artan
  • album-review

Grimes – Art Angels (2015)

artan

En medio de la nebulosa en la que nos había dejado Claire Elise Boucher con lo sucedido el año 2014, luego de haber cancelado el sucesor de Visions, la artista Canadiense decidió partir desde sus propias cenizas, con el fin de acelerar la llegada de su nuevo álbum. Empezar desde cero fue la tónica para que Grimes pusiese nuevamente su particular forma de crear música, dentro de un trabajo que a todas luces, se venía consagrando como lo más esperado de estos últimos años. Pues si bien, Visions revolucionó el panorama, se hacía necesario para ella demostrar que es mucho más que un simple suceso generacional; y es que las generaciones que suelen perderse con cada nueva actualización de facebook, todavía recordaban lo que Genesis, Oblivion o Nightmusic habían generado en sus cabezas aquella tarde del año 2012, y que dejaron entrar por primera vez los sonidos exorbitantes que nos presenta aquel disco. Visions, es una sacudida al corazón, por eso ha logrado resistir de manera importante a los años, a la vez que ha generado tanta expectación por lo nuevo de Claire.

Art Angels aparece como el siguiente paso para la consagración definitiva como artista de Claire Elise Boucher, entablando conversaciones musicales desde las diversas arenas movedizas en las que se ha logrado mover, y a la vez patentando lo que muchos querían ver patentado: el sonido Grimes. Quizás Art Angels no supere todo el hype válido que generó su antecesor, pero funciona como una excelente (y hasta lógica) continuación del camino que lleva recorriendo hace más de 5 años. Aquí encontramos mayoritariamente melodías alegres y luminosas, refinadas cuidadosamente con el toque mágico que le da la artista a sus canciones, alzándolas como piezas maestras dentro de lo que se podría catalogar como POP.

Los periodos de incertidumbre y transición, que habían azotado la espera entre Visions y su nuevo álbum, no desviaron por completo la idea plasmada con anterioridad en el tema Realiti lanzado a principios de año. Por este rumbo desfilan canciones como, California o Belly of the Beast, ambas herederas de éste single sobreviviente de su anterior fallido disco y que logra adecuarse muy bien al contexto que nos presenta Art Angels. Mientras que las extrañas sorpresas que tanto gustan de ella, aparecen de la mano de SCREAM y Flesh Without Blood, la cual con el tiempo de seguro irá encontrando la aceptación que tanto merece. Lo interesante también aflora dentro de cortes de tipo menos común, siendo la introducción laughing and not being normal, parte de un ideal exploratorio mucho más arraigado a la idea de ambientar que de proyectar.

También podemos encontrar canciones cercanas a un dulce estallido Pop con sabor a caramelo, en especial con Pin, noveno tema del disco el cual sobresale tanto por su dinamismo, como por el valor que adquiere dentro de la turbulencia contemporánea de Easily y la ya mencionada Realiti. Por este camino juega también Artangels, apoteosis silenciosa de la vocación más madura que Grimes profundizó en este trabajo. A la vez que Kill V. Main y Venus (junto a Janelle Moe), se acercan a una propuesta más juvenil, con claras alusiones de una electrónica bastante digerible, casi cercana a la rama Dubstep más ligada al Pop y el EDM. Pero quizás lo más memorable del álbum se esconda tras las últimas pistas. Un posible acercamiento a un posterior trabajo más profundo o reflexivo, desde la mirada de Life in the Vivid Dream y la excelente Butterfly, una de las sorpresasy agrados que se guardaba la Canadiense para este registro.

Grimes ha dejado un tanto dividió a sus fanáticos, que si bien esperaban al sucesor de Visions con los brazos abiertos, no han logrado devorar por completo la propuesta más Pop de Grimes. ¿Qué no era antes Pop? Digamos que su disco anterior bebía de otro tipo de aguas. Lo cierto es que, Art Angels ha demostrado que Claire Elise Boucher ha pasado de ser la niña prodigio del Synth-Pop, a un alma errante en busca de satisfacer sus propias obsesiones. Puede que el día de mañana se meta en el mundo de la cumbia, y aun así logré sonar a lo que es: Grimes.

Felipe Martinez

Adicto al café, a la coca cola y al trabajo sin contrato