Beastie Boys – Hot Sauce Committe Part Two (2011)

img


Cuando el regreso de una banda tan icónica e influyente es anunciado, es imposible no generar un no tan pequeño recelo sobre el posible resultado. La historia de largo, mediano y corto plazo nos entrega ejemplos de sobra: Angles de The Strokes, un disco fragmentado producto de las diferencias entre sus integrantes. Con Hot Sauce Committee Pt. 2 estuvimos a punto de ni siquiera conocer como sería el resultado final, el diagnostico de Adam Yaunch (A.K.A. MCA) el 2009 puso en suspenso el futuro de los Beastie Boys, por suerte los tratamientos lograron lo que todos esperábamos con ansias, el regreso de los neoyorquinos después de To the 5 Boroughs (2004).

El primer adelanto lo tuvimos alrededor de 1 mes atrás con Make Some Noise, donde ya podíamos identificar las intenciones de HSCP2, luego el video de Fight For Your Right Revisited, un cortometraje continuación de su hit (You Gotta) Fight for Your Right (To Party!) con 30 minutos de cameos. En HSCP2 los Beastie Boys nos vuelven a entregar esa mezcla de rap/rock/soul/funk/disco que los marcó en los 90s y probó que el hip-hop a pesar de ser intrínsecamente negro, podía ser ejecutado, con igual éxito por este trío de blancos.

Al instante y luego del single Make Some Noise aparece Nonstop Disco Powerpack, un tributo al ritmo de los 70 que hizo bailar a tus padres (o abuelos) que ya en 1998 los Beastie reconocían como influencia con su Super Disco Breakin’. La tónica de tributos y referencias es uno de los pilares de HSCP2, con ella logran la tarea de enganchar a quienes hemos escuchado sus discos más emblemáticos y tenemos en el subconsciente hits como Sabotage, Intergalactic, So What’cha Want, Sure Shot, etc., sin decepcionar ni por un momento a la nueva generación (porque los 90s fueron hace 20 años ya) que ve en HSCP2 el regreso de un trio del que solo conocen los videos en youtube porque eran demasiado jóvenes para verlos el 2006 en su paso por Chile.

Don’t Play No Game That I Can’t Win, es una de las canciones más interesantes, donde acompañados por Santigold nos entregan una de las pocas aproximaciones al reggae dentro de su discografía, una colaboración con un resultado obvio si pensamos en el debut de Santigold (Homónimo, 2008).

Hot Sauce Committee Pt. 2, una selección de las mejores influencias de los neoyorquinos tiene sonidos a pedir de boca, si quieres funk, tienes Funky Donkey, si quieres rock entonces Lee Majors Come Again será tu track favorito, si te gusta el rap más purista, la colaboración con NAS en Too Many Rappers es un MUST. Lo importante es su regreso, el regreso de quienes fueran una piedra angular de la cultura popular de los 90 y que hoy, armados del mismo desenfreno en sus videos y presentaciones, reclaman el lugar que les perteneció y aun pertenece en la escena musical.