión me puedo escapar de todo lo que no me gusta.

 Cuando uno está dibujando, pintando, haciendo una banda o expresándose artísticamente, eso permite reflexionar sobre los modos de vida que hay hoy en día. Permite pensar de qué forma es la que tú quieres vivir. No sé, yo llego a la conclusión de que quiero dibujar, hacer mis monos. No quiero tener un jefe que no me deje explotar mi creatividad. Eso es algo que he podido conversar con diferentes personas, entonces, me hace pensar… Que no es que todos nos hayamos puesto de acuerdo con eso, es como algo más espiritual. No sé si creo en el alma y todo eso, pero es una necesidad súper esencial, que te permite pensar sobre las formas de vida y sobre cómo uno quiere expresarse.

L: ¿Eso es algo que sólo has encontrado en el arte?

C: Lo he podido encontrar en el arte. También en el amor que siento por los animales, porque eso también puede ser arte. Todas las cosas que uno disfruta y con las que se puede hacer explotar la creatividad, es arte. No sólo artes visuales, también la música, cocinar, la matemática, diferentes cosas.

L: Haciendo una conexión con la banda ¿Relacionas tu trabajo “en solitario” con Las Olas?

C: Sí, pero yo creo que cualquiera de nosotros puede entregar algo de sí mismo a la banda, porque cada uno de los cuatro miembros participamos de forma honesta, sin pretensiones superficiales. La banda recoge varios elementos de cada uno de nosotros.

El otro día nos hicieron una sesión de fotos y teníamos que pensar el concepto de la cuestión,  y lo hicimos en mi pieza. Mi pieza como que tiene muchos colores, muchas hueás, muñecos, y es como entre tierno y bizarro, como Daniel Johnston, pero todos nos vestimos de negro, medio gótico, porque eran como los dos elementos que se pueden ver en la banda. Ese lado bizarro e infantil, un poco tierno, que lo pongo yo, y ese lado como de oscuridad, que lo ponen los chiquillos… O en realidad, las dos cosas conviven en cada uno de nosotros, yo creo.

Lo que yo pongo en la banda es lo que yo soy. Igual he contribuido en el imaginario visual, he hecho dibujos para la banda, pero yo creo que el hecho de que uno esté ahí ya hace que la banda sea diferente.

L: Entonces, en la banda te es difícil decir “aquí estoy yo” porque siempre es un conjunto.

C: Claro, sí. En la banda conviven las cosas que cada uno pone de su parte, porque, como dije, lo hacemos de forma honesta y ponemos un pedazo de nosotros en la banda.

Para el lanzamiento del casette, nos hicimos unos trajes. Cada uno se hizo su traje. Era bacán, eran súper diferentes. El de Javi tenía un holograma, el Moisés se hizo un traje que era como un traje de los que se hacían en el rock progresivo, como una armadura rara, y yo tenía una hueá brillante, con unos alfileres,  cada uno puso de lo suyo.

L: ¿Y eso es algo que volverían a hacer?

C: Sí, ojalá, a mí me encantó la experiencia. Me encantaría, si tuviera tiempo, hacerme más trajes raros. Me gustaría, pero no sé si lo voy a poder lograr. Sobran ideas, pero no hay tiempo.

L: ¿Qué has estado escuchando últimamente?

C: Últimamente, escucho mucho las bandas de mis amigos. Niños del Cerro, Patio Solar, los proyectos que tienen ellos solos, casi pura música chilena. Uno va tanto a las tocatas que se termina haciendo fan de las bandas. Eso me pasa a mí. El sábado tocamos con Planeta No. Igual había escuchado a Planeta No y los encontraba buenos, pero no los escuchaba tanto. Después de la tocata, he escuchado el disco como cinco veces. Me hice fan de la banda.

L: ¿Es esencial la experiencia en vivo?

C: Sí, igual nos han preguntado eso en otras entrevistas, y la respuesta es que cuando hay encuentros de gente disfrutando algo de verdad, porque le gusta de verdad ir a una tocata, hay mucha energía de por medio que se puede liberar. Entonces, encuentro que la gente salta mucho, te entrega energía, y uno entrega mucha energía, es como un flujo que mueve y la gente baila y salta, libera tensiones, eso hace que nuestra forma de hacer música la intencionemos para estimular eso, que la gente baile, se mueva, haciendo música más rápida o más pegada, también.

L: Igual en el EP suenan más pulidos, a diferencia de como son en vivo.

C: Lo que pasa es que igual los vemos como procesos diferentes. Nunca hubo una intención de que el EP fuera una foto de como somos en vivo ¿cachai? Nunca fue esa la intención, sino que fue, más que nada, para tener un registro de las canciones y de ahí ver cómo se mezclaba. No nos molesta que el EP suene distinto a como sonamos en vivo, nos da lo mismo. De hecho, nos gusta. Nos gustó que sonara así, era más fácil entender las letras, e igual uno disfruta de otra manera la música en vivo que en su casa o en la micro. Es diferente.

L: Separan un poco las cosas. Está la estructura formal de las canciones y el cómo las interpretan.

C: Puede ser así, pero también depende mucho de cómo esté el público u otros factores. Va variando. Yo siento que cada tocatas sonamos diferentes, y como te digo, no es parte de un plan, de hecho, casi nunca probamos sonidos (porque casi nunca hay tiempo, también). Es una sorpresa, pero igual lo damos todo, eso es lo único que sabemos. Dependerá del contexto de cada tocata.

IMG_7677

L: Si tuvieras que resumir el trabajo que haces en una frase, ¿cuál sería?

C: Que difícil. Puede ser… mmh… ser yo misma. Es algo súper amplio, involucra muchas cosas. Cuando me hice un página no sabía qué seudónimo usar, así que al final puse mi nombre no más. No me salía pensar en una frase o una palabra. La primera vez que me hice una página, le había puesto “Viento y Marea”, porque eran elementos recurrentes en los dibujos.

L: Volviendo de nuevo a la banda ¿Cómo fue la experiencia de composición y grabación del EP?

C: Son procesos diferentes. Al hacer canciones, nosotros improvisamos caleta. Tratamos de ser súper espontáneos en la forma de hacer música, porque nos gusta eso. Nos gusta que no sea algo tan técnico, tan limpio. Nos gusta que haya harto ruido. De repente si hay acoples, es bacán usar el acople. Todo siempre depende del contexto. Cuando se ensaya se es mucho más libre, no pensamos en el que tenemos que grabar. En cambio, al grabar, uno sabe que tiene que hacerlo bien. El grabar lo hicimos en la casa del Vado (ECSDLQHP), que se fue haciendo amigo de nosotros. Entonces, yo iba a su casa, grababa la voz  y mientras él veía algo, yo me ponía a hacerle diseños a sus pedales o me ponía a dibujar. O cuando iba el Martín a grabar yo me ponía a cocinar. Se daba en un ambiente súper agradable, acogedor. Entonces, la música, la forma en que grabamos, también se ve afectada por eso. De hecho, por eso le pusimos “Canciones Para Mis Amigxs”, porque fue grabado en un contexto de amistad y eso nos influenció. También por eso nos demoramos caleta en sacar el EP. Comenzamos a grabar en mayo o julio del año pasado y lo sacamos ahora en marzo, y ni siquiera son tantas canciones, pero fue porque no había presión, no era como un trabajo. No era como dque le pagamos a alguien caleta de plata para que lo hiciera en cierto tiempo. Se dio de forma relajada, en tranquilidad, amistad y con paciencia. Y eso, fue bacán.

 L: ¿Y cómo enfrentas el tema de las letras?

C: Hay letras que las hago yo y otras que las hace el Martín, pero no es que seamos los encargados. Las que hago yo siempre tienen que ver con cosas súper introspectivas, que también se asocia con el imaginario visual que tengo. Las cosas que puedan evocar las letras tienen que ver con lo que yo he ido construyendo. Igual, el hecho de que sea a través de otro medio hace que sea distinto, porque el lenguaje de palabras es diferente al lenguaje gráfico.

L: Hace poco habías empezado a impartir un taller. Cuéntame un poco sobre eso.

C: Dos veces me han ofrecido si quería hacer un taller. Una niña que trabaja en Talleres Lumen me preguntó si me motivaba a hacer un taller, y ahora la tienda donde trabaja una amiga vendiendo ropa quiere hacer talleres y me dijo que podía participar y yo dije que no, porque nunca había hecho uno. Pero después pensé: “Pucha, igual podría hacerlo”, porque sería bacán que otras personas hicieran muñecos y yo ayudarles a hacerlos. Entonces, publiqué en Facebook algo como: “Chiquillos, ¿qué creen que sería mejor, un taller de ilustración o uno de muñecos? “ Y todos dijeron muñecos, ahí, hace como una semana y media, A una amiga que hace talleres la invité para que participara gratis, para que me ayudara, aconsejara y ella me prestó su taller para hacerlo. Fue bacán, al tiro se llenaron los cupos.

La primera clase estuvo buena, pero igual  habían detalles que yo no me había craneado, como la parte de hacer el molde del mono, porque es diferente trabajar sola. Uno no anda diciendo: “Ya, ahora estás haciendo esto, ahora estás haciendo esto otro”, sino que, como trabajo de forma muy intuitiva, de repente hay cortes que los hago al ojo. Corto la cabeza y la corto sin hacer un molde, pero eso no lo puedo enseñar, porque es la forma que tiene cada uno de trabajar, entonces tuve que pensar en una forma en la que todos pudieran seguir ciertos pasos. Hay algunos pasos que me salto y los tuve que improvisar ahora, pero no se salió de control, al final se me ocurría cómo hacerlo. Igual es bastante simple. Yo le decía a los chiquillos al principio que lo importante de este taller no era la técnica, porque coser también es algo muy intuitivo, algo que uno puede descubrir solo, sin que nadie te lo enseñe. Lo que es más complejo es desarrollar un concepto. Crear un personaje, soltarse, pero tampoco es tan difícil. Solo hay que desbloquearse y lo logras. Con pequeños elementos, se transforma en algo muy propio, si se hace de forma sincera

Y fue bacán, como que todos entendieron ese concepto de que no hay una sola forma de hacer las cosas, entonces podían hacer lo que a ellos se les ocurriera. Un niño está haciendo una cuestión muy rara, que es como un cuerpo chico con una cabeza gigante, pero geométrica, de gato. La hueá es muy rara, pero va a quedar bacán.

L: ¿Buscas transmitirle algo especial a los que se metieron al taller?

 

C: Tal vez inspirarlos a que se atrevan a hacer cosas con sus manos. Pero tampoco tanto, porque igual es latero decirle a la gente qué hacer. Como decir: “Ustedes tienen que lograr esto” o decirles cómo tienen que vivir sus vidas o crear.

L: No es un “tienes que hacer esto” sino un “puedes llegar a hacer esto”.

C: Claro. Abrir las posibilidades, pero con sencillez, porque encuentro que en el arte es esencial enfrentarse con sencillez a lo que uno va a hacer. Porque no es una hueá de que alguno no más pueden, porque son especiales y tienen un don. Cualquier lo puede hacer, porque es algo muy sencillo. Expresar. Expresar algo. Es eso. Facilitarle la posibilidad de que se puedan expresar en un muñeco.

L: ¿Tienes pensado para el futuro? Ya sea con la banda, talleres, etc.


C: Sí. Me gustaría seguir haciendo talleres. Este taller se me ocurrió porque tengo muchas ganas de hacerlo varias veces, de ir perfeccionándolo. También porque hacer talleres igual es una fuente de ingresos. Yo estoy estudiando pedagogía en arte, entonces igual de repente en los colegios es como penca la situación. El contexto de la mayoría es penca. En los colegios a los profes de arte les pagan súper poco, te dan pocas horas. Entonces, a mí me sirve como una fuente de ingresos haciendo algo que me gusta. Ese plan tengo, de trabajar harto con el formato taller. Y con la banda…lo mismo en realidad. Si uno puede vivir de eso, bacán, porque ahí no tendríamos jefes y haríamos lo que nos gusta. Igual es como utópico, pero igual me gustaría intentarlo.

IMG_7658

L: Tú has participado en varias ferias ¿Cómo ha sido esa experiencia?

C: Empecé como el año pasado, como en la mitad. Ha sido bacán el recibimiento de la gente, siento que igual me ha ido bien. Me gusta harto, porque siento que hay que compartir las cosas y no me siento para nada competitiva, así que  disfruto caleta estando ahí, viendo a los demás expositores, que la gente conozca mi trabajo. De repente me preguntan cómo hice algo y yo se los digo, porque hay gente que no comparte la hueá, como: “Ay, yo inventé esto, así que no te digo”. La paso bien, además que así igual tengo plata para mis cosas. Ahora me quiero comprar un computador con la plata de la feria. Como que igual me sirve para tener plata, y uno la necesita para vivir. Así que igual me sirve como una fuente de ingresos, pero no lo he convertido en un trabajo, porque no tengo metas como de que sí o sí tengo que hacer plata en la hueá. No. Todavía no lo siento como un trabajo. Así que bacán, quiero seguir haciéndolo. O vender en la calle, vender en el peda, ponerme con una mesita y hacerlo así siempre.

L: ¿Te gusta relacionarte con la gente a través del arte?

C: Sí, he conocido a mucha gente. El hecho de que me estés entrevistando es bacán igual, porque significa que a ti igual te interesan estas cosas. He conocido a harta gente bacán por la banda o por los dibujos. Por ejemplo, el Vado, el que nos grabó, nos habló cuando llevábamos súper pocos meses tocando, como dos o tres, y el me habló porque le habían gustado mis dibujos. Como que había cachado mis dibujos por Facebook y me agregó y me habló. Como cachó que yo tenía una banda, se la mostré, le gustó y nos grabó. Como que nos hicimos amigos porque nos conectamos a través de los dibujos, pero eso después fue secundario, como que compartir gustos de expresiones artísticas hace que uno se haga amigo de la gente con la cual uno comparte ideas respecto a formas de vida, y eso es bacán. De repente siento que no tenemos un estilo en común con bandas amigas, pero lo que nos une son nuestras ideas. Eso es lo bacán, conocer a gente que tiene ideas parecidas a uno.

L: Prefieres hacer una conexión con bandas no a través del sonido, sino del trasfondo de cada una.

C: Sí, eso es. Nunca es casualidad. Hay cosas que nos mueven hacia un lado y todos estamos ahí. Cuando uno dice que el mundo es chico, no es así realmente, lo que pasa es que nos amontonamos porque tenemos ideas en común.

L: ¿A ti te gustaría que eso se expandiera de alguna forma?

C: No sé. Es que no sé si la forma que tenemos nosotros es la forma más correcta de ver la vida, y quién soy yo para decir que todo el mundo tiene que pensar como nosotros, pero me gusta que vayamos siendo más y más personas, porque eso igual es reflejo de que se van fortaleciendo los lazos y hay cosas que se contagian, y encuentro que son ideas sanas. No sé. No sé qué decir de eso (risas) No sé si quiero que se expanda o no, pero si se da, bacán.

L: Si llega alguien, que sea de forma natural.


C: Sí po’, sería fome que la hueá fuera moda y todos quisiéramos ser iguales. No. Creo que se tiene que dar de forma natural y me gusta que las cosas sean honestas. No es que uno quiera tener un millón de amigos, sino que de verdad hay cosas que te unen.

L: Al final, no es que estés haciendo propaganda de una forma de ver las cosas.


C: No po’. Es verdad que uno puede transmitir cosas, o sentimientos que pueden ser más generacionales, a través de la música y que se puede compartir, disfrutar y puede inspirar a hacer algo. Hay algo que se mueve.

Yo voy a ser profe y a veces me pregunto si le tengo que decir a los niños como tienen que vivir sus vidas o cómo tienen que pensar. Encuentro que sería penca de mi parte hacer eso, decirles: “Ustedes tienen que hacer esto porque es la forma correcta”. Tienen que descubrirlos solos. Entonces, lo que uno tiene que estimular es que sus mentes se mueven para que ellos descubran. Sembrar la curiosidad. Igual yo creo que uno inevitablemente va a “tensar hacia un lado”, como que no sean hueones (risas).
Nosotros tenemos una canción que dice “No existe nada, hazlo todo tú mismo”, porque en realidad no hay nada que tenga que ser de una sola forma y sería fome que todos hiciéramos lo mismo y que fuera todo igual. Uno tiene que inventar la forma (de hacer las cosas). Es súper necesario, yo creo, reflexionar sobre cómo uno quiere vivir la vida. Qué es lo que uno de verdad quiere hacer. Ese pensamiento que se mueve, que reflexiona, es lo que hay que estimular y uno lo puede hacer a través del arte, a través de cualquier cosa.

L: Como extra ¿Te gusta el cine? ¿Cuáles son tus películas favoritas?

C: Sí, sí. A ver… Me gustan todas las de Almodóvar. Bueno, no he visto todas, pero sí la mayoría. Es súper realista, pero estimulante. Es súper simple, pero te transmite muchas cosas que te pueden inspirar. Me encanta, es sencillo y es honesto. Me gustan las de Ghibli, que son muy lindas. Muy inspiradoras. Pero también me gustan las cosas chistosas. Yo necesito reírme. Esa también es una hueá que yo he reflexionado de las formas de vida (risas), que no hay que tomarse las cosas tan en serio. Hay que tener humor. Es súper esencial, porque ninguna hueá es tan terrible, yo encuentro, hay que tener humor. Cuando una habla las cosas muy en serio, se vuelve como una actuación. No sé cómo explicarlo. Tener humor te ayuda a ser humilde.

L: No es como “soy artista, soy serio”.

C: No, ni cagando. Yo creo que hay que tener humor. Almodóvar igual tiene como eso, cosas chistosas, absurdas. Veo caleta de series chistosas, gringas. Como Modern Family. Si estoy estresada no voy a ver una película compleja, me pongo a ver Modern Family aunque me esté repitiendo los capítulos, pero eso ya es algo más personal. Quizá porque necesito esa “terapia chistosa” para estar más tranquila.

No sé si será porque soy más vieja, tengo 28, pero siento que uno con el tiempo va construyendo herramientas que te ayudan a estar bien. En mi caso. Algunas personas que conozco también lo han hecho así, quizá a algunas personas les da lo mismo estar bien y pueden estar pal pico toda la vida, pero yo quiero estar bien. Yo quiero que me vaya bien en la vida y los trucos que he ido aprendiendo son para estar bien. Por ejemplo, yo sé que trasnochar todos los días me va a desestabilizar, entonces no lo hago. Consumiendo drogas yo me siento mal, entonces no lo hago. Como que conozco mis límites y me he ido quitando los tapujos que me hacen mal y me pongo tapujos que me hacen bien.

L: ¿Algún mensaje para cerrar? ¿Algo que quieras añadir?

C: Agradecer por querer entrevistarme, nunca me habían entrevistado a mí. Encuentro que sirvió para poder reflejar mis ideas. Gracias.

Recuerda visitar su página de Facebook y su Tumblr para ver su trabajo.

IMG_7652

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas