Run The Jewels – RTJS2 (2014)

img

RunTheJewelsRTJ2

Ha sido un gran año para el rap y hip hop norteamericano con grandes producciones como Oxymoron, My Krazy Life, These Things Happen y muchos más. Sin embargo, el dúo de NYC despide el presente año con un nuevo LP cargado de beats densos y mucho ímpetu.

La banda se conforma por Killer Mike y El-P, antecedentes que plantean una interesante combinación de estilos, sobre todo en un proyecto de hip hop. La unión rapero y productor crean un disco titulado Run the Jewels 2 dotado de densos beats y estridentes bases dándole plena capacidad de plantear temas y libertad al nativo de Atlanta.

El segundo LP del dúo comienza con Jeopardy, bases lowtempo que le otorgan mayor intensidad a la voz densa y grave de Killer Mike, un antecedente perfecto del motivo de la placa. La crudeza de los beats creados por El-P y la mezcla se combinan junto a la voz del rapero para crear una atmósfera densa,  rozando de manera sutil y mucho más mainstream la estética Death Grips, de una forma mucho más Noisey. Tales son los casos de Oh My Darling Dont Cry donde ambos componentes se turnan en las voces, Blockbuster Night Part 1 donde El-p esboza versos de calle y el single del disco: Close your Eyes (and count to fuck) donde un sampler de Zack de la Rocha crea una atmósfera para que ambos rappers respondan al mundo.

Mientras que All my Life es mucho más street, gansta, balas y mucha más experimentación atmosférica y musical. Lie, Cheat, Steal devuelve la placa al downtempo con tintes de 007, mucha intriga detrás de cada verso y cada beat. Mientras que Early es un corte mucho más un ejercicio mainstream con estribillos y un coro sacado de un sampler de SBTRKT o de la boiler room.

Todo Run the Jewels 2 grita underground, new era y escenarios sólo con un micrófono, parlantes y un Mac tirando beats como es el caso de All Due Respect, Love Again y Crown. La placa cierra con Angel Duster, siendo quizás el corte más experimental que bordea el downtempo junto al trip hop en musicalización y a la costa este de EEUU, donde cada verso es un trozo de veredas frías y tiraderas que descargan pocos bling blings.

Killer Mike y El-P logran crear una placa tan variada y compleja como Flying Lotus, dotándose de samplers densos y voces sacadas de las calles, lograron componer temas variados inclinándose a ser uno, sino el mejor disco del año en el género gracias a sus innovaciones y audacia a la hora de confeccionar tal espectro de composiciones.