Gesu no kiwami Otome, “La incorrecta banda más popular de Japón hoy en día”

Gesu no kiwami Otome, “La incorrecta banda más popular de Japón hoy en día”

????????????????????????????????????

Escrito por Eduardo Ávila León

 

Puede resultar extraño escuchar una banda que pueda llegar a experimentar varios estilos en una sola canción y que, además, suena bien. Incluso, a nuestros queridos japoneses les puede parecer extraño (agregando que el nombre de la banda sea chocante y  poco convencional para ellos) que exista un grupo que mezcla rock, pop, jazz, hip hop, clásico, progresivo y math-rock; todo eso con un poco más.

Cuando una banda se define a sí misma como “hip-hop/progresivo” y escuchas Gesu no kiwami Otome por primera vez, la cabeza tiende a trabajar un poco más de la cuenta buscando una explicación; con hip-hop uno piensa en Wu-tang Clan,  Dr. Dre o Jurassic Five y, por otra parte, con progresivo se me viene inmediatamente a la cabeza Dream Theater, King Crimson o Porcupine Tree. Sin embargo, no suenan a ninguno de estos grupos y a medida que ya llevas unas cuantas canciones reproducidas vas visualizando de qué se trata.

[Lo que yo creo, es que esa autodefinición es una vil talla para confundir a un crédulo entrevistador.]

gesunokiwamiotome_a11

Gesu no Kiwami Otome hace canciones pegajosas que no encajan con la audiencia japonesa”. Estas son las palabras de Enon Kawatani, vocalista y guitarrista de la banda.

«Uno se puede hacer de por qué dice eso, y  es porque, aparentemente, lo que la lleva hoy en día en Japón son grupos como LadyBaby; grupo “hardcore” de 2 chicas japonesas más LadyBeard, el luchador profesional australiano barbudo más kawaii del planeta.

Ya veo el día en que los matinales nacionales gocen con el morbo de mostrarle esto a nuestros conservadores e incautos televidentes.»

Kawatani, quien además es el frontman de la banda Indigo la end, tiene un estilo muy peculiar para ejecutar ritmos en la guitarra. Sus riff son muy acertados, pero de momento en las intros y solos las notas saltan, se deslizan rápidamente  y juegan con los acordes de los otros instrumentos; la combinación con su tono de voz alto y sus falsetes  hace que todo se vuelva muy pegadizo y claramente, esa es la intención, como bien menciona.

Masao Wada (Indigo la End, Aomune) o “Kyūjitsu Kachō”, como se hace llamar, es encargado de llevar en el bajo un ritmo con presencia funk y técnica progresiva. Este instrumento tiene la facultad de ordenar y entregar las directrices de la melodía, acá “Kachō” tiene la habilidad de ordenar y desordenar con él de manera completamente libre y auténtica, pero siempre llevando la línea de la canción.

Chan Mari (Crimson) ejecuta un piano armonioso, con tonadas alegres y equilibradas, recurriendo también a los sintetizadores, entregando ritmos cálidos y siendo un poco loca. Aparentemente, su personalidad, como puede verse en algunos videos, es así, reflejando todo en su instrumento. Puede pasar por todos los estilos, pero sin perder la esencia de lo clásico.

Por último, se encuentra Hona Ikoka, baterista como pocas en cuanto a carisma, actitud y técnica quien fue parte del dúo guitarra/batería Microcosm.

ogogog

En cuanto a mi opinión (y como baterista aficionado y “baterista de aire” profesional), Ikoka lleva el ritmo del grupo a otro nivel, entregando una marca distintiva, dinámica, con energía y delicadeza según la canción que lo requiera, (Dejó en claro que toda esta aparente subjetividad y fanatismo de cartón va más allá de una búsqueda incesante de su persona en google images), ella es la fuerza que realza cada melodía de la banda y la convierte en algo fuera de lo común dentro del surtido musical casi interminable que nos puede ofrecer Japón.

Con todos estos ingredientes se crea un complemento perfecto para una banda que lo tiene todo, musicalmente hablando.

Hasta ahora, la banda tiene 2 álbumes major, el primero Miryoku ga Sugoi yo, lanzado en octubre del 2014 que fue disco de oro en Japón y Ryōseibai, el cual está con un aroma fresco, publicado el 13 de enero de este año, convirtiéndose ya en el número 1 de ventas en el chart Oricon. Ambos álbumes están producidos bajo el sello UnBORDE, una sub-discográfica más alternativa de Warner Music Japan que también tiene bajo su alero a bandas como Capsule, tofubeats, Rip Slyme, Passepied y, una de las favoritas de Loud, Kyary Pamyu Pamyu.

Gesu No Kiwami Otome es una banda de esas que tu notas que lo pasan bien tocando, donde todos son protagonistas, todos los instrumentos se comunican y ninguno queda oculto detrás de otro. Los integrantes se complementan, se ríen (de hecho, Kawatani quería ser comediante y el nombre de la banda es prácticamente un “chiste”), juegan, experimentan y con la experiencia adquirida por cada uno en sus respectivas bandas, todo lo que hagan como resultado es un producto maduro, de calidad y controlado pero sobretodo fresco, enérgico, ‘fino y elegante.’

Finalmente, respecto al nombre, es un tema aparte, porque significa entrar en un vórtice gramatical entre el japonés, su cosmovisión y las traducciones en inglés que la gente intenta hacer en internet y que, normalmente a través de éstas, se hace el nexo al español.

Gesu No Kiwami Otome estaba escrito en un bolso que traía Chan Mari durante un ensayo, a los chicos les pareció muy gracioso ocuparlo con nombre para la banda, sobretodo porque llamaría la atención y “molestaría a la gente” o por lo menos, desencajaría la obsecuencia tradicionalista de los japoneses.

En general, se traduce horriblemente como “La chica (o sirvienta) en lo alto de la indecencia”, pero eso es demasiado literal para la visión de mundo del japonés entre las interpretación de los kanjis que varía según su contexto. Algunos le insertan un elemento más radical donde pasa a ser “Height of cocksucker maiden” (en inglés para que pase piola, zii), pero sigue siendo literal. Sin embargo, lo más acertado sería algo como “Super bitchy girl” o “Super bitch”, lo cual al final realmente resulta ser un nombre pegajoso, divertido para una banda y políticamente incorrecto para el público nipón y totalmente entendible como frase para llevar en un bolso si (no)quieres estar a la moda.

Después de todo un nombre raro siempre crea popularidad y es divertido escucharlo en un escenario para cientos de personas. Imagínense en el Festival de Viña y el Rafa Araneda presentando a un grupo de cumbia-pachanga que se llame “Vacila tu Peo”. Puro Furor.