• tecnologia
  • videojuegos

Jugamos: Thor, God of Thunder

Escrito por Tomás Bell

La mayoría de los juegos que se lanzan con las películas no entran en el salón de la fama de los videojuegos. Hay algunas excepciones, como “Golden Eye” de Nintendo 64, pero la diferencia acá es que el juego no fue lanzado junto la película. Éste no es el caso de Thor: God of Thunder, para Nintendo Wii. Aunque el juego es malo, tiene elementos que son bien entretenidos. No es memorable, pero cuenta con detalles que hacen que la experiencia no sea tan aburrida como resulta siempre con esta clase de juegos.

  • Thor: God of Thunder
  • Plataforma: Nintendo Wii
  • Desarrolladora: Sega / Red Fly Studios
  • Fecha de lanzamiento: 29/4/2011

Todo empieza cuando los Jotün (más conocidos como “los monos de hielo”) invaden Asgard. En la batalla muere Sif, una guerrera asgardiana. Thor busca venganza, y su hermano Loki lo utiliza para  destrozar mundos. Y por culpa de la sed de venganza y la arrogancia de Thor empiezan a pasar una serie de cosas malas.

Al principio se siente como hack n’ slash genérico: Corres por un pasillo, te cierran el paso, aparecen un sinfín de enemigos, los matas, sigues y se repite lo mismo durante todo el juego.

El sistema de combate es bastante frustrante, pero creativo. La mayoría del tiempo te pasas apretando el botón “A” porque en verdad no hay nada más que hacer. Claro que se pueden ejecutar combos moviendo el Wiimote, pero la precisión de la detección de movimientos de la Wii apesta. Aunque es este elemento el que hace al juego más interesante. Al mover de cierta manera el Wiimote uno puede invocar rayos para hacer más poderoso el martillo de Thor y tornados para atacar a los enemigos. Además se hace uso del puntero de Wii para lanzar ráfagas de viento o rayos dirigidos. También puedes arrojar el martillo dejando apretado el botón “C” y agitando el Wiimote.

En teoría deberían resultar bien dinámicos los combates, pero, como ya mencione, el problema es que al usar el Wiimote para ejecutar ciertos movimientos, siempre estás en riesgo de que Thor haga algúna acción que no quieres. Uno nunca se siente en total control del héroe nórdico. De hecho, en ciertos momentos debes ejecutar unos Quick time events (a lo God of war) para eliminar a los enemigos de mayor fuerza utilizando el Wiimote, y como es de suponer, muchas veces el enemigo se salva porque el Wiimote no detecto tu movimiento.

La detección de golpes por parte de la computadora es terrible. Uno no sabe si está pegándole a los enemigos o no, porque simplemente parece que los golpes no los afectan. Así que mientras golpeas a un enemigo se queda quieto, su barra de energía baja, pero no hay señales de que le hagas daño. No se ponen rojos, no se echan para atrás, ¡NADA! Pero en su defensa, esto solo pasa con los subjefes.

Loco te estoy pegando con un martillo ¡MUESTRA DOLOR!

Al avanzar en el juego, hay ciertas etapas donde Thor vuela y el gameplay cambia a un shoot em up. La verdad esta parte del juego me sorprendió gratamente, pero, como va a ser regla en Thor, todo se siente genérico. Al igual que el sistema de combate es apretar “A” todo el tiempo sin parar.

(fuente: http:// IGN.com)

Pero así y todo Thor se las ingenia para entretener. Se nota que es un juego con bajo presupuesto: las animaciones son horribles, las actuaciones insoportables y el arte es malísimo. Pero las peleas con los jefes valen la pena. Son entretenidas, dinámicas, intentan parecerse a God of War,  aunque no les sale, por lo menos no dan vergüenza.

…y yo con un martillo…

Thor no es un gran juego, pero por lo menos entretiene. Un sistema de combate que resulta creativo, cambios inesperados en el gameplay y jefes que valen la pena hacen que Thor: God of Thunder no sea un TAN MAL juego. Se va a entretener un rato, igual se lo va a terminar y todo, pero es un juego totalmente  olvidable.

Y Pensar que esta es la mejor versión de consola de sobremesa. Mejor que el de PS3 y de Xbox360… mal Sega, súper mal.

Equipo LOUD.cl

Para más novedades y concursos