Metal Gear Solid 3: Cómo revolucionar la industria del entretenimiento

Metal Gear Solid 3: Cómo revolucionar la industria del entretenimiento

metal-gear-solid-3-snake-eater-game-wallpaper-1680x1050-48

Es sabido actualmente que los videojuegos están tomando un peso mucho mayor, tanto como formas de entretenimiento y  arte. Es imposible no pensar en juegos del calibre de Bioshock, Silent Hill (especialmente el 2) y Mass Efect cuando se habla sobre este cambio en el paradigma. Sin embargo, la saga de juego que logró a cabalidad lo anterior es Metal Gear Solid, creada por Hideo Kojima en 1998 para la Play Station 1.

Hablar sobre la magnum opus del director japonés se vuelve más complejo de lo que se espera de un juego debido a la cantidad de detalles, trama intrincada y cómo ésta se desenvuelve a lo largo de 11 títulos, sin embargo, me centraré en el primer título cronológico de la franquicia, Metal Gear Solid: Snake Eater para hacer la introducción y el seguimiento mucho más sencillo y ameno.

Metal Gear Solid 3 es el comienzo de la saga en que se nos presenta a Naked Snake, un soldado norteamericano que se encuentra trabajando para la C.I.A en 1964. Su operación comienza en Tselinoyarsk URSS, en la que debe recuperar al Dr. Nikolai Stepanovich Sokolov, un científico soviético desertor que trabajaba en un proyecto conocido como Shagohod. Todo bien, hasta que Naked Snake encuentra a su antigua mentora conocida como The Boss, la cual, se ha convertido en una desertora de EEUU, emigrando a la Unión Soviética junto al Coronel Volgin y su equipo, Cobra Unit, compuesta por (en orden cronológico dentro del juego): The Pain, The Fear, The End, The Sorrow, The Fury y The Joy.

metalgearsolid3snakeeater3dthenakedsample_00

Posterior al fiasco en la recuperación de Sokolov, Naked Snake comienza con la operación Snake Eater, en la que debe matar a su mentora y recuperar el Shagohod, un tanque sofisticado -por cierto, Volgin además de conseguir el preciado armamento, logra adquirir *Philosophers’ Legacy*, una cuenta de ahorro con el equivalente a cien mil millones de USD acumulados por China, URSS y EEUU al término de la segunda guerra mundial- con el cual Volgin quiere acabar con el conflicto bélico dándose por ganador.

La trama de Metal Gear Solid 3 se encuentra narrada de una forma tan excepcional que seguir la jugabilidad y las escenas de vídeo se vuelve algo mucho más profundo y personal. Si bien contiene aquella característica cinematográfica de títulos como Uncharted, no se encuentra coartada por ésta, se desenvuelve de manera fluida a través de sus personajes, plot twist y un desenlace que deja a todos con ansias de más. El juego se puede resumir en una mezcla de Shutter Island con You Are The Quarry de Morrissey: la acción se mimetiza de delicadeza en rincones inimaginables para atacarnos una y otra vez.

Hay una gran variedad de videojuegos que logran llevar las tramas de una forma mucho más cinematográfica que otros, sin embargo, Metal Gear Solid 3 es la cumbre.  Heavy Rain y Uncharted son dos de los grandes títulos que destacan al hablar de los matices que han tomado los juegos de consolas del séptimo arte, no obstante, ambas franquicias recaen en poseer una jugabilidad restringida, característica que no se encuentra en la saga japonesa. Es conocida la afición del director por el cine y ella se ve reflejada en largas escenas como la Tortura de Volgin a Snake que perfectamente podrían haber sido parte de películas como 8 1/2 , Rashomon o Stalker.

La personalidad de Snake, Ocelote, Eva y el resto de los personajes incidentales evolucionan de una manera sublime, como si se tratase de una novela escrita por Dostoievski. Cada uno encuentra su espacio en la trama del juego para desarrollarse plenamente, de forma directa o indirecta en el fin de la entrega. Toda ambientación, escena, objeto y gameplay se encuentra deliberadamente colocado en su lugar para atraer la atención del jugador. Desde la extensa escalera antes de la batalla con The Fury hasta el cinematográfico escape de los dos protagonistas del Shagohod y Volgin logran crear una pieza de arte orgánico.

PSVita_MGS3

Los elementos narrativos que estructuran Metal Gear Solid 3 son un apartado completamente aparte. La composición del ambiente, el uso de la cámara por parte del jugador, los diálogos, la trama y sus arcos se pueden analizar con sus simbolismo correspondiente, unido al detalle que cada una de aquellas características posee en la tercera entrega de la saga.

La franquicia de Hideo Kojima (el director en sí) se caracteriza por la cantidad de detalles dentro de los juegos, referencias culturales como una admiración casi religiosa por la perfección. No se trata de hiperbolizar las características que hacen a Metal Gear Solid una saga completa y rica en material de análisis, sino enfatizar que en 2004 el japonés logró tener al mundo en sus manos y crear el hype necesario con el resto de sus entregas para finalizar un ciclo en septiembre presente año con Metal Gear Solid V: The Phantom Pain.