Prison School es el único anime donde se condena y castiga ser pervertido

Prison School es el único anime donde se condena y castiga ser pervertido

prison-school

Por lo general, el fanservice es algo utilizado en los animes para desviar la atención, generar interés en el cuerpo de los personajes (mayoritariamente mujeres), y esconder que una serie realmente no tiene un contenido real que mostrar. Cuando hay que rellenar en alguna serie, el capítulo en la playa es casi infalible, oportunidad perfecta para mostrar a personajes con poca ropa. Casi todas las temporadas hay por lo menos un anime que se centra casi por completo en el fanservice, como una forma fácil de conseguir público y ganar dinero, lo que nos hace ignorar por completo es el hecho de que es un recurso que se puede utilizar de manera inteligente.

Prison School, es un anime estrenado este año, basado en el manga del mismo nombre (Kangoku Gakuen), en el que ver ropa interior, situaciones incómodas y extrañas, son trabajadas de una forma distinta a la acostumbrada. No nos enfrentamos a simples protagonistas pervertidos como el de cualquier shonen, ni a chicas débiles o tontas.


screenshot-2705

Una prestigiosa escuela para mujeres decide empezar a aceptar a varones dentro de ella, pero los protagonistas se sorprenden al saber que son sólo 5 hombres los que ingresan. Kiyoshi, Gakuto, Andre, Shingo y Joe, tienen que enfrentar su día a día siendo los únicos chicos ahí, y para colmo ninguno de ellos ha establecido contacto con alguna mujer desde su ingreso. Creían llegar a un paraíso, pero al final resultó ser más como un desierto nocturno.

Gracia a una goma de borrar con una imagen de un luchador de sumo que le regaló su madre, Kiyoshi logra empezar una especia de amistad con una chica de su clase, Chiyo, y cambia esto. La vida le empezaba a sonreír, pues incluso consiguió una cita con ella, pero claramente lo bueno no podría durar en esta situación. Los problemas ya venían.

u-dEzwo7f

En la escuela existe un consejo estudiantil, “subterráneo”, llamado así porque se encargan del orden y los alumnos a través de métodos un tanto inusuales. En Hachimitsu, el colegio al que llegan los chicos, hay una prisión para los alumnos que cometen cierto tipo de faltas. Los 5 chicos se ven envueltos en su estupidez y lujuria, e intentan espiar el baño de chicas, llegando Kiyoshi incluso a estar dentro de él. Parecía todo marchar bien, hasta que descubren a los chicos y se nos introduce directamente a las tres féminas que servirán de antagonistas, Mari, Meiko y Hana, y al castigo que deberán enfrentar: un mes encerrados en la prisión del colegio, con trabajos forzados (eso, o que sus padres se enteren de que fueron expulsados por espiar en el baño de las chicas).

A partir de ahí, vemos como se enfrentar a su vida escolar en la prisión, cómo se unen y rompen lazos entre ellos, y cómo luchan por resistir todo lo ocurrido, enfrentándose a sus captoras. Aunque a veces luchan por cosas tontas, todo se lo toman muy en serio, y están dispuestos a llegar lejos por las cosas en las que creen, pues no piensan en detener su vida aun estando en prisión. Su día a día en la escuela se ha vuelto mucho más tortuoso e interesante, llenándose también de cosas absurdas y bizarras.

prison-school-episode-1-image-81

Lo bueno de esta serie, es que las situaciones dentro de lo descabelladas que puedan ser, se sienten naturales y no tan forzadas como podrían ser en otras series. Los personajes tienen sus propósitos claros y las situaciones cómicas, aunque pueda sorprender, no aparecen de la nada. El consejo estudiantil tiene su puesto claro, y las chicas se desarrollan bien, no son sólo una contraparte que existe en oposición a los chicos, sino que son una entidad propia que funciona por sí sola. Si nos intentamos adentrar en este mundo como un personaje más, de algún modo podemos entender la lógica con que funciona, el flujo se siente natural. El autor logra a través de las relaciones entre personajes, las personalidades y situaciones bien puestas, el sacarle un poco más de jugo al tan exprimido fanservice, que de todas formas no es todo lo que constituye a esta hilarante serie, pero es quizás lo que capta el ojo de algunos. Prison School, es mucho más que eso.