Ling Tosite Sigure, los japos que tiraron la piedra más lejos que At The Drive-In

Ling Tosite Sigure, los japos que tiraron la piedra más lejos que At The Drive-In

Ling-tosite-sigure

Ese sonido del emo del principios de los 2000, que mezclaba con furia unas ganas viscerales de mandarlo todo a la mierda y una complejidad a nivel estético, ese mismo que desarrolló los viejos favoritos de LOUD, At The Drive-In, se vio truncado en Occidente con la súbita separación de la banda que sepultó de los conciertos al quinteto por 11 años, hasta su efímera reunión el 2012. Relationship of Command fue una pieza que nadie se atrevió a desafiar, en parte por el desarrollo y producción alcanzado durante su grabación, pero también parcialmente por el estatuto legendario y (de alguna forma) místico al que llegó a lo largo de los años. Nadie, excepto un trío de jóvenes japoneses oriundos de Saitama que se hicieron llamar Ling Tosite Sigure.

Este power-trío compuesto por el guitarrista-vocalista TK, la bajista-vocalista 345, y el baterista Pierre Nakano, aprendieron a punta de ensayo y error. Siendo unos veinteañeros apenas, se embarcaron en la formación de la banda sin más rudimentos que un par de discos de cabecera y las ganas de ir más allá que aquello que les gustaba y los hacía temblar y querer dejar la vida, como el Relationship of Command. Compositivamente, y a pesar de que su primer disco de larga duración, #4, es increíble, vibrante y grita intensidad por todos sus poros, es precisamente por la forma en cómo está escrito, que se hace algo difícil de digerir en una primera escucha: cambios de tiempo forzados, polirritmias que suenan raro, gritos no tan templados. Es una propuesta estética muy interesante pero a la que cuesta llegar, donde el post-punk se entremezcla con el hardcore y le dan un beso en la cara al shoegaze en diversos pasajes, mostrando un esquizofrénico sonido que actúa como un violento grito en la cara.

No así los siguientes discos, en donde, poco a poco, sus lanzamientos cobran una coherencia y cohesión en los cuales  el elemento intenso en su sonido y la complejidad, tanto en sus letras como en las estructuras de sus canciones, persisten, adquieren una cierta sensibilidad por el público, donde todo cobra sentido como discurso unificador y la música de Ling Tosite Sigure adquiere una brillantez y pulcritud tremenda. La producción, otrora casera, ruidosa y DIY, se profesionaliza y lanza al trío de Saitama listo para el público japonés, con una cara vistosa que mezcla el elemento post-hardcore más letrado y agresivo, como At The Drive-In y Fugazi, lo más progresivo estructural y líricamente hablando. El sueño húmedo de Omar Rodríguez López en el año 2001. Shoegaze, metal, punk, sampleo, hardcore, poesía, todo eso se junta y trabaja increíble en los discos posteriores del trío, como una gran cazuela. Este sonido tan definido, agresivo e intenso les ha valido una gran fama en Japón, componiendo para importantes animés de grandes productoras televisivas.

TK, el compositor y maestro de operaciones detrás del sonido de Ling Tosite Sigure, demostró con el devenir de los años su sensibilidad musical, su capacidad de innovar y experimentar en todos los discos del trío, generando murallas de sonido e intencionando sensaciones a través de su música. Este refinamiento progresivo en la forma en que TK compone, eventualmente le quedó chico a un trío, lo que le obligó a formar su propio proyecto solista, grabando discos bajo el nombre de TK from Ling Tosite Sigure, moniker en el que se impregna de la más grande variedad de sonidos e instrumentos pero continúa con una intensidad en su lírica y performance de forma que cualquier fan de Ling Tosite Sigure puede apreciar sus paisajes armados a punta de piano, violines, samplers y el clásico guitarra-bajo-batería.

Una pequeña guía para empezar a escuchar a estas bestias gritonas, es esta: empezar por el Inspiration is DEAD (2007), que encapsula de muy buena forma el imaginario de Ling Tosite Sigure y todo lo que representan y transmiten; luego el i’mperfect (2013), como algo de contextualización, dado que es su último lanzamiento. Finalmente, el #4 (2005), que trata de recopilar todas las primeras canciones que se encuentran repartidas entre sus EPs, pero vueltas a grabar de forma más profesional.