• musica
  • recomendacion

Niños del Cerro: En Piloto hay harto compañerismo, es todo orgánico. No hay nadie imponiéndole las hueas a nadie

12604756_10208534647824823_4233101501133693382_o

Entrevista realizada por Diego Galaz 

Niños del cerro genera un sentimiento casi inocente, un recuerdo de cabros citadinos jugando a la pelota hasta tarde en su pasaje. Con toques de un Math ordenado, un Pop de ropa americana y una historia casi fotográfica narrada en sus letras, logran generar un lazo con sus seguidores, lo que se ve reflejado en la  apreciación que reciben por parte de la escena en la que se mueven y, lo que es más llamativo aún, acaparan la atención de otros sectores que normalmente no prefieren de este tipo de música.

Los santiaguinos tocaron por primera vez en Concepción este martes 19 de enero en Galería Aura, presentando su álbum Nonato Coo. En pocas palabras un debut bastante eléctrico, se las tocaron toditas y de paso contagiaron a quienes habían asistido al local sin saber de la tocata llevándose la yapa de haber escuchado una buena banda en vivo.

El local es una locura, mitad restaurante, mitad pasillo hacia el baño, mitad escenario y público, los cabros metidos por entremedio de las mesas, todo esto ambientado con locas visuales y maniquíes.

Al finalizar el recital nos sentamos un rato en la calle, como para escapar del calor que hacía en el local e iniciamos una conversación livianita. Mientras que los chiquillos escondían los vasos atrás de sus piernas por si pasaban los pacos,  nos contaron  acerca de qué es Niños del Cerro y cómo han ido evolucionando las cosas desde el comienzo.

12622000_10208534649984877_7296275555420337718_o

Primeramente, ¿Cómo comienza Niños del Cerro?

Simón: La idea de la banda la tuve con Ignacio el 2012,  estaba en la media y fue algo que comenzó a  crecer y a su vez madurar. Aunque fue el 2014 cuando esto se convirtió en algo más “serio”, se integraron Felipe y Pepe  y nos propusimos a trabajar de manera diferente a como lo veníamos haciendo. Actualmente estamos formados por Pepe Mazurett en batería, Felipe Villarubia en el bajo, Ignacio Castillo guitarra y yo Simón Campusano en guitarra y voz.

Ignacio: La otra vez el Simón dijo que yo era como el co-fundador, nadie lo había pensado.

¿Y el sonido que le empezaron a dar tenía relación con la idea original?

Simón: La verdad es que la visión de Niños del Cerro siempre fue una banda de 4 hueones con guitarras, bajo, batería y una voz, y esto como que fue mutando a medida que comenzamos a trabajar. En la media estaba pegado con un indie más seco, noventero, eran referencias más claras porque los escuchabas y no te cabía duda del estilo que estaban haciendo y lo que querían lograr con el sonido que entregaban.

Cuando comenzamos a grabar Nonato Coo llegamos al punto donde teníamos un montón de temas  y que ahora pertenecen como a esa primera etapa de Niños del Cerro, la cual se caracteriza por tener un sonido diferente a lo que tenemos pensado preparar ahora.

12493714_10208534653744971_4119809209357285529_o

¿Pero al grabar disco tenían alguna intención o fue grabar por grabar?

Pepe: Había un norte estético por lo menos…

Simón: Claro, lo que teníamos súper claro era  definir una estética musical, hacia dónde queríamos apuntar con esto. Es chistoso porque mucha gente le da vuelta al tema de las letras del disco, sienten una conexión súper fuerte y en realidad fue lo último que incorporamos, nos encargamos de estar claros con el ámbito instrumental primero. Resultó ser algo cercano, como una foto de nuestras vidas en ese momento, que en realidad no ha cambiado nada, es sólo que ahora tocamos más.

Un amigo me hizo el comentario que ustedes sonaban como música latina con toques tan dispersos como lo es la línea melódica de The Cure o Deerhunter, todo en una licuadora….

Simón: Sí jaja, puede ser, la verdad es que estamos conscientes de eso y no nos molesta.

Pepe: Igual no puedes renegar de ti mismo una cosa que sea sólo inglesa o sólo europeo, por ahí tiene que ver con la recepción de ellos.

Hoy tocaron por primera vez en Concepción ¿Cómo ha sido la experiencia?

Felipe: Ha sido bacán desde que llegamos al terminal, puro amor la gente de acá, fue todo muy sincero desde el principio.

Simón: Nos trajo Pablito Quilodrán de Determinación de mil inviernos, nos conocimos hace como un año atrás en Santiago porque fue a visitar a unos amigos que tenemos en común. Luego cuando salió el disco nos comentó que le había gustado mucho y que tenía ganas de que viniéramos a tocar a Conce.

Igual ustedes están acostumbrados a otro tipo de tocatas

12496394_10208534658785097_4175261423225319807_o

Simón: No cachábamos cómo iba a ser la recepción del público, porque igual cachábamos que el local tenía una onda distinta

Pepe: El formato fue medio incómodo al principio igual…

¿Pero por el nerviosísmo o por el espacio?

Simón: Por el espacio en sí, porque igual es como un restaurant y hay como gente comiendo. Pero es porque estamos acostumbrados a tocar en otro tipo de lugares y nunca tocado con gente comiendo, entonces igual fue cuático.

Ignacio: Los primeros temas sientes que hay gente que no está ni ahí…

Pepe: Estás como interrumpiendo un momento bueno.

Simón: De repente estaban terminando o no sé jaja, de hecho yo en un momento pregunté si había alguna forma de que se separar a la gente que iba a la tocata de los que estaban comiendo en las mesas, pero así es el formato y todo bien.

Nonato Coo ha figurado entre lo mejorcito del año pasado según las listas que publican las páginas…

Simón: Sí, la recepción ha sido buenísima, sobre todo en el ámbito de la prensa especializada por así decirlo, páginas que se dedican a promover la música que hacemos y que apunta a un determinado público, como es el caso de ustedes en Loud, nos han dado harto amor.

¿Y en vivo qué tal?

Pepe: La energía del público cuando tocamos es potente, cuando están los hueones casi gritándote las letras en la cara, o gente que se acerca a conversar porque la música lo tocó, no sé, te das cuenta de que la cosa está bien.

Niños del Cerro es parte de Sello Piloto, ¿Qué significa para una banda independiente el trabajar con un sello?

12622372_10208534651304910_5032173717345653669_o

Simón: El sello es un buen apañe, nos sentimos súper bien ahí.

Pepe: En Piloto hay harto compañerismo, es todo orgánico.  No hay nadie imponiéndole las hueas a nadie, claramente hay ciertos parámetros que respetar tanto ellos como nosotros.

Simón: No es tampoco que los cabros sean unos magnates y nos digan “Ya, vamos a hacer una gira internacional todo pagado” pero es un súper buen apañe y se agradece. Compartimos con bandas con las cuales tenemos cierta semejanza, todo se da de forma natural.

La de siempre ¿Qué se viene ahora?

Simón: La idea es seguir tocando harto en varias partes, tenemos planes de grabar un segundo disco con el apoyo de un productor conocido.

Pepe: Claro, no podemos decir el nombre aún, aunque la cosa está casi cerrada.

Simón: ¡Un pez gordo!

¿Y el cover de Talking Heads lo van a grabar?

Simón: Jajaja, yo creo que puede salir en un cassette de Piloto, alguna huea como de las cosas que no quedaron.

Felipe: De repente las que fueron y no fueron, como un cassette de rarezas.

Se nos viene encima la noche en Concepción, nos levantamos de la cuneta y nos despedimos deseándonos buena suerte, vuelven al local a comer pizza para matar la jornada y el hambre.

¿Qué nos quedó?, Que al parecer hay Niños del Cerro para un disco más, lo cual genera expectativas tomando en cuenta el buen recibimiento del primer Lp, gracias a su calidad de sonido, versatilidad compositiva y una explosión creativa que al parecer da para harto. Esperamos que los santiaguinos nos sigan sorprendiendo con su música y sus ganas de promover un espíritu joven, fugitivo de la adultez, ojalá que sí.

Equipo LOUD.cl

Para más novedades y concursos