• tendencia

Cohete Lunar: No necesitas depender de una marca y tener que poner publicidad entre medio

Cohete Lunar es un proyecto que lleva ya dos años generando espacios para una gran cantidad de artistas, todo a punta de pasión y apoyo mutuo. Quisimos entrevistarlos para conocer más sobre sus inicios y sobre su futuro, además para mostrar al público el esfuerzo que hay detrás y las posibilidades creativas que abarca la feria.

IMG_0008

Fotos por Matias Moreno.

Loud: ¿Con qué intenciones parte Cohete Lunar y de qué forma?

Sofía: Bueno, lo partí yo con una compañera de universidad, más que nada porque las ferias de hoy en día o los espacios donde mostrar el trabajo de artistas emergentes, ilustradores, diseñadores está muy cerrado, como que cuesta entrar al circuito si no eres conocido o no tienes amigos dentro de esto, así que como no podíamos entrar a ninguno, decidimos hacer uno nuestro, y así parte la idea y la primera feria que hicimos.

L: ¿Cuándo fue esto?

S: Hace unos años, en enero del 2013. En el Plan Sofá.

Tomás: Salió mejor de lo esperado.

S: Sí, llegó harta gente, más de la que esperábamos, y también postularon varios ilustradores por lo mismo, porque no tenían otros espacios donde mostrar su trabajo.

L: ¿Tomaban en cuenta al seleccionar la falta de espacio de los postulantes?

T: Estuvo la consideración de renovar un poco la cosa, o sea, siempre se esperó que no fueran los mismos de siempre, que no estuvieran los que ya están super consolidados en el circuito de las ferias porque… qué lata. O sea, hacer una feria porque pasa esa situación y volver a caer en eso no tiene sentido, entonces se consideró.

S: Y nos salió súper bien. Consideramos gente más famosilla dentro del ámbito, que igual traen público, y también es como 50 y 50. Gente nueva que nunca ha ido a ferias. A veces les damos consejos, los tratamos de ayudar. Y por otro lado, está la gente que ya tiene experiencia, e igual en el ámbito de la feria son súper buena onda. Todos se ayudan un  poco a superarse y mejorarse.

T: Claro, nunca se dan color porque, no sé, los sentaron al lado de un loco que es está en su primera feria. Porque puede pasar, que alguien se crea rockstar y quiera sentarse al lado de alguien que esté “a su nivel”, pero eso no pasa porque se genera un buen ambiente en las ferias mismas. No sé si lo hacemos nosotros o todo el mundo es así siempre.

S: Igual es parte de la feria. Nos fijamos en que la gente sea buena onda, que no se armen pelambres, cahuines o mala onda entre los expositores. Y si pasa algo, que tratemos de arreglarlo ahí mismo, para que siempre queden en buena.

L: ¿Ha pasado alguna vez algo así?

S: Tuvimos una situación muy pequeña, en la segunda feria. Igual partimos esto por un tema de que en otros eventos pasa mucho que el ego lleva a despreciar a los que están partiendo o creerse mucho el cuento, y la verdad nosotros siempre andamos diciendo que hay que ser humildes con ciertas cosas, o sea, no porque alguien esté en su primera feria y esté al lado tuyo va a ser mejor o peor que tú. Depende también de lo que le guste a la gente o de qué punto de vista ven su trabajo. Tampoco nosotros somos alguien para andar diciendo quién es mejor o peor, simplemente vemos el trabajo. Gran parte de la selección también la hacemos pensando en gente nueva, que tal vez no tiene la experiencia o tanta técnica, pero dando la oportunidad, en un par de ferias llegan y son más conocidos y han mejorado caleta en poco tiempo.

T: Y la ilustración tiene eso de al igual que la música, uno no necesariamente tiene que ser el tipo más técnico del mundo y saber anatomía perfecta. Hay muchos ilustradores que son profesionales, que trabajan en revistas, diarios, que tiran tres monos a palitos, los pintan encima y queda bacán. Entonces, pasa que alguien llega y raya algo y uno piensa que no es nada, pero todo depende del sentido que el artista le da. Uno puede decir “esta cuestión es cualquier cosa”, pero en verdad es súper, súper bueno, porque el tipo comunica excelete más que dibujar bien.

IMG_0002

L: Haciendo un balance general de todas las ferias ¿Cómo han salido? ¿Han tenido la respuesta que han esperado?

T: Yo siento que hemos tenido más respuesta de lo esperado.

S: Sí, la verdad es que con cada evento que hacemos nos vamos sorprendiendo un poco más, por el tema del público que va llegando, la calidad de los artistas. Ya para la tercera feria tuvimos problemas de selección porque llegaba mucha gente con mucho talento y al final no sabíamos a quién dejar, por un tema de que todos eran tan buenos que nos quedaba chico el espacio, faltaban stands. Quedaba gente afuera, y no porque fuera mala, sino por un tema de espacio. Al final, terminamos rotando a la gente, por lo mismo.

T: Por nosotros, que se metan todos a la feria y sacar a un par de locos porque, no sé, son mala onda o tienen una parada que no nos gusta, como de creerse la raja.

S: La última feria tuvimos que hacerla dos días seguidos y aun así se nos hizo pequeño el espacio para toda la gente que postuló. A veces es un caos, porque revisar 300 postulaciones es caótico para dos personas igual… (risas).

L: ¿Qué han aprendido haciendo estas ferias? ¿Qué han logrado con el tiempo?

T: Una de las cosas con las que más me he quedado es que a veces uno piensa “Ah, ¿qué voy a andar haciendo yo un evento/festival con bandas, etc?”, pero en algunos casos es cosa de hacerlo no más. Suena como súper soñador, pero finalmente se dijo: “Vamos a hacer nuestra propia feria, que le dé oportunidad a estas personas, se va hacer de tal forma” y si (esto va a sonar como de película) se hace con amor, sale.

S: Siempre hay que poner mucho esfuerzo por detrás. A veces la gente ve que cree que somos mucho por andar haciendo ferias. Hay gente que nos ha preguntado si somos un colectivo y no, somos dos personas.

T: Somos dos personas haciendo una feria, y se puede. No necesitas depender de una marca, de que te aporten cosas y tener que poner publicidad entre medio. No es necesario. Uno puede hacer las cosas. Tal vez no ganes tanta plata, pero sale bonito y eso es lo que vale al final.

S: Yo creo que es parte de nuestra feria. Le ponemos mucho cariño, mucho tiempo, sufrimiento. Está lo de mantener lo que dice Tomás, pero también está el esfuerzo de tener que ser super ordenado con las cosas. Entre nos (risas) yo soy la que lleva los presupuestos, los Excel, las postulaciones y todo eso. Hay un esfuerzo por detrás, porque se hace aparte del estudio y el trabajo. Hay que darse el tiempo de llegar en la noche a responder todos los mails a tiempo, y eso la gente igual lo nota. Como que se nota la preocupación de estar siempre ahí, contestar las dudas, resolver los problemas que haya el día del evento. Es algo que nos han dicho mucho. Somos muy preocupados en ese aspecto. De que todos sean felices.

T: Hemos llegado a ir a comprar aspirinas y toallas higiénicas. Esa es la cosa, no dárselas de organizador tipo “Yo me voy a sentar aquí, la cosa ya está hecha, que mis súbditos trabajen”. Sería raro para mí organizar algo y no mover yo los amplificadores, no mover yo las mesas. Como que para mí parte del tema es estar corriendo de un lado a otro, preocuparse de que todo salga bien.

S: Porque, al fin y al cabo, nos preocupamos de que los 100 expositores (por ejemplo) que tenemos a cargo estén felices el día del evento, a veces andamos de un lado a otro corriendo, pero vale la pena porque después se van todos contentos, no se va nadie con la cara larga o si tuvieron algún problema saben que hicimos todo lo posible para solucionar todo.

Hemos aprendido muchas cosas, partiendo por los expositores, como qué les gusta, o qué no les gusta, cosas de organización que antes nos llevaban mucho tiempo, como manejar los datos de otra manera, organizarlos de mejor manera en Excel.

T: Un tiempo teníamos un Dropbox que manejamos los dos. Poníamos fotos de los expositores que nos gustaban, pero finalmente no funcionaba porque no se actualizaba bien o teníamos códigos distintos.

S: O también en tema de bandas y música. Las primeras ferias igual tuvimos ciertos temas de sonido, mucho ruido, los expositores no podían hablar bien.

T: Todos esos temas técnicos. Cuando partimos la feria yo no podía manejar una mesa de sonido y ahora, de repente, tengo que hacer sonido yo, de repente tengo que poner los micrófonos, todo eso lo terminamos manejando porque tenemos que hacerlo todo entre nosotros.

S: Por otro lado, también aprendimos conociendo a expositores que conocen muchas técnicas o cosas que nunca nos hubiésemos imaginado. Igual yo que, entre comillas, ilustro, o me gusta eso, he aprendido harto de amigos que he hecho en la feria y también, lo más importante, es que he hecho muchos amigos muy buena onda que no hubiese conocido sin la feria.

T: A veces nos retan por “poner a las mismas personas”. En la feria pasada criticaron que un expositor siempre está, que lo ponemos siempre, y la cosa es que el tipo para esa feria llego tipo 8, 9 y nos estuvo ayudando a barrer, movió las mesas con nosotros, y él lo hizo porque naturalmente se genera una relación. Hay como una “familia Cohete Lunar”, que no necesariamente son los mejores ilustradores o no necesariamente son los tipos más populares, pero son personas que entienden lo que hacemos, la movida que buscamos generar.

S: Es un apoyo para nosotros tenerlos ese día ahí más que tenerlos para que vendan sus cosas. Ellos saben que yendo nos ayudan, porque, pucha, somos dos personas y a veces a la gente igual le sorprende eso, que hagamos “ferias tan grandes” (según ellos), que suenen las bandas a la hora, que igual es complejo, y no lo podríamos lograr sin la ayuda de esa gente.

L: ¿Con qué personas que puedan destacar les ha gustado trabajar?

S: Yo tengo que mencionar al tiro al señor Pepe Reyes. Es un amor de persona y un gran ilustrador y diseñador. Yo, por mi parte, lo admiro mucho. Siempre nos ha dado un apoyo moral y emocional súper fuerte, siempre ha sido muy cariñoso, ha estado en todas las ferias.

También está Marcelo, de Chirita, que se metió a nuestro círculo como en la segunda feria. Ahí, nos ayudó harto, porque el Tomás no estaba, y él, con otros chiquillos, se encargó del tema de las bandas. Siempre se ha preocupado de llegar antes, ayudarnos a barrer, a poner banderines y mover equipos, si es necesario. También ha participado con su banda, porque además de ser ilustrador, es músico.

T: Es bonito eso, y no es el único. Hay gente que nos ayuda a bajar silla desde los otros pisos. Los de Uki Uki, que una vez llegaron temprano y nos ayudaron harto. La Nata y el Jorge, que son amigos que conocimos ahí, y hace uno o dos meses fuimos a la playa con ellos, porque de feria en feria se fue generando una relación que se transformó en amistad.

S: Los chiquillos de las bandas igual ayudan caleta.

T: Organizando el tema de las bandas, me he acercado harto a ellos. Nos hemos agarrado cariño porque intento preocuparme siempre de que estén bien, de darles bebida, que empiecen a la hora, y no sé, por ejemplo, los Amarga, para la vez pasada, llegaron un poco tarde y terminaron abrazándome porque yo me estresaba por el tema del horario. Tocaron un poco menos porque fueron conscientes de que llegaron tarde y todo eso. Súper humildes. Nunca nos ha tocado una banda que haga atado por horarios, como que todas entienden que todo es autogestionado por nosotros, súper familiar, con base en la amistad.

Eso es bonito, finalmente, porque hacemos una feria súper “tierna”, pero tiene un montón de cosas que yo asocio al punk, y cosas que me gustan, como el hazlo tú mismo.

S: Es como un punky tierno con ositos.

T: Punkawaii… (risas). Son unos principios que para mí son súper interesantes, y poder aplicarlo de una forma que no sea, no sé, andar con chaqueta de cuero, mohicano y andar con zapatillas rotas, finalmente demuestra que es transversal. Se le puede aplicar a todo en la vida.

IMG_00s01

L: ¿Qué tienen preparadas para las ferias del futuro y en qué esperan avanzar?

S: Por ahora estamos organizando una para mayo, el 14, el 8vo Festival Cohete Lunar. Va a ser muy familiar, con convocatoria abierta para todos los expositores que quieran participar.

Todo esto con la universidad, y lo que estamos haciendo ahora es estar postulando a fondos concursables, por el tema de que igual en un tiempo queremos tener nuestro propio lugar. Sabemos que en algún momento vamos a tener que egresar de nuestra universidad y no podemos depender de ella. Queremos agrandarnos y hacer cosas aparte de ferias, como talleres o cosas más culturales.

T: Eso es un tema igual importante para nosotros. Generalmente hacemos talleres a bajo precio. También prestamos el espacio para que la gente haga los suyos propios, porque al final, es importante para nosotros, más que ganar plata y todo el cuento, difundir un poco la ilustración como medio de expresión.

S: Aparte de darle la oportunidad a la gente de mostrar su trabajo y hacer talleres, también por otro lado, tenemos esta idea de mostrarle a las personas que no conocen este mundo de diseño e ilustración, que se acerque más, por eso nuestras actividades son gratuitas. Invitamos a veces a gente que no es tan conocida, o están derechamente fuera de cierto círculo, o invitamos a gente mayor, por lo mismo, para que conozcan un poco más este mundo.

T: Y también mostrar un poco la variedad. Hemos tenido lencería dentro de la feria, porque también es diseño (de vestuario) y mucha gente no asocia estas cosas. Uno dice “diseño” y le dicen: “Ah, hacer monitos” y claro, tenemos gente que hace “monitos”, pero también tenemos gente que hace maceteros, que también es diseño, lencería, juguetes (aguante La Secta de Joe) y uno llega a pensar que “todo” es diseño.

S: En resumen, queremos ampliarnos, tener nuestro propio local para hacer con más libertad nuestras actividades y varias más, hacer más cosas culturales. Tenemos mucho este concepto de reactivación de barrios, aunque eso es muy a futuro, porque las casas son caras. Así que, chicos, vayan a las ferias y compren muchos números de rifa, por favor (risas).

L: Y por esto que dicen de que “todo es diseño”, nace la necesidad de juntar cosas que van más allá de la ilustración, como las bandas, los talleres, como el de pedales que hicieron ¿No?

S: En algún minuto, replanteamos el concepto de “feria” por lo mismo. Ahora sería como un festival cultural. Tenemos bandas, tenemos distintos expositores, que no son solo ilustradores, tenemos talleres, hemos hecho charlas, también hacemos exposiciones, ha llegado gente de otros países aportando a la convocatoria ilustrada. Llega mucha gente de región también. Nos llama la atención que por allá no hay muchos espacios así.

T: A los de regiones les damos un montón de facilidades, porque para nosotros es súper bonito esto de tener la cultura descentralizada. Como decíamos, no dejarlo en el tema de “Yo y tres amigos más hacemos una feria donde participamos todos y todos dibujamos igual”. O sea, tenemos un loco que dibuja anatomía realista y al lado tenemos un tipo que hace un par de manchas, le pone ojitos y hace un cómic. Esos dos valen, para nosotros, exactamente lo mismo, porque son formas distintas de expresar no más. Un tipo puede decir mucho haciendo anatomía perfecta o puede decir lo mismo con un circulito. Entonces, es bacán la variación cultural que puede haber. Sería bacán tener un show de bailarines en la feria. Algo que nos importa, a los dos, es ojalá abarcar todo el espectro cultural.

S: O sea, a la hora de hacer la selección de expositores, lloramos, sufrimos, gritamos, nos golpeamos, por lo mismo, porque también parte importante es tener variedad, y si hay dos expositores que tienen un trabajo similar, los ponemos en extremos opuestos de la feria, para que no se sienta repetido.

T: Uno pelea consigo mismo, también, porque, no sé, por mi lado que todos hagan cosas un poco más “obscuras” y que no sea tan tipo ilustración infantil o kawaii (ella tiene más ese lado). Entonces, uno tiene que encontrarle el valor en cosas que uno no se fija a la primera. Si uno escucha a los Backstreet Boys y se cree true metalero entonces va y dice “Son malos”, pero haciendo esta feria, uno aprende a distanciarse un poco de sus gustos.

L: ¿Y a tolerar más cosas?

S: No es tolerar necesariamente, si no apreciar otras cosas que a ti no te llaman la atención. Con la feria nos ha pasado eso, que hemos aprendido de muchas técnicas y otros estilos, que talvez antes ni siquiera conocíamos y ahora vemos el trabajo de un punto muy objetivo, como “Oye, igual es bueno”. Tal vez a mí no me llame tanto la atención, pero está bueno el trabajo ¿cachai?

L: Aprendieron la diferencia entre me gusta/no me gusta y bueno/malo.

T: Es muy distinto, hay mucha gente que cree que van  de la mano, pero no.

L: Pasando a otra cosa ¿Qué artistas de acá, en general, recomendarían?

T: Amarga Marga, Niños Del Cerro…las bandas del sello Piloto. Planeta No, Icor, Me Llamo Sebastián (que nos gustaría tener en la feria), My Light Shines For You (donde toca la Mai, gran ilustradora), Paracaidistas, Tortuganónima.

S: Pasa mucho que chicos o chicas de bandas también son ilustradores.

L: ¿Cómo quiénes?

S: La Camila Falcucci de las Olas, la Mai, Marcelo de Delatores.

T: Todas las bandas que arman fanzines, como los de My Light, que también tienen un sello.

S: Además, a La Secta de Joe. Yo los admiro mucho, al Bastián y al Koala. Son súper trabajólicos  y dedicados a lo que hacen. Partieron en nuestra primera feria vendiendo stickers y ahora venden juguetes hechos totalmente por ellos. Les ha ido súper bien, y nos gusta ver eso igual, que amigos o gente que va a la feria crezca, y uno los ve crecer y hacer cosas nuevas, que tal vez no se ven tanto en Chile, al menos en mayor producción.

T: Fue por eso un poco que empezamos la feria, también. Queríamos que la gente llegase a hacer cosas más allá de solo stickers, por ejemplo, o los típicos fanzines y tres dibujos. Parte de nuestra filosofía es ayudar a expandir las herramientas de los ilustradores que participan, por eso también nacen los talleres. Sentamos a expositores juntos cuando creemos que se pueden influenciar. Es bonito ver cómo feria a feria van mejorando, por participar en distintas ferias o hablar con personas y retroalimentarse. Es bacán ver la evolución de todo el círculo que se arma en la feria. Con las bandas igual pasa un poco.

S: También ha pasado que hemos traído artistas más conocidos, como Mauricio Herrera y su polola Gnomo, y su stand pasa lleno todo el día. Y lo que nos sorprendía era la humildad que tenía. Se daba el tiempo de enseñarle a la gente y responder sus dudas.

T: Literalmente se pasaron haciendo clases particulares a cada persona que le preguntaba algo.

S: En un evento futuro los invitamos a hacer un taller por lo mismo, y por otro lado, algunos expositores más jóvenes se emocionaban por su participación en la feria.

T: Bueno, también con Gabriel Garbo. Mucha gente muy emocionada, y él, un bacán. Nos tiró toda las tallas del mundo. Shumeikers también, nos regaló cosas, fue súper humilde, donó cosas para la rifa que hicimos, fue con sus hijos.

S: También los chicos de Le Dorian.

T: La pasamos muy bien con ellos, son muy chistosos y muy bacanes.

S: Siempre intentamos de invitar por lo menos un artista “connotado” para que la gente comparta con ellos. Siempre nos ha pasado que tienen muy buena onda, muy buena llegada y que no tienen esta parada de “rockstar con ego”. Se integran súper bien en la feria, y uno también aprende de ellos.

L: ¿E internacional?

 

T: Bloody Mary fue la última internacional. Mary Moon, que es venezolana. Es una bacán, ha participado en varias ferias. La última vez participó con sus papás, que también son unos bacanes. Ella es como el símbolo número uno de andar haciendo cosas diferentes.

S: Tuvimos a GabiCoco, que ahora está viviendo en Argentina.
T: Le está yendo súper bien. Ha mejorado su técnica un montón. También tenemos harta gente de regiones, que claro, no son internacionales, pero es necesario destacar.
S: Como Biolafabiola, que fue un amor.

L: ¿A quiénes les gustaría tener en la feria?

S: Por mi parte, de los ilustradores nacionales, voy a decir puros clichés, pero pucha, la Cata Bu. Una vez la invitamos a hacer una charla, pero lamentablemente su manager le había agendado el mismo día una firma de libros. Pero ella era muy buena onda, casi la tuvimos en la feria.

T: Gay Gigante, también, sería bacán trabajar con el. En verdad, estamos súper abiertos a que todos los ilustradores a los que les ha ido bien vengan a la feria. Sería bacán tener a la Frannerd también, pero no vive en Chile. También hemos tratado de ver si alguna banda argentina viene, pero no soy muy de bandas argentinas.

Por mí, que no exista esa hueá de “este ilustrador es más bacán, ésta banda es más bacán”-

S: Claro, los traeríamos solamente porque nos gustan.

T: Ojalá que haya gente y bandas bacanes que se nos acerquen, que nos respondan mensajes y cosas así. Hemos intentado contactar a Aspasia, pero no nos ha respondido.

L: ¿Han tenido experiencias negativas en la feria?

S: Sí…o sea, hemos tenido problemas con el clima, con expositores de carácter medio duro, aunque al final del día siempre nos terminamos volviendo muy nanai. El mayor problema que hemos tenido, que fue como un caos, fue una vez que hicimos una feria navideña y justo ese día, en diciembre, llovió. Yo atiné a esconderme debajo de una mesa mientras el Tommy arreglaba todo.
T: Tuve que mover un montón de mesas a distintos lugares e improvisar el espacio. Pero finalmente, ninguno de los expositores se hizo problemas, entendían que era un factor ajeno a nosotros.

S: Ese ha sido el mayor problema, la verdad, porque en lo otro somos súper organizados. En la última feria, el único problema que tuvimos fue, además del sol, fue que tuvimos que conseguir un sonidistas a las 3 de la mañana.

T: El otro sonidistas nos dijo: “Oye, estoy en la playa”. Le habíamos dicho con mucha anticipación, entonces se le fue. Y nada, Benja Blanch es el mejor, porque el tipo llegó sin ningún problema, nos prestó batería, amplificación. Estuvo los dos días, sonó increíble, dio todo el apoyo y ayudó a desarmar después.

S: Nuestros mayores problemas, en general, son por el clima.

T: Cosas imprevisibles, más que nada. Como una vez que la chica que era dueña del local llegó una hora tarde porque, creo, se había quedado dormida. Tuvimos que armar todo apurado, y los expositores pudieron entender eso.

S: Siempre ven la preocupación que hay detrás, así que no nos hacen atados. Nos han contado que en otras ferias llegan y no hay nada armado, y ven a los organizadores sentados. A nosotros siempre nos ven estresados, sudando, llorando y entienden (risas).

L: ¿Cuál es la imagen que esperan que la gente que asiste tenga de la feria?

T: Yo creo que lo que más espero es que no nos vean como una empresa, como una productora que hace eventos gigantescos y gana un montón de plata y las marcas se le tiran encima. De repente así nos ven y nos mandan mensajes como “Señores de Cohete Lunar…” y tenemos una parada muy distinta a eso.

S: Por mi parte, lo que espero que la gente vea al ir a las ferias, es un ambiente súper amigable, muy familiar. Van muchas familias, con niños. Eso se demuestra en la misma feria. En la última feria se nos acercó un tipo preguntando si podía fumar, porque nadie estaba fumando. A ese nivel.

T: Varias personas preguntaron.

S: Se da ese ambiente de buena onda, con niños jugando.

T: Es una cuestión súper sana. Hay gente que es súper carretera, que no puede pasar un día sin tomar, un día sábado, y en las ferias lo pasan increíble, no tienen ningún atado, porque al final se genera este ambiente súper entretenido, donde están pasando muchas cosas al mismo tiempo.

S: Y al final, lo que siempre tratamos de hacer es invitar a más familias, o gente adulta que venga con hijos, abuelitos, abuelitas. Mi abuelita fue a la última y bailó con Niños del Cerro y Planeta No.

T: Se puso a bailar y saltar y dijo que esa era la mejor música del mundo.

S: Y tiene 84 años.

T: A varias personas les quedaban gustando las bandas. Nos ha pasado que varias bandas también se acercan a ilustradores, hay un cierto acercamiento de las bandas al diseño, ilustración y otras cosas.

S: Los Amarga, que también les encanta ir a ferias.

T: Tienen sus cosas llenas de stickers. Si ven el video de 20 20, se nota (risas).

L: ¿Hubo una intención de que se generara ese acercamiento fue natural?

 

T: Fue natural. Nuestra intención es albergar un montón de cultura en un mismo lugar.

S: Yo tuve la idea en la segunda feria de poner bandas y como que se fue dando todo solo. Yo pensaba: “Que fome una feria con puros ilustradores con stickers, si ya hay muchas iguales”.

T: Claro, pasa que los mismos ilustradores se compran cosas entre ellos. Como que es un círculo súper cerrado, por eso nuestros eventos apuntan a ser más “grandes”.

S: Siempre intentamos ir variando talleres, charlas y actividades, para motivar a la gente. No queremos tener a los mismos ilustradores y música empaquetada.

T: De repente nos pasa que tenemos que rechazar ilustradores porque han estado en muchas ferias.

S: O a veces tenemos ilustradores que sabemos que pueden postular a otras ferias y los van a dejar, y gente nueva. Si tenemos un cupo, dejamos pasar a la gente nueva.

L: ¿Tienen algo pensando en cuanto a talleres?

S: Este año pensamos hacer la modalidad con la que empezamos la última feria, que fue invitar a gente que estaba interesada en hacer talleres y prestarles el espacio y hacerles difusión, y la verdad, resultó bastante bien. Las dos niñas que lo hicieron, siendo su primer taller, tuvieron un muy buen resultado. Para ellas fue una experiencia bacán, para la gente que lo tomó, también.

T: Le abre una oportunidad tanto a la gente que va como alumno como a la que hace talleres. Por ejemplo, estas chicas tenían el miedo de nunca haber hecho un taller, pero al final salió todo bien.

S: Y por otro lado, son talleres a bajo costo, donde se aprenden técnicas nuevas y yo creo que vamos a seguir con esa modalidad, porque igual a nosotros nos cansa andar buscando gente que quiera hacer un taller. Yo antes hacía talleres de encuadernación, pero era mucho trabajo hacer eso además de la feria.

L: ¿Qué hacen además de las ferias?

S: Somos estudiantes, universitarios. Los dos estudiamos diseño. Yo soy más académica, fui ayudante de ramos. Ahora ambos estamos en la práctica. Me gusta ilustrar, siempre que tengo un rato libre me gusta practicar, mejorar mi técnica.

T: Yo soy un poco más disperso, soy medio hiperactivo para organizar cosas. Hago un festival que se llama Nuevo Frenesí, que es como Cohete Lunar, pero 100% enfocado en la música. Enfocado en tomar bandas que no suenan en la radio, bandas que suenan “raro” y no tienen otro espacio donde tocar. Eso pasa mucho con bandas de acá, que tienen un sonido súper específico, especial. Hace poco tuvimos el Festival Frenesí, que fue un intento de acerca a la gente a la versión pequeña y salió súper bien. Muy lindo, salió bueno. Además, tengo una banda, Plaga de Baile.

S: Él es más disperso, yo soy más organizada. Yo también vendo cosas, de ilustración, aunque no en Cohete porque no me da el tiempo. Me gusta encuadernar.

L: ¿Algo que quieran agregar para cerrar?

 

T: Un poco invitar a la gente a las ferias, decirles que vengan. Decirles a los ilustradores que tienen miedo de salir de sus casas que nos manden un mail, un mensaje. Estamos dispuestos a recibir gente.

S: Y agregar que si alguien tiene dudas sobre qué hacer, cómo mejorar, mándenos email. A veces la gente nos manda mails diciendo “Oye, sabis que quiero hacer mi libreta y no sé cómo” y terminamos dándoles consejos, tutoriales y cosas para hacerlo. Como que somos más allá de una feria. Casi feria de tips.

T: Hace poco la Sofi tiró “70 cursos online gratuitos que uno puede hacer en verano”.

S: Nuestro fanpage no es solo la feria, también tratamos de difundir lo que hablábamos. Diseño, ilustración, cosas relacionadas con el arte, y que no sólo los ilustradores le pongan like, si no que la gente normal también, que quiera saber más.

T: También queremos invitar a la gente a escuchar las bandas, que son muy buenas. O que las bandas se acerquen a nosotros, aunque sean medias raras. Igual que consideren que es medio familiar, las otras que se acerquen a Nuevo Frenesí (risas).

Los invitamos a ponerle ojo a la página de Cohete Lunar y revisar su próximo evento.

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas