• musica
  • recomendacion

Lista soñada: Los 10 mejores splits de Emo y Screamo

la-quiete-3

Es común que bandas compartan lanzamientos, antiguamente para abaratar costos, actualmente para compartir público, además de entre ellos. En la escena emo esta es una práctica bastante común, y para guiar un poco a la gente, hemos decidido hacer una lista de los 10 mejores splits de emo, incluyendo la mayoría de sus derivados,  sin orden en particular y de varias partes del mundo.

Jejune/Jimmy Eat World

Escuchar a Jejune es escuchar la promesa sonora de los noventa: guitarras distorsionadas, separadas por arpegios suaves, bajo marcado, instrumentos que a veces eran acompañados de chorus y reverb, efectos que transportan a ideas de sueños y nostalgia, y batería acompasada, con voces dóciles, melódicas, que explotan en el coro con energía. Este split es perfecto para introducir a la gente que no conoce a la banda, pues la muestra en su esencia. Además, la voz de Arabella era un toque agradable en el clima del emo de finales de la época. Por el lado de Jimmy Eat World, escuchamos una de sus canciones más rápidas, que no llega a los tres minutos, emotiva y purista, alejada del pop punk que empezarían a adoptar en los años siguientes, sirviendo como escalón en la historia de la evolución sonora de esta banda. En contraste, está el single Speed Read, tranquilo y casi tan emotivo.


The Promise Ring/Texas Is The Reason

Uno de los splits más conocidos del emo noventero, con dos de las bandas más buenas y queridas. The Promise Ring brilla con su sonido crudo, dónde aún no se puede visionar el paso que darían en su segundo disco, Nothing Feels Good. Se siente la fuerza, siendo una de las pocas bandas del lado ‘indie’, mucho más suave, que se podría calificar de visceral, al menos en el 96. Texas Is The Reason, muestra de forma sintetizada en su parte del split, su corta carrera. Los cuatro años de la primera existencia de TITR los puedes sentir tan sólo escuchando Blue Boy, que parte de una manera dulce, lenta y envolvente, y va avanzando con el tiempo, distorsionándose.

Jeromes Dream/Orchid

8 canciones furiosas y casi 11 minutos y medio de dos bandas legendarias del llamado “emoviolence”. Esta joya -debe- ser escuchada para toda persona fanática de este tipo de música, y para aquellas que recién la están descubriendo. Un trozo de historia, un recuento de la batalla de la adolescencia estadounidense de principio de siglo. Jeromes Dream ataca sin parar, con canciones cortas, pero dinámicas, que terminan en chirridos ensordecedores y furiosos, con gritos agudos, de un filo casi palpable. Orchid tampoco se detiene, golpeando de manera palpitante, buscando transmitir el éxtasis de la ira en sus canciones, que hacen juego perfecto con las de Jeromes Dream. En pocas palabras, escuchar este split sólo un par de veces no está dentro de las posibilidades.

Usurp Synapse/Neil Perry

Usurp Synapse también compartió un split con Jeromes Dream, pero el elegido tenía que ser el split con Neil Perry, subtitulado “The Chilling Tales Of Usurp Synapse As Told By Neil Perry”, por su naturaleza disonante, rápida (poco más de 7 minutos y medio) y fuertemente expresiva. Estas dos bandas, exploraban el lado más agresivo del emoviolence, con bajos más gruesos y marcados, y trabajando las melodías de forma distinta como lo harían bandas como Orchid. Uno nota la diferencia de sonido de las dos bandas, pero hacer unión de la intención de las canciones es cosa fácil. Los redobles unen los compases, y los gritos desesperanzados unen los sentimientos.

Empire! Empire! (I Was A Lonely Estate)/Malegoat

Empire! Empire! tiene una gran cantidad de splits, con bandas igual de tranquilas o con grupos  que simpatizan en sonido, pero que lo llevan a un extremo más fuerte. Son conocidos por querer compartir con las bandas que les gustan y querer darlas a conocer, que fue lo que pasó en este caso con los japoneses de Malegoat. La banda nipona se puede rastrear hasta el 2007, un año después del nacimiento de Empire, y combinan math-rock y emo de una manera fluida y coherente, de mucha mejor manera que varios contemporáneos angloparlantes. El split ofrece dos miradas distintas de lo que era el emo en 2013, año en el que Count Your Lucky Stars lo lanza.

La Quiete/Louise Cyphre

Italia y Alemania convergen en este split sentimental y apologético, donde podemos escuchar a La Quiete, banda hermana de Raein, y Louise Cyphre convivir en su ambiente más natural, con una música desnuda que se lanza entre ritmos constantes y melodías variantes. Un espectro más armónico por parte del primer grupo, y otro más disonante por parte del segundo, pero que hacen sentido al escuchar el split por completo. Algo de la situación musical underground de Europa de 2005 podemos entender escuchando este disco, haciendo sentido de la variedad y los puntos en común de las distintas bandas.

Amanda Woodward/1905

En general, el screamo europeo se centraba más en el trabajo melódico de los instrumentos, lo que en ocasiones resultaba en canciones de una mayor duración. El tema que ofrece Amanda Woodward es un gran ejemplo de esto, con una instrumentación bien lograda y que se extiende sin necesitar nutrirse de los clichés del post-rock, como harían sus compatriotas Sed Non Satiata (ojo, no entender esto como una crítica a las bandas que lo hacen, ya que hay una gran cantidad que lo logra de manera muy buena). Por el lado B, los estadounidenses de 1905 despliegan un screamo más potente, punk, político y enérgico, donde los instrumentos dan paso al entendimiento de las letras y a la conexión de las emociones, cosas muy importantes para estos músicos-activistas de D.C. Las voces rasgadas y gritadas se mezclan suavemente con las líneas melódicas más suaves y cantadas, dando al split un contraste bastante interesante.

Circle Takes The Square/Pg.99

Desde el 2000, Circle Takes The Square se ha coronado como una de las bandas de screamo más interesantes y originales que hay. En este split, del 2002, parte de su material más temprano, anterior a su disco debut, refleja la amplia gama de influencias que la banda tenía y que unía de forma precisa con acordes rápidos y con una percusión variante y atrevida, que a ratos se mostraba de manera ritualística haciendo sentido a la imagen y estética de la banda. Pg.99 entrega la energía potente de siempre, afilada y feroz, en Goodbye Face, que termina con una guitarra que se repite, que te atrapa y te da un momento para respirar; indicando un fin, como un engaño, para terminar con la explosión de poco más de un minuto que es Calm Song. Sin duda, un split que da a conocer a dos tremendas bandas del género.

Bev.Clone/Constatine Sankathi

Aunque no mucho se sabe de Bev. Clone, más allá de que son de Michigan y que sólo tienen, además de este split, un EP corto, basta escucharlos para desear que hubiesen sacado más material. El conjunto muestra un hardcore obscuro, proveniente de la escuela más sentimental que apareció a principio de los noventa con bandas como Admiral o Breakwater, que a su vez se influenciaron de Embrace y Rites of Spring. Si bien, se disfruta bastante el lado de Bev. Clone, la verdadera joya está en el lado de Constatine Sankathi, proyecto del vocalista de Agna Moraine’s Autobiography, que muestra un hardcore similar, pero aún mejor trabajado y con la irrupción de una trompeta en ocasiones, pero no piensen en American Football, pues estarían más cercanos mencionando a Ornette Coleman que a ellos. El split muestra el underground del underground, los renegados de los renegados, con bandas que nacen, mueren en explosiones y que a punta de discos que aparecen en blogs, son revividas gracias a los oídos inquietos.

Niños  Symbol Ohhh!/Teoría De Un Sueño Muerto

Porque obviamente el género tuvo su repercusión en nuestro país, y logró ver una gran cantidad de bandas de buen nivel, como las dos de este disco. La influencia de bandas de Italia, Francia y Alemania se nota, las letras responden al contexto social y personal que rodeaba a los grupos en el Chile del 2005, lo que termina formando una amalgama interesante y, en mi opinión, necesaria de escuchar. Gritos que resuenan en las paredes del cráneo, canciones que funcionan como fotos de una realidad pasada; un split que no puedes dejar de escuchar si lo que buscas es descubrir, aprender.

EXTRA

Thursday/Envy

La combi Estados Unidos-Japón aparece de nuevo. Thursday da señales de su nueva dirección sonora, más ambientada, y que exploran de mayor manera en sus dos últimos discos, etapa en Epitaph Records. Es interesante ver a lo que ha llegado Thursday, desde el inicio de su carrera a fines de los noventa, ahora con la inclusión de teclados y efectos electrónicos suaves, con mayor detalle en los paisajes sonoros. La mejor época para compartir junto a Envy, banda que también se introdujo en lo ambiental y catártico, pero con mucha más experiencia que Thursday.

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas