El Future House es el nuevo movimiento de baile que está eliminando del mapa a Steve Aoki y David Guetta

img

artworks-000092093504-z65gmv-t500x500

El House progresivo tiene sus días contados. El abuso excesivo de drops que simula la sensación de remover la tranquila marea e ir reventando el climax en formato de rompe-olas llegará luego a su fin…pero de una forma diferente. Al parecer en el mundo de Guetta, Tiesto, Hardwell, Steve Aoki y Avicci, la presencia de Gorgon City, Disclosure, Bondax y Route 94 no ha pasado desapercibida, sobre todo si prácticamente han abierto todo el sonido estricto que proviene del hip house, el techno, el 2step y el Deep House hacia las masas. Nuevamente Inglaterra reivindica la onda Bristol/Detroit y abraza al mainstream, levantando todo el auge que existe por el sentimiento “rave” y el nuevo culto hacia productores que se mantenían tranquilos y aislados en su propio circuito.

El EDM está a punto de morir y recrearse en otra forma

maxresdefault

La pregunta reiterada del 2014 en el mundo de la electrónica fácilona, plástica y sobre-colorada de los mismos recursos era la siguiente: ¿Hacía donde irá la electrónica masiva de baile? ¿Seguirán aguantando esos drops que parecen casi caricaturezcos? ¿Wacka Flocka y Lil Jon seguirán teniendo pega por siempre?. El asunto se abrió desde la irrupción del “Settle” de Disclosure, y en parte, del álbum de Rudimental, que exigían a una nueva generación el tener amor propio por su madre tierra y dar a conocer nuevamente que el house no habría sido lo que es hoy, si Inglaterra no hubiese salvado el legado de Todd Terje, Frankie Knuckles, DJ Pierre, Kevin Saunderson y Jackmaster. Esa inmersión de utilizar samples de música soul, funk y disco, agregados por el golpe de bombo de cada beat y potenciados con reverbs y delays, claramente mejoraban la experiencia de re-imaginación en la misma black music, sosteniendo el enmarque de un nuevo legado y extender la vida musical hacia otra nueva era. Probablemente el productor Tchami y Oliver Heldens al hacer memoria de este tipo de legado, y mezclarlo con esos drops carniceros, produciría lo siguiente: Sería un encuentro progresivo ante un nuevo mercado de saborear algo nuevo, cool y novedoso, que tuviese características similares entre el presente y el futuro; una mixtura perfecta entre la vibra Deep de Disclosure y la secuencia armada pornográficamente por Afrojack. Bajo esta circunstancia, nadie se espantaría y no se notaría lo brusco del ejercicio.

El Future House vendrá siendo la misma caja de zapatos pero con otro color

10011182_421685641302242_9207494250314266529_n2

 Tampoco convengamos en que el Future House viene a ser una revolución y sensibilizar la percepción musical hacia un área vanguardista y de valor, sino que, nivela una escuela de éxito dada anteriormente por el Eurodance, el rave, el techno y el Trance. Probablemente Disclosure te recuerde a Ce Ce Peniston, Bondage a Crystal Waters o Gorgon City a Black Box; inclusive gente de la talla de Jessie Ware a Sade o Sam Smith a cualquier cantante de hip house pero en formato balada. El Future House viene a ser lo que el brostep fue en la época headbanger-absurda del primerizo Skrillex, Flux Pavilion, Borgore, y lo que luego fue el paso del EDM por el culto hacía el salto tipo-canguro y el mosh-pit a punta de amigos zorrones en Mysteryland, Ultra Music o Tomorrowland con canciones llenas de energía y emocionalidad del tipo Swedish House Mafia/Zedd; de esas que SIA, Foxes o Chris Willis te harían carcomerte con tu llanto cursi.

El Future House viene a tomar elementos importantes del Deep House, concentrados en ecos vibrantes del jazz-funk que vienen a darle importancia al ambiente con reverbs y delays, y sentir que la canción va progresivamente desenredándose del nudo más ciego. En parte tiene una sensación mayor por liberar una forma acústica e incluir suspensión y alteraciones, en canciones por lo general de métrica compleja. Generalmente la canción va tomando diferentes ritmos como si fuese a evolucionar dentro de ella misma y marcarse lapsos medios lisérgicos y explosivos. Bueno…la cosa es que el Sr. Tchami pescó toda esa fórmula y le metió el famoso drop-rompe olas y charan: Un nuevo House a la carta.


El 2015 es EDM + Deep House = Future House

tchami-x-skrillex-800x533

En el caso de Oliver Heldens fue algo así pero tuvo un apoyo grande en este apogeo del nuevo género que se tomará cuáticamente el 2015, y cae en la labor de Spinning Records y DJ Tiesto. A lo buen mecenas el hombre más longevo de la escena electro-dance confío en que “Gecko” sería la canción del 2014, y claro, lo fue. Mirando desde lejos el desgastamiento de la fórmula EDM y pensar en que lo desechable del asunto tarde o temprano aburriría a su público, este nuevo enfoque de disfrutar los beats sería una nueva razón para mantener a la mina (o el socio) que sólo escucha electrónica los 3 días del Mysteryland y luego escucha reggaeton todo el puto año. Esta química llegó bastante lejos, seduciendo en la actualidad a Borgore, Steve Aoki, Laidback Luke, Quintino, Showtek (Si gueón, los Showtek), Martin Solveig, Knife Party, Martin Garrix, Sander Van Doorn, Mr. Belt & Wezol y etc. Todos quieren meter sus manos al Big Room y esbozar su manejo por estar en la tendencia del sintetizador.

Definitivamente el EDM va a morir y resurgir en otro tipo de postre, que querrá seducir a un tipo de público más joven, y en parte, a los estrictos fans probables de Zed Bias, Carl Cox, Deadboy, George Fitzgerald, Huxley, Dj Zinc, Skream, Bicep. En cuanto a esto último, muchos productores del pasado no se ven reacios a que nuevos camaradas se unan a la causa, aludiendo a que el gran camino del EDM conduce a la inquietud por recorrer otros nuevos paraísos. Totalmente de acuerdo en ello.