Recordando una leyenda: El legado de Chet Baker y su trompeta

Recordando una leyenda: El legado de Chet Baker y su trompeta

“Me da la sensación de que la mayoría de la gente se deja impresionar sólo con tres cosas: la rapidez con la que toques, los agudos que consigas, la fuerza y el volumen que le saques al instrumento. A mí eso me resulta un tanto exasperante…” dijo el trompetista norteamericano Chet Baker, nacido en Oklahoma en 1929, que a partir de los años 50 empezó a encantar a una gran cantidad de público con su suave trompeta, llena de emociones verdaderas, naturales, y posteriormente, con su dulce voz arrullante, cosa que lo alejaría un poco de los fans típicos de jazz, pero que le abrió las puertas a un público más extenso y diverso.

chet-baker57639

Su vida, que duró sólo hasta 1988, teniendo 58 años, estuvo llena de baches y momentos disparejos. Primero con la escuela, que deja, yendo a la armada a los 16 años. Luego, se sale y entra a estudiar teoría y armonía musical, para dejarlo en su segundo año y nuevamente volver a la armada. En sus dos pasos por ésta, participó junto a su trompeta en las bandas que había allí, ya que su conexión con la música era obvia y casi necesaria. No era raro pensarlo, al saber que su padre era un guitarrista profesional y a los 11 años le había regalado a Chet su trompeta. Al final, Baker se valió de un par de trucos para poder salirse definitivamente de la armada y dedicarse a tocar.

Decir que perseguía una carrera para ser un músico profesional no es erróneo, pero él lo veía como algo que tenía que hacer y no como un trabajo. Le costaba entender que alguien gastase grandes sumas de dinero en pianos y no en algún auto de último modelo, los cuáles le encantaban bastante. Baker tenía su forma de trabajar, y le funcionaba bien. Tanto, que en 1952 tocó con el famosísimo músico de jazz, Charlie Parker, en varios shows y participó en un exitoso cuarteto que formó Gerry Mulligan.

Junto al cuarteto de Mulligan, con saxo, trompeta, bajo y batería, que duró menos de un año debido al arresto de Gerry por cargos referente a drogas, pudo darse a conocer, sobre todo por el éxito que tuvo su intervención en “My Funny Valentine”. Después de que se acabase el grupo, Chet forma su propio cuarteto con otra serie de músicos varios, llegando a ser aclamado por los shows en vivo y la serie de discos que lanzaron entre 1953 y 1956. La gente lo hizo ganar premios en revistas de jazz, y en el 56 lanzó uno de sus discos más conocidos, “Chet Baker Sings”. El disco tuvo opiniones diferidas, los fans del lado más jazzero y clásico lo miraron con reproche, pero la gran cantidad de público nuevo que cultivó le permitió seguir cantando durante toda su carrera, convirtiéndose en un ícono del llamado cool jazz.

faker

Desde joven no le interesaba mucho beber o fumar algo que no fuese marihuana, pero entrando en los 50’s y en una época de gran fama para él, su adicción a la heroína empezó y no lo abandonó nunca. Llegó al punto de tener que vender sus instrumentos para comprar droga y de ser arrestado en varios países de Europa, lo que llevó a que en Alemania lo deportaran hacia Estados Unidos. Una vez ahí, vivió en California y siguió tocando por la zona. Más tarde, en un show que ocurrió en 1968, un grupo de hombres mayores lo golpearon y le provocaron un gran daño en los dientes y la boca en general, en un incidente que nunca se esclareció. Baker afirma que fue un intento de robo, otros decían que era por droga o gente que simplemente lo odiaba. Esto lo dejó incapaz de tocar por un tiempo, por lo que tuvo que buscar trabajos esporádicos mientras intentaba arreglar su dentadura.

Una vez resuelto su problema dental, volvió a tocar, ahora con un estilo más puro, similar al que lo había iniciado. Dio comienzo a nuevos procesos de grabación y en los 70’s volvió a Europa, tocando la mayoría del tiempo ahí. Ésta fue la época en que más discos sacó, mayoritariamente en sellos europeos no tan conocidos, por lo que no alcanzó a gran público, o al que debió, pero sí recibió buenas críticas por varios de estos lanzamientos. Lo calificaron de tener un sonido más maduro y fresco. Al estar estable y con paso firme, en 1983 es contratado por Elvis Costello para tocar un solo en la canción “Shipbuilding”, lo que llevaría a Baker a tocar en vivo varias veces una versión de “Almost Blue” de Costello.

En 1988 se realiza un documental sobre su vida, Let’s Get Lost, el cual lo muestra de una forma más directa, con sus vicios, virtudes, y con la opinión sobre su vida de la gente que lo rodeaba. La película refleja de forma clara y natural su vida, que termina el mismo año, el 13 de mayo. Su cuerpo fue encontrado afuera del hotel donde residía, en Amsterdam, con una herida muy seria en la cabeza. En su habitación se encontraron heroína y cocaína, y la autopsia mostró que ambas sustancias se encontraban en su cuerpo. Fue imposible esclarecer la razón de la muerte, por lo que oficialmente quedó en “accidente”. Actualmente, se le conmemora con una placa en la habitación 210, dónde se hospedaba.

hosp

A pesar de las complicaciones que tuvo a lo largo de su vida, con hijos que no veía mucho, tres esposas y una que otra amante, lo que queda en la memoria de la gente es su voz susurrando en sus orejas, de un lado a otro, y su trompeta chocando en las paredes de los cráneos de miles de personas. Para suerte de muchos, antes de morir dejó una gran cantidad de material para escuchar y discos se siguieron editando en los años póstumos, además de que en más de una ocasión podremos escuchar como influenció Chet Baker a otros músicos cuando los escuchamos, al igual que él se influenció de tocar con grandes músicos.