best
  • album-review

La Bestia de Gevaudan – Feral (2015)

best

Una de las bandas más destacables de la escena nacional, con unas presentaciones en vivo tremendas, es La Bestia De Gevaudan, que nos han acostumbrado a shows ensordecedores,  llenos de una energía brutal, con capas de ruido melodiosas, una batería constante y arremetedora.

En esta ocasión, la banda continúa con su progreso musical lanzando un nuevo disco, Feral, el que es su segundo larga duración y su primer lanzamiento en dos años, después del EP Haller del 2013. Este nuevo LP, es el primer disco que graban más apropiadamente, según cuenta Diego Yáñez, guitarrista y ½ de La Bestia, y nace de un proceso natural de juntar las canciones que llevaban compuestas como banda.

El disco empieza con la batería poco a poco introduciéndonos en la fuerza de Espejo, canción que refleja el lado más potente de la banda, con un ritmo de metal que va evolucionando en un ambiente lúgubre, presa de la distorsión, que se mueve constantemente y que avanza sonoramente sin abusar de los crescendos del Post-rock, acabando con golpes viscerales de la batería.

rrrr

Contrastando un poco, sigue el track “Serpientes”, abriéndose paso con una percusión programada, y una melodía de guitarra que se expande cuando la batería entra, mezclándose con el delay, generando una atmósfera tranquila pero fuertemente resonante, liderando el camino hacia una unión de frases por parte de los instrumentos de una forma orquestal, que termina por desvanecerse de a poco, pero sin detenerse. La instrumentación juega con nosotros, pero al final llega la explosión esperada.

A continuación viene una de las canciones que hace tiempo se viene escuchando en vivo, Fig. 5, una de las que más destaca dentro del disco. Uno es simplemente envuelto en la música. El bajo y la batería atrapan con su ritmo constante, con las notas de la guitarra revolviéndose en la cabeza y moviéndose, cambiando y regresando, jugando con la sonoridad que genera. Un inesperado quiebre nos calma, pero también nos mantiene alertas dentro de la misma atmósfera, a la que volvemos con un sonido de fuzz grueso. La melodía principal nos canta la coda, nos atrae hacia el fin de la canción, por con la promesa de la continuación del disco.

‘’Estatuas’’ empieza con un etéreo sonido en ascenso, al que se le acopla la guitarra y una voz ligeramente distorsionada, marchita, en pena, como preludio a los momentos de explosión donde interviene el arsenal completo de la bestia. En cuanto a programación y producción, es quizás una de las canciones mejor trabajadas en el disco, con sutiles detalles que, al ponerle atención, son bastante agradables. La batería suena espaciosa, la caja y toms resuenan con gran energía.

12186733_1019167291458845_2323305759677470455_o

La percusión electrónica al inicio de ‘’Utopías’’ le da un aire industrial a la canción, que se quiebra al entrar la maquinaria completa, la banda al unísono. La canción se construye en cambios y contrastes, pero sin perder la coherencia en ningún momento. A mitad, un sample de la película Farenheit 451 interviene, dando paso a la voz y al desenlace.

Mira bien cómo es tu humanidad,

tu preciosa civilización,

míralos como se atacan, míralos caer

míralos como se acaban, míralos caer.”

Un ritmo primitivo, férreo, se nos presenta junto al track que le da título al disco, Feral, diciéndonos que aquí, está la bestia. El concepto salvaje del disco es encerrado de manera perfecta en el aire tajante de esta composición, incesante, iracundo. Al verse uno atrapado ante la magnitud de estas murallas de sonido, los 8 minutos de canción que al final se desvanecen con un feedback chirriante no se hacen largos, convirtiendo a la canción en otra de las joyas de este disco.

En general, el disco logra convertirse en uno de los mejores lanzamientos de La Bestia, y me atrevería a decir el mejor producido, con un trabajo destacable. La idea de capturar la esencia de la banda en vivo aún se ve difícil, y quizás nunca llegue a ser lo mismo, pero aun así, Feral logra ser un buen disco, una buena forma de mostrarse a quienes no los han escuchado aún. Sin duda, el plus más grande de la banda es la crudeza, la desnudez salvaje de sus presentaciones, algo que difícilmente podremos presenciar con total esplendor desde la comodidad de nuestras casas.

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas