Paul Mccartney @ Estadio Nacional, 11 de Mayo

img

Escrito por Javi Cats

En mi corta vida he ido a muchos recitales, algunos pequeños y tranquilos como Benjamin Biolay, otros entretenidos como Madonna, pero Paul McCartney está en una nueva categoría de espectáculos en nuestro país, emocionante e histórico.

Llegue a las 19:00  hrs. y la galería del estadio nacional estaba llena, repleta con fanáticos incondicionales. Desde jóvenes hasta coetáneos del músico que esperaban pacientemente a que llegara el Beatles.  No era un público acostumbrado a conciertos, mucho menos del estadio nacional; Frazadas, termos, cojines, incluso maletines recién salidos del trabajo habitaban las instalaciones, el control policial era nulo y la atmósfera era tranquila pero ansiosa.

A las 20:30 se encienden las pantallas gigantes (las más gigantes que he visto en vivo) y comienza un viaje por la historia del músico: imágenes de su etapa con los Beatles, Wings, su familia, cultura popular inglesa, entre otras cosas, todo esto hasta las 21:02, hora en la cual el público grito de histeria al ver aparecer a Paul McCartney al que acompañaron cantando Hello Goodbye, su canción de apertura. Su carisma y juguetona personalidad dominaron a los concurrentes en todo momento, siguiendo cada cosa que decía. Hablo mucho español, poniéndole empeño en los chilenismos (Hola chiquillos, Uds. son bacanes), lo que lo hizo ganarse la simpatía de hasta los perros del estadio, que miraban el show (en serio…habían perros mirando el show).

Entre temas de Wings y de The Beatles la gente se disfruto cada segundo de música. Una pantalla con imágenes relacionadas a las canciones que iban tocando, y un genial juego de luces hizo del escenario una vista fascinante, bueno eso y tener a un ex Beatles  al medio de todo.

La banda que lo acompañó fue impecable, además de simpáticos como él. Paperback writer fue prueba de la buena química de ella al ser  tocada a la perfección. Lo que me lleva a un punto importantísimo dentro del concierto: este hombre canta igual que antes, igual que en los discos, llega a parecer mentira, pero después de estar escéptica los dos primeros temas (pensando en el documenta “Paul is Death”), me relajé y me deje llevar por la conmoción del lugar.

Las más aplaudidas lejos fueron las canciones de los Beatles, sobre todo: All my loving, drive my car, Black bird, something (la cual la tocó tributo a George Harrison), Ob-La-Di Ob-La Da, la agradable sorpresa de A Day in the Life /Give peace a Chance, el clásico let it be, y en medio de una canción cercana al final soltó la pirotecnia….no, no leyó mal, pirotecnia y fuego había mientras tocaban el clásico de wings Live and let die (video). Para ir cerrando toco Hey Jude, lo que continuo con 6 canciones de los Beatles que toco entre idas y venidas atrás del escenario. El público lo pedía implacablemente cada vez que se desaparecía de la vista, y McCartney con una sonrisa, unas palabras de cariño para los presentes volvía y les daba exactamente lo que querían: Get Back, Yesterday, Helter Skelter (Hell Yeah!) y final de forma imponente Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band /The End.

Todos satisfechos, estáticos, emocionados, que público más feliz se fue del Nacional el miércoles 11 de Mayo del 2011.

Única nota amarga (y apenas) fue la mala coordinación del sonido con la imagen, atrasado como por 1 segundo y algo, lo que a veces molestaba, pero solo si estabas muy lejos y tenias que ver las pantallas…como yo y muchos más que no tenían 500.000 pesos para verlo de más cerca.