daoko – Gravity (2013)

img

11647295826_4170238c0e

La influencia de la música popular occidental en naciones tan peculiares como lo es la nipona es algo impredecible pero único y lleno de luz. Esto se puede apreciar de manera clara en la música japonesa desde hace varios años, como el impacto del funk, disco y soul en el músico de j-pop y kayōkyoku Tatsuro Yamashita (quien suma varios álbums N°1 en Japón y cuyo álbum Melodies es frecuentemente comparado en términos de impacto cultural en su país a lo que hizo el Thriller de Michael Jackson en Estados Unidos); la influencia del jazz, el rock y el pop estadounidense en la escena de shibuya-kei y del nuevo j-pop; y lo que hoy nos convoca, la penetración de diversos estilos de música electrónica en la que se alza como la rapera japonesa con más proyección artística del último tiempo: daoko.

Estando ad-portas del lanzamiento del tercer disco de daoko, hoy queremos mirar un poco qué es lo encantador, atrayente e interesante de la música de daoko, más específicamente de su último disco titulado Gravity y lanzado en Diciembre del 2013, ya sea en ámbitos de su impecable producción y su performance vocal, cuya discusión encapsula una forma milenaria que tiene el pueblo japonés de tomar lo que llega de Occidente y de alguna forma toca alguna fibra sensible o les interesa de sobremanera profundizar sobre ello, tal como pasó en los ’70 y ’80 con Yamashita y como sigue pasando hasta el día de hoy, notablemente con daoko.

En términos de producción encontramos un largo espectro de ritmos por sobre los que daoko rapea con toda comodidad y fluidez. La riqueza compositiva detrás de cada beat es innegable, con progresiones de acordes y armonías tonales clásicas y muy bien armadas que se desmembran y vuelven a hilarse en un vaivén de ritmos y sensaciones a través de todo el disco. Encontramos en éste tracks con gran influencia del dubstep y post-dubstep británico de la escuela del UK Garage, chillwave, dream pop, trip-hop, e incluso horrorcore, haciendo un gran trabajo de saber mezclar músicas tanto tranquilas como agresivas y desgarradoras, con personalidad y timidez. Lo japonés a este disco se le sale en una gran influencia de la música tradicional japonesa y, tal vez, en el algo ácido-jugando-a-ser-naïf sentido del humor que se puede percibir en la producción y composición detrás de cada pista y que dice mucho, a la vez, de la extravagancia de la música de daoko como propuesta artística-performática y que queda más que confirmada cuando le damos una ojeada al trabajo audiovisual en el que se ve involucrada, ya sea en sus propios videos musicales, o, más notablemente de forma actual, en el cortometraje ME!ME!ME! de Studio Khara (el estudio de producción de Hideaki Anno) y dirigido por Hibiki Yoshizaki, para el cual la linda y talentosa daoko proveyó todo su talento.

Hablemos del estilo vocal de daoko entonces. Su voz es estereotípicamente japonesa, aguda y delicada. Es como si daoko estuviese destinada a ser una estrella del más tierno y típico grupo de j-pop, casi como miembro honoraria de AKB48. Cuál es el “pero”, es lo que hablaba hace un rato: los japoneses no digieren lo occidental, en este caso, el rap más influido por ritmos electrónicos, de la misma forma que en todo el mundo (lo que demuestra por qué el k-pop es más popular que el j-pop en los Estados Unidos). Para daoko hace perfecto sentido estar rapeando rimas agresivas en videos tripeados y grotescamente absurdos o en cortometrajes surrealistas de animé porque 1) es el resultado de un proceso de asimilación tremendamente personal y que conserva la tradición vocal japonesa a la que daoko responde y se ve inserta y el mundo de producción electrónica occidental de la cual la rapera japonesa se enamoró de forma perdida y completa; y 2) porque es algo único, que le da un sello personal y que la transforma en una cara visible en un Japón donde, tradicional e históricamente a la mujer se la ha tratado mucho peor que en occidente, cada vez aparecen más músicos mujeres orgánicas, sin grandes productoras detrás, sólo con el deseo de hacer música nueva, buena y honesta; como lo son el cuarteto femenino tricot, o en el mismo dúo Capsule. daoko también quiere hacer lo suyo precisamente por eso, porque es suyo. Japón y occidente lo han visto, y nos hemos regocijado porque es bueno. Estaremos atentos al lanzamiento del nuevo disco de daoko que debiera ser lanzado en Japón el 4 de Febrero de este año, es decir, la próxima semana.