12829488_1087419664633607_1065349004377411375_o
  • noticias

Meridiano de Zürich, Bauda y La Bestia De Gevaudán en Matucana 100

Con lluvia y todo, había que encaminarse esta noche hacia Matucana 100, porque la jornada que Perfil B había preparado prometía bastante. Ideal para cerrar un día de buena manera, a eso de las 22:00 hrs. el interior de Matucana iba a ser sacudido.

Meridiano De Zürich, la banda que abría el show, lleva desde el 2012 en el circuito como una de las bandas de post-rock nacionales con más movimiento, llegando a tocar con una gran variedad de grupos. Empezaron la noche tranquilamente, con una instrumentación llena de matices, pasando por volúmenes altos y bajos, todo característico del género. Las sutiles adiciones de Diego con su sintetizador le aportaban una densidad suave al espectro sonoro completo de Meridiano, haciendo que sonara todo más coherente. Además del material que han lanzado junto a TuneLess Records, presentaron canciones de lo que será su próximo disco, algunas con un acercamiento ligado al post-metal de un desarrollo muy interesante, de un efecto maximizado gracias a las proyecciones que la banda había preparado como parte del show. A pesar de que hubiese sido agradable cierta continuidad entre las canciones, con pequeños arreglos en el set, la banda cerró con dos canciones muy potentes, dejando a todos con una agradable sensación en los oídos.

Con la difícil tarea de continuar con la velada después de la manera en que había quedado el ambiente, Bauda se instalaba para mostrar su versión de un metal alternativo con toques ambientales que César Márquez ha estado desarrollando desde el 2006. La agrupación supo demostrar su conocimiento de los instrumentos, de los matices, los ritmos y los cambios en los tiempos de las canciones, pero eso no hizo más que resaltar un cojeo en cuanto a la composición. La interpretación de los músicos era precisa, pero las canciones en sí no eran muy atrayentes, excepto quizá en ciertas canciones netamente instrumentales. Su metal influenciado por el rock alternativo se sentía algo fuera de tiempo, sin mucha cabida, a mi gusto, en la actualidad musical, pero no negaré que Bauda hizo lo que tenía que hacer en cuanto a ejecución.


Aunque no siempre sea una labor agradable, cerrar la noche le correspondía a La Bestia De Gevaudan, y si algo me había enseñado la experiencia de haberlos visto en varias ocasiones es que siempre cierran con broche de oro, desbordando energía desde el escenario. El dúo formado por Alonso y Diego trabaja unos sonidos bastante bien producidos y pensados, con melodías que se mezclan y conversan, de una manera densa. El trabajo de composición de la banda llega a otro nivel ya parados ante la gente, donde su set fluye y tintinea en los oídos del público, como una marejada, que engaña con falsos momentos de calma para arremeter con una furia continua. Gracias a la incorporación de un bajista para sus presentaciones, se siente algo más de vida y dinámica en sus shows, aunque aún no se siente por completo esa unidad anterior, que claramente está siendo trabajado por su parte. Sin saber si la tocata fue corta o larga, La Bestia De Gevaudan cerró de una forma potente y altamente ensordecedora, como siempre, y eso se agradece.

Es bueno ver que plataformas como Perfil B apuestan al desarrollo de instancias como ésta, y que Matucana 100 se abra tanto a tocatas para músicos que no están en lo alto del estrato de la industria musical. Con una asistencia decente, Ecos: La Vigilia, acabó siendo un éxito y el terminar llegando tarde un día de semana para después tener que levantarse temprano para ir al instituto, la universidad  o al trabajo no es más que un pequeño detalle ante las memorias que quedaron grabadas ese día. La tocata no fue una revolución, y nadie estaba pidiendo que lo fuese, pero es un ladrillo más a la consolidación de músicas consideradas por las masas como “alternativas”, un ladrillo más por la visibilidad de estos artistas en más y diferentes espacios.

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas