7 productores que saborean el futuro de la electrónica actual

7 productores que saborean el futuro de la electrónica actual

gesaffelstein-at-fonda-theatre-in-los-angeles-61

La vanguardia dejo de ser una cosa de élite, ablandando su ensayo inicial de dedicar pensamientos complejos para mentes entrenadas que iban desarrollando una digestión desprejuiciada hacia los arquetipos comunes de la música. Por lo general el ambient, el noise y la IDM venían siendo movimientos desmembrados dentro de la tradición del techno, desarrollando progresiones de muchos elementos en una sola canción, que regularmente se prestaban para la confusión de no poder saber que se estaba consumiendo, en algo que parecía tener jazz, drum and bass, acid y ruidos que simulaban convertirse en caramelo. La electrónica desde la era Kraftwerk/Tangerine Dream siempre se vio como un género traído por los marcianos y arraigado bajo el sinónimo de lo sintético/moderno. Pues claro, reemplazar el valor de lo orgánico al favor de las máquinas siempre se vio como el fin de la conexión del amor por la edificación natural.

Techno, house, hardstyle, noise, digital hardcore, 8bit, wonky, euro dance, euro beat, IDM, dubstep, 2step, drum and bass, liquid bass, trap, chill trap y rave, son aldeas que las máquinas han conquistado en este plan de expansión que van desde la contemplación y lo bailable. Tantos caminos en la vida del señor y la diversificación del consumo excesivo de información por parte de internet, han logrado que muchos nuevos creativos sepan alienar el todo con todo lo otro, y por ello, no es casualidad haber levantado nuevos paradigmas que permitan consumir electrónica como un hecho común, cotidiano y sin dobles lecturas forzadas. La naturalidad han vuelto a la esencia de los beats en un hecho tan fresco y más plausible en el presente, ensimismado en el género con mayor expansión y ductilidad.

El común denominador de la EDM y su progressive house, además de llevar a un pseudo olimpo a djs en estado de celebridad, también tiene el lado favorable de extender a la electrónica como el factor del bailable por defecto y conservar un camino natural que te terminará llevando de a un camino a otro; naturalmente el hombre se aburre rápido y quiere más, por ende si la EDM le aburre se irá a consumir deep house y así sucesivamente.

Queremos destacar 7 productores que según nuestra linea editorial la rompen y lo seguirán haciendo, a base de la hegemonía de juntar una mixtura de recursos complejos a términos estrictamente convencionales.

1. Arca

ems0n9kb72on13ckcswp

Arca es y será el productor con mayor hype de la historia del último tiempo. Tras estar detrás del sonido metálico, lascivo e inquieto de obras como Yeezus y el LP1 de FKa Twigs, el venezolano ha sabido abrirse en los horizontes más delirantes de la electrónica actual.

Ayudado iníntegramente ror el sonido del amor triste de la nostalgia de internet, el future bass y la arritmia, el hombre sabe concentrar dentro de siluetas aparentemente pasteles, convenciones que mezclan drones y reverbs, cargados desde el trap hasta el witch house. El resultado final se manifiesta en una antípoda de lo comercial, entregando coros difuminados, texturas cristalizadas y glitches mezclados entre el bounce y lo pesadillezco, simulados en una especie de funk carioca futurista, en donde Oneohtrix Point Never y FKA Twigs podrían sobrevivir juntos bajo la dependencia del uno y el otro.

Actualmente el nuevo disco de Björk es su meta, un artista más que idónea para llevar todas sus ideas retorcidas y oníricas.

2. Gesaffelstein

gesaffelstein

Conocido como “La Obra de Arte Total” el parisino Mike Levy ha sabido dar alto calibre a la usanza decorada entre un techno oscuro y el rave más pulcro cocinado por los europeos. Su estilo se levanta desde la reconciliación de lo industrial, las atmósferas amenazantes y un silencio que se ve bañado por la explosión estridente de bajos y percusiones.

El máximo culpable del cambio de Kanye West en los temas “Send it up” y Black Skinhead, ha sabido entrelazar lo agresivo con lo grotezco, para adentrarnos en toda una intencionalidad en su disco “Aleph” y en la cantidad de remixes hecho a The Hacker, Lana del Rey, Boys Noize, Tiga, Brodsinki, Cassius, Moby Depeche Mode y VCMG entre otros.

Lleva el sello ineludible de ser francés cosa que lo catapulta automáticamente en su experto de la labia característica de su país.

3. XXYYXX 

XXYYXX

El culto detrás del homónimo que Marcel Everett construyó a sus 16 años ha sido un regalo para la internet. Su cortísima carrera inspirada entre el James Blake del primer disco, Star Slinger y los Boards of Canada más templados, le ha dado el favor de haber confeccionado el disco más emocional de estos últimos años.

Estamos ante un cuadro que se cae a pedazos, el cual revitaliza la idea de vivir la tristeza eterna en esos beats cargados a los slowdowns, los coros llenos de delays, los glitches y una esencia que convierte al r&B en un nuevo género.

About You, Set it Off, Fields y Breeze se transforman en una niebla oscura, inquietante y desgarradora, que se bombardea en distorsiones bañadas en codeína y samples maximizados a la mayor ralentización posible.

4. Mr Carmack

1836756_656020107766841_1612817198_o

La explosión del sonido “Soulection” y todo el hype servido por Flume, ha llevado al  “Future Beats” a coronarse como el nuevo género que relega importancia a la mezcla de beats de rap tradicional, bass sintéticos, glitches y drops arraigados desde el UK Garage. Lo de Mr Carmack es samplear desde las típicas pistas de jazz y soul del rap noventero, hacia terrenos enteramente nuevos que se mezclan entre el funk carioca, el chill trap y el dubstep tradicional.

Onra, Prefuse 73, J Dilla y Flying Lotus parece ser tótems cargados en esta esencia que pareciese rimbombar un espíritu de r&B noventero y golpes de 4/4’s, que descontrolan a los “Black beats” en algo fuera de límites y superado por los bangers. Quienes quieran conocer la labia de Carmack, pueden incluirse en sus discos “Dimebag”, “Reality EP” y el excelente “Bang Vol.3”

5. Tchami

002-tchami-osheaga-dvcrew-pulse-sml-02

Tchami es el nuevo experimento de la EDM de expandir el progressive house a terrenos más deep, donde se puedan usar reverbs y tener los quiebres típicos “del rompe olas” dados en una canción tan común de Swedish House Mafia, Steve Aoki o Hardwell.

El productor que parece ser el sacerdote de una nueva era, comete su expertiz en ser un sucedáneo entre la elegancia de lo estricto del house de Chicago/Detroit, y la fórmula de lo lento hacia el reventón, siempre con el bajo característico en todas sus canciones.

Remixes a Oliver, Alunageorge, Janet Jackson, Coolio, Oliver $ & Jim Jules y Rob Base & DJ Easy Rock, lo levantan dentro del Bass house que gente como Oliver Helders han imitado con éxito, y en un futuro cercano, ya sea imitado por  Steve Aoki y Laidback Luke, en su afán de no quedarse en el ruedo.

6. SD Laika

Sd_Laika_Press_Shot_lo_750_506_90_s

Le pondría ojo a todo lo que promueve Tri Angle, sobre todo si promociona un disco tan poderoso y estruendoso como lo es el debut de SD Laika. Cuando lo áspero del grime parecía desvanecerse de un recuerdo mal pronunciado por Dizze Rascal, aparece el agresivo, alienígena y excesivamente sucio rastro de este productor, quien con su That’s Harakiri puede llegar a dejarte más sordo que una obra construyendo un edificio.

Canciones del calibre de “meshes”, “Remote Heaven” y “Peaking” pueden enfrascarte en esa duda de si Merzbow de verdad te parece un secuenciador rítmico o simplemente una licencia antojadiza del avant garde por tener a un incomprendido friky en un altar. De verdad si buscas algo tronador, visceral y que no sea algo crust o power violence, esta es tu opción re-segura.

7. James Ferraro

Ferraro_pressphoto_3

O conocido como lo relevante que dejó la vaporwave

James Ferraro es un músico bastante prolífico, editando más de 20 álbums durante el 2008 y el 2011, muchos de ellos en formato CD-R. Su estilo es bien ecléctico, cargado desde el noise hasta el ambient drónico, e inclusive pasando por el pop de los ochenta y el rock psicódelico.

Su aproximación a la música cuenta con un fuerte componente teórico y conceptual. citando como influencias la cultura popular, la prensa amarilla, la sexualidad conservado como entretenimiento masivo, la post-modernidad y el poder de los medios de comunicación.

“Far Side Virtual” conserva todo ese sabor del Vaporwave de entregarnos armonías de melancolía forzadas, llena de sepia y tracking de VHS, inundada de un collage de recuerdos mermados de hace 20 años. Su background se llena de imitaciones de jingles, informeciales, midis y una estrategia sumida por una obsesión de recrear la tristeza de la new age.