Hay que hackear este maldito sistema y joderse al nefasto. Mr. Robot, la mejor serie del 2015

Hay que hackear este maldito sistema y joderse al nefasto. Mr. Robot, la mejor serie del 2015

Mr-Robot1

Escrito por Roberto Benavente

En los 90 existió un boom de películas ligada a la tecnología, y lo que significaba la llegada de un nuevo milenio con sus avances, inventando un sinfín de cosas relacionadas con la repercusión que podría tener la computación, tanto en la sociedad como en los organismos que la regulan o manipulan. En este punto, vale la pena destacar una cinta ya conocida por estos lugares: Hackers. Gracias a ésta, nos familiarizamos con la figura del hacker y cómo la informática es nuestra trinchera, la alternativa para desentrañar el secreto oculto en las redes, el arma que se puede disparar para hacer colapsar ese sistema que, mientras más crece o avanza, más control tiene sobre nosotros. A partir de este momento y el entorno tecnológico en que vivíamos, más de uno se debe haber sentido alentado por la tarea hacker e intentó lograr alguna hazaña informática, aunque fuera hackearle el mail a un amigo, éramos amos y señores de “Mi PC” con internet ruidoso.

Hoy en día las cosas cambiaron, nos encontramos en una era “post-Snowden”, atrás quedaron los 90’s que en medio de tanta cinta, vaticinaron ciertas características del futuro, cómo la importancia de esta vasta red y su información viajera. Ahora sabemos que los gobiernos o grandes corporaciones nos ocultan algo, que utilizan ciertas herramientas para que sigamos sedados, como respuesta ante estos sucesos, es que surgen grupos activistas como “Anonymous”, quienes luchan por la libertad de expresión, la independencia de internet o aparecen herramientas como “Tor”, ya que internet es un espacio donde debería estar garantizada la navegación de forma privada, pero a estas alturas sabemos que no es así. Bueno, en este mundo, que no es para nada desconocido, se alza una gran serie que viene a trascender: Mr. Robot.

mr-robot2

Creada por Sam Esmail, en la serie nos encontramos con Elliot Alderson (Rami Malek), un joven que trabaja como ingeniero en una compañía de seguridad informática “All Safe”, pero que a la vez es un hacker que utiliza sus talentos para hacer el “bien” y proteger a la gente cercana a él, Elliot no encaja en el esquema clásico del héroe casi indestructible, nuestro protagonista tiene sus propios demonios y sufre de trastorno de ansiedad generalizada. Mr. Robot (Christian Slater) contacta a Elliot para que forme parte de su grupo de hackers, que busca hacer caer a un gran conglomerado corporativo y desbaratar la red de empresarios que está manejando el mundo por medio de sus trampas económicas. Sin ánimos de spoilear, eso es todo lo que se puede revelar sobre el argumento de la serie, ya que revelar algún detalle sobre el transcurso o desarrollo del conflicto sería un crimen.

Desde su primer capítulo la serie engancha, no tan sólo por la forma en que va creciendo la problemática central, sino por lo aterrizada que es la propuesta y su apego con lo real como un espejo frente a nuestra sociedad, algo que no solamente se logra apreciar en la parte informática de la serie, cambiando el paradigma que establecieron las cintas noventeras, donde el trabajo del hacker se encontraba muy adornado con invenciones que no reflejaban lo que verdaderamente hacía una persona a la hora de hackear, tema con lo que se bromea en la misma serie, pero que se puede apreciar de forma más verídica en el contexto actual dominado por las redes sociales, y que pone en evidencia lo frágil que es nuestra privacidad al exponernos nosotros mismos. En Mr. Robot somos testigos del mundo hacker y sus códigos, muy bien aplicados o explicados, que te adentran a esta realidad y de forma cercana, ya que gracias al recurso de romper la cuarta pared, la serie te hace parte del conflicto, pero imponiendo ciertos límites de tu participación, un giro que la diferencia de House Of Cards. Junto a este rasgo de la serie, nos encontramos con las buenas interpretaciones que tiene cada actor en relación a su papel, además de la gran actuación de Malek como protagonista, podemos destacar a Christian Slater en la piel de Mr. Robot y a Martin Wallström quien interpreta a un ambicioso Tyrell Wellick. Pero esto no es todo lo que sobresale de esta serie, la fusión entre fotografía y sonido se encuentra muy bien lograda, en el caso de la foto transmite de forma real el sentir de un personaje que junto a la música, (ojo acá ya que no solamente hay un uso de temas musicales del recuerdo también hay espacio para lo que se está escuchando actualmente), se va transformando en una atmósfera envolvente que te llama a seguir viendo más sobre la serie. Como potencial influencia podría salir a flote la presencia de David Fincher, ya que de forma visual y en cuanto a ritmo, hay ciertas similitudes con su forma de trabajar al hacer suspenso.

eZcoR2l

Todos estos elementos sumados forman una amalgama que resulta exitosa, sobre todo al instaurarse en un mundo como el descrito más arriba, de esta forma Mr. Robot deja en evidencia que en televisión están surgiendo buenos trabajos de calidad, que sorprenden por su impacto y la forma en que se encuentran tratados al entrar en contacto con la actualidad. Resulta necesario que esta serie sea vista por todos, pasando por los que sienten atracción hacia el mundo hacker, la revolución y sus ganas de presenciar la caída de un sistema, pero también merece ser vista por quienes atesoran el suspenso y buen drama que te lleva de un lado a otro jugando con tu mente, ya que luego de terminar la primera temporada se implantan ciertas dudas en nuestro pensamiento: ¿Somos conscientes del mundo en que vivimos?, ¿hasta qué punto la tecnología interviene en nuestras vidas?, ¿diferenciamos la realidad del simulacro?.

Viudos de series no teman, porque Mr. Robot ha llegado y hay segunda temporada en camino.