[Crítica] The Hangover II

img

 

The Hangover IIDisculpen por la demora, pero me costó encontrar la voluntad para escribir sobre esta película. Parto de la misma pregunta que realizo Mr. Pink ¿vale la pena ir a ver The hangover 2?, no quiero decirles lo que tienen que hacer ni mucho menos, así que tomen esto como una recomendación.

Primero hay que destacar que si alguien no vio la primera, quizás esta es una buena oportunidad de ir al cine a reírse. Pero si Ud. señor lector vio la 1, mejor ahórrese los morlacos y espere a que salga el DVD (o que la vea en la cuneta). Aquí les explico por qué.

La segunda entrega de la mini saga de películas dejo bastante que desear por falta de originalidad. Encuentro válido que el director Todd Phillips trate de mantener su humor irreverente característico (Roadtrip, Due Date, The hangover 1), pero en el caso de Hangover 2, es una copia calcada de la estructura de la uno, es más, existe un montón de referencias a la misma, las cuales se tornan un poco patéticas (SPOILER: El auto de policía en el mercado tailandés o cuando Stu grita: What is going on?). Desde que me senté en el cine pensaba en que podrán haber escrito para superar la primera entrega, porque como muy pocas The Hangover 1 me hizo reír casi toda la película. Debo decir que iba con las expectativas altas, lista para ejercitar los 400 músculos que se utilizan para reir, pero de a poco la misma película se ahoga en lo predecible y las tallas que en la uno fueron geniales, aquí se quedan cortas y más de una carcajada no sacaron.

Hay que aclarar que si tiene sus momentos, 2 o 3, los cuales son tan hilarantes que logran hacer que uno perdone la hora y media en la que te tienen sentado aburrido. En ese sentido hicieron un buen uso del tiempo, logrando salvar la reputación de la franquicia. También la aparición del personaje de Chow es una bocanada de aire fresco, ya que además se tiene la oportunidad de conocer mejor al personaje y darse cuenta de que deberían hacer una película de él y dejar al grupo de “tome una droga sin darme cuenta y ahora se me perdió mi amigo” atrás.

Me cae bien el Zack Galifianakis (Alan) y me rio con él en sus películas, pero su personaje de adulto medio gordito freak ya se está haciendo viejo. El personaje de Stu (Ed Helms) reacciona igual que en la primera entrega, lo que me hace pensar: ¿y no aprendieron nada la ultima vez? El único que parece recordar cómo reaccionar es Phil (Bradley Cooper), porque el Doug (Justin Bartha) es cero aporte y Alan es peso muerto (peso muerto simpático). Con la aparición especial de Mike Tyson cantando, esta película termina en una nota baja, con la misma secuencia de fotos que en la primera, no logrando alcanzar lo jocoso de los créditos de la uno.

Lamentable, pero no es el fin del mundo, solo no recomendada para ir al cine, si no para verla en casa con unas sopaipillas.

Comments are closed.