• musica
  • recomendacion

Pájaro de Mal Agüero, Sala Master: 20 años no son nada, y aún quedan canciones por tocar

L2710073

Fotos: Wladimir Padilla

Desde un lado obscuro y lejano de la historia musical chilena, resurge Pájaro De Mal Agüero, banda de folk apocalíptico, celebrando sus 20 años y regresado a los escenarios después de casi 4 años sin haber tocado, con una nueva formación y nuevas canciones para presentarle a la gente, esta vez en el escenario de la Sala Master, en una presentación íntima.

Pasada las 7 de la tarde, la luz del auditorio baja dando paso al silencio, que se rompe cuando miembros de la banda toman sus instrumentos para dar inicio al show con un instrumental espectacular. Ritmo constante, fuerte, bailable, con un saxo de un instrumentista acompañante, dan base a la intro que abre el set, junto con un bajo que camina sin detenerse en un ritmo de surf, que era cubierto por los ambientes de la guitarra. Pájaro había decidido empezar la celebración de forma potente, con lo que fue una de las mejores canciones del repertorio.



L2710058

Terminando la primera canción, entra al escenario Claudio Parra, mente y voz detrás de Pájaro De Mal Agüero, para continuar con el show. El ambiente cambia, y con ello las melodías. Nos introducimos en el camino melancólico que la banda ha recorrido durante su existencia, y sus varias encarnaciones, nos sumergimos en una mezcla de lo viejo y lo nuevo. Entre las canciones que formaban la primera parte del show, destacó Típico Error, con un instrumental que se fundía perfectamente con la voz que recitaba continuamente.

El show prosiguió con gran eclecticismo, con una sonoridad que se transformaba en una luz que reflejaba a gran cantidad de artistas y épocas. Una clase de historia, con un hilo común, que navegaba a través de los oídos de la gente presente en la Sala Master;  poco a poco iba siendo presa de los hipnóticos ambientes. La brecha de épocas parecía mínima, pues las melodías unían inteligentemente la entidad completa que es la banda.

L2710094

Para mí, no quedó duda de que la fuerza máxima de la banda fue reflejada en los temas instrumentales, donde ningún miembro sobraba; simples e íntimos, donde a veces una melódica se abría el paso para sonar. Es más una cosa de gusto que de las composiciones mismas, pero el potencial más crudo e íntimo de la banda se mostraba de mejor forma en estas canciones. que en las de rock un poco más estandarizado. En mí nace la preferencia por el lado melancólico, que se sentía, de alguna manera, más natural.

En definitiva, Pájaro De Mal Agüero supo regresar de buena forma a los escenarios y demostraron no haberse desgastado con el paso del tiempo. 20 años no son nada, y aún quedan canciones por tocar y oídos que hacer vibrar. Así que invito a todos, si tienen la oportunidad, a ver esta banda y a generar su propia opinión referente al amplio sonido que tienen por ofrecer. Puede que ahí nos encontremos.

Charlie Vásquez

Producción musical // Colecciono cosas // A veces toco en bandas