BADBADNOTGOOD son la esperanza musical que mantiene la fidelidad del jazz

img

Credit-Sean-Berrigan

Hay mundos extraños que parecen ser sacados del imaginario bizarro y surrealista de grandes inconformistas de la vida, eludiendo cualquier aceptación que parezca entablar ciertos patrones de acuerdo para realizar el diario vivir mismo, pero ¿qué sucede en el mundo artístico cuando éste se caracteriza precisamente por ser algo inquieto y experimental? La respuesta generalmente se encuentra en los lugares menos pensados pero en los momentos más adecuados, generalmente junto a los grandes, pero en las narices de estos.

BadBadNotGood es un trío musical formado en el año 2010 en Toronto, Canadá que se caracteriza por su inquieta visión sonora, que parte desde las indomables tierras del Free Jazz y que aterriza en una variada y selecta improvisación con elementos propios del Rap y la música electrónica, algo así como una versión moderna pero añeja de las experimentaciones musicales negras de finales de los cincuenta, de delirios rítmicos mucho más activos con claras influencias de movimientos de Rap más experimentales que se generaron en la década de los noventa.

La banda, formada por Alexander Sowinski en batería y samplers, Matthew A. Tavares en teclados y Chester Hansen en los bajos, se caracteriza por deambular en todo tipo de décadas, abundantes en vicios y seducción, como si lograran mimetizar el humor negro a través de los ritmos e incontables atmósferas, lo que les ha dejado un sabor dulce a la hora de ser apreciados como uno de los números más relevantes que han salido a escena en los últimos años, pero ¿Cual es la gran relevancia de estos? Más allá de la música y los conceptos más propios de BadBadNotGood, el gran atractivo que ha llevado a la banda a una creciente popularidad dentro de los círculos más especializados y los no tanto, nace a partir de la forma en que tratan los conceptos mismos de sus influencias, siendo cuidadosos en todo momento por los diversos géneros que van saliendo al paso, pero al mismo tiempo llevándolos por nuevos imaginarios que logran desestancar estos de manera sutil y escuchable. Precisamente ese es otro punto a considerar, que en medio de sus arreglos experimentales, la música que se logra sintetizar nunca pierde el encanto y el brillo, siendo escuchable en todo momento.

Tres discos de carácter instrumental sirvieron como borradores, y al mismo tiempo como condensadores de todo un mundo caótico que logró calzar de manera simbiótica en el amplio imaginario del grupo, lleno diversidades y adversidades, las cuales quedaron patentes con cierta frescura y radicalidad en el último álbum que salió precisamente este año llamado Sour Soul. El disco, que presenta un trabajo colaborativo entre el trío Canadiense y el Rapero Estadounidense Ghostface Killah, conocido por ser uno de los miembros del Wu-Tang Clan, va marcando el pulso arrogante y contestatario de una escena, que poco a poco comienza a devorar nuevos íconos, que han traído consigo cierto Revival de las influencias primarias del Rap, adecuandolas a sus propias exigencias musicales más actuales, cosa que precisamente los artistas involucrados en Sour Soul vienen haciendo durante toda su carrera.

BadBadNotGood es una de esas bandas, que sin alcanzar el estrellato mismo, sirven como contextualizadores fundamentales a la hora de recordar tal y cual época, en este caso como una mirada más amplia y de raíz de las inquietudes que poco a poco comienzan a florecer en el mercado Anglo. Sus tres discos de estudio BBNG (2011), BBNG II (2012) y III (2014) son una fuente inagotable de inspiración, mientras que Sour Soul junto a Ghostface Killah es un monumento incendiario de expresión, que de seguro, moverá masas mentales este año.