GTY_Justin_Bieber_hb_160323_12x5_1600
  • musica
  • recomendacion

La estrategia llamada Justin Bieber: Cómo convertir a tus haters en fans

GTY_Justin_Bieber_hb_160323_12x5_1600

Si esperas que este texto te logré refutar todo lo que has pensado del Canadiense en vida, mejor no sigas leyendo. A pesar de que Justin haya crecido o esté en voga por su cambio de sonido, sus manos no han hecho el esfuerzo para cambiarlo. Su transición de pequeño a adulto necesitó un cambió, que fue asesorado e implementado por un par de productores que estaban conscientes de su temor más grande: no crecer con su público. Si señores, el secreto de pegarte “Sorry” fue toda una estrategia ideada y alimentada por señales anteriores que el intérprete de “Baby” debía hacer para poder llegar al estado Purpose.

En estos momentos, nos vamos a dar el tiempo de desmenuzar sus cambios en 5 elementos.

La transición niño a adolescente

Something-never-change-justin-bieber-33447008-488-398

A varios artistas manufacturados les sucedió esto. Selena Gómez, Miley Cyrus, Ariana Grande, Nick Jonas y Zayn fueron ideados para ser ídolos de la infancia y congregar a hijos compulsivos, por tener y saber todo sobre ellos. Los creadores de estos artistas tenían claro que desde la familia se nace “ser consumidor”, por tanto, son los padres quienes alimentan esta fantasía y marcan la rentabilidad en base a la adoración de falsos ídolos. ¿Pero qué sucede cuando tus tótems crecen? ¿o cuándo tu público define su propia identidad? En muchos casos, aflora una especie de confusión o cuestionamiento del propio artista frente a sus actos, liberando todo ese sentimiento que tenían reprimido. Y claro, es natural tenerlo si fuiste manejado por alguien de atrás toda la vida. En el caso de Justin Bieber, ya sabemos, fue su idiotización y el afán querer lucirse frente al mundo, aclarando que ya no era la fantasía de actitud correctiva y ejemplar. Cada estupidez era sin escrúpulos y desmedida, advirtiéndote que ya no era un cabro chico.

Su cambio drástico también pasó por su carrera discográfica, que la sufrió desde su primer disco “My World” al “Believe” donde ya se hacía ver con un semblante más sexy, un aura más rebelde y un tono más adulto en sus canciones. Si sus declaraciones en un principio era más de un falseto amigable, dulce y soñador, en esta nueva ocasión, su labia era más suspiradora, tentadora y urbana, cambiando sus colaboraciones con Ludacris y Usher, por las de Chance The Rapper, Chris Brown, Nicki Minaj y Tyga.

“El asunto ya no era invitar a la chica al baile a tomar malteadas, sino, que derechamente ir conquistarla y ver después que hacemos”

¿Cómo crecer con tu público?

Biebs

La música de Bieber seguía viéndose forzada, y claramente se percibía a un artista que buscaba una apariencia cada vez más ruda, que ojalá le lograra cultivar un sharm similar al de los raperos que quería imitar. No es novedad que el r&B y el rap son lo más escuchado en Estados Unidos, y por sobre todo, no se contaba en esa época que el nuevos artistas invadiera su género matriz. El mercado se estaba tornando más variado y se empezaba a dejar querer con artistas de la talla de Drake, Tyler, The Creator, Kendrick Lamar, Lorde, Kid Cudi, The Weeknd, Lana del Rey y Frank Ocean, que transversalizaban un público homógeneamente más adolescente y un prisma distinto de cómo abordar la música. Aunque no queramos, todos los mencionados vinieron a salvar el panorama comercial, déjando nueva libertad para crear y jugar con nuevos códigos que el under ya estaba dando hace tiempo. Y más encima saltó el EDM, el show pirotécnico de los milennials que revolucionó el la nueva alma de la electrónica, simulando un nuevo espíritu de raves entre los niñitos normcores.

Su desaparición explicó dos cosas y tuvo una consecuencia letal en su carrera: Justin debía renovarse. Un silencio indefinido le serviría para encontrar un emblema que pudiese hablar por el mismo, y además, adaptarse a los cambios. Nadie querría escucharlo cantar Baby toda la vida, sobre todo, si contaba con un público que crecía y ya comenzaba a avergonzarse de hacer las cosas que hacían cuando pendejos. ¿y qué podría hacer? Por suerte no le llegó una colaboración con Tiesto, sino una mano de parte de Diplo y Skrillex, quienes ya llevaban casi más de 10 años experimentando en el camino hacia el presente.

Lo de Diplo y Skrillex no fue fortuito

720x405-Skrillex-Diplo-Hi-Res-Photo-Credit-Willy-T

En el caso de Diplo, fue un visionario, que se resistió a dejar la cosecha del dembow y el dub, a pesar que en el 2005 las fichas iban hacia la new rave de Kavinsky, Justice y Boys Noize. La insistencia por marcar la influencia de Lee Perry, DJ Playero o Shaggy, lo llevó a marcar hitos con M.I.A., sucesos con Major Lazer y escuela con sus vinculaciones al mommbahton, el trap y la música dance. Diplo fue siempre con su latencia, dejando claro que en algún momento de su vida, el marcaría el paso musical.

Con el señor Sonny Moore fue algo diferente, sin restarle mérito. De pasar a cantar en From First To Last, a ser el rey Midas del género revolución del momento, Skrillex sospechó que su carrera meteórica iba a acabarse lentamente. Sus intentos a sonar como Burial en aquel fallido EP; o derechamente a incluir trap en sus sets, hablaba de un productor que buscaba ser más identidad que ser un fin. Y es aquí donde ambas carreras se unen.

Para que vean que estos dos ya tenían todo premeditado, su primer paso fue ir a Corea del Sur a producir artistas, experimentando sus nuevas posibilidades con GD, TOP y CL. Como se sabe que en ese país son fans de la música negra, ambas cabezas no la tuvieron díficil y comenzaron a darle nuevos controles a canciones como “Knock, Knock”, Dr. Pepper, Dirty Vibe y GO, las cuales te dan las pistas sobre el inicio de Jack Ü.

Pero su junta necesitaba un pez más gordo y que se viera necesitado, y es ahí cuando entra Justin Bieber al juego. Ambos productores no podían vivir pidiéndole favores eternos a Ellie Goulding, Mo, AlunaFrancis o Maluca.

 Where are You Now?

where

El factor necesario que dejó muchas cosas firmes y terminó con todas sospechas. El sónido chill trap con aires de dembow de Jack Ü definió el camino del Canadiense a tomar. La fusión del falseto juguetón de Bieber y ese bpm tan slow de percusiones y sónidos de viento, llevaron a ambos al éxito. Gracias a esto, Skrillex y Diplo pueden ir pensando en conquistar el mundo, y Justin en ir al siguientel nivel. Y es aquí donde hablaremos de Purpose.

Purpose: El Justin Bieber que dió vuelta a sus haters

HxR4Ei

Muchos percibimos el efecto “What Do You Mean?” en los muros de facebook de nuestros amigos y conocidos, que odiaban a Justin Bieber, y que derechamente, afloró en ellos el espíritu de sacarse el placer culpable. Con frases como “nunca pensé que se me iba a pegar una canción de él” o “el medio cambio que se pegó”, las sacadas excusas comenzaron a darle la razón a lo que planetabamos en un principio: Bieber necesitaba crecer con el público. Ya cuando salió Sorry, todo se descontroló.

No era sorpresa para quienes venían siguiendo a Skrillex y Diplo o la carrera de productor de Blood Diamond, encontrarse con el juego sútil del dembow y el trap arrojados desde Lean On. Poner a Popcaan, Farruko o J Balvin en el mismo carril, no parecía nada descabellado.

Purpose supuso las intenciones de un artista sincero a lo que hacía, potenciado con feats de Travis Scott, Skrillex, Nas, Big Sean y Halsey. Además de todo un background artístico que reunía una visión creativa en formato historia, ejerciendo al musical como fuerza, colgado hacia un conductor anímico que iba desde la templanza hasta la alegría. Purpose resultaba la declaración de intenciones de Justin hacia la libertad musical y su rendención. La lectura musical del álbum es una disculpa pública a todas sus tonteras, dando por sentado que “su nuevo yo” haría el bien. ¿Lo habrá cumplido? A su historia musical le dió credibilidad…pero no ha logrado tapar sus actos de la vida diaria

Cristian Poblete

I'm Danny Brown and Ryan Gosling. Primer Hokage en pueblo ruidoso